análisis

¿A quién beneficia la ruptura entre César Gaviria y Gustavo Petro? Fico puede ser el ganador

Petro le respondió a Gaviria dos cosas: que aguante las críticas, que eso es propio de los liberales. Pero que si no, tampoco puede evitar que se abrace al “fascismo”, intuyendo desde ya que se irá para donde Fico.


A César Gaviria y al Partido Liberal no le quedan muchas salidas luego de su abrupta ruptura con el Pacto Histórico de Gustavo Petro esta tarde.

Gaviria no aguantó más las acusaciones de la fórmula vicepresidencial de Petro, Francia Márquez, quien no pierde oportunidad para referirse a él como un “corrupto”, y rompió con la izquierda.

La dirigente afro le ganó a Petro el pulso por el apoyo liberal y de Gaviria para ir más confiado a las urnas el próximo 29 de mayo, inclusive por encima de ella.

Mientras yo sea presidente del Partido Liberal doy por terminadas unas conversaciones que planeaba tener con ese sector político”, dijo Gaviria de manera enfática esta tarde.

El jefe liberal está profundamente indignado con el Pacto Histórico, con Petro y con la ahora aspirante a la Vicepresidencia. Lamentó que Petro no hubiera sido capaz de frenar “las declaraciones groseras, falsas y malintencionadas” de Márquez en su contra.

Con un partido que puso 2.074.408 votos en las recientes elecciones para Congreso y que tiene la mayor bancada en Cámara y Senado, a Gaviria no le quedan muchas salidas para ir a las elecciones presidenciales con éxito, que es lo que está en juego.

El que fue uno de los partidos tradicionales con más de un siglo de historia, que gobernó al país por décadas, está en uno de sus momento más difíciles.

Gaviria no tiene ninguna posibilidad de hacer alianzas con la candidata presidencial, Ingrid Betancourt, cuyo discurso principal es el rechazo a las “maquinarias”, es decir, a los partidos políticos.

Ingrid se fue de la coalición Centro Esperanza porque su compañero Alejandro Gaviria recibió el respaldo de algunos congresistas liberales y de Cambio Radical.

Ni el Partido Liberal ni su jefe tienen posibilidad alguna de hacer alianza con la coalición Centro Esperanza, cuyo candidato presidencial es Sergio Fajardo.

De un lado, Fajardo ha dicho de manera pública y reiterada que no quiere tener ninguna relación política ni personal con César Gaviria, a quien acusa de haber intrigado en los organismos de control y en los tribunales, en su contra.

Otra razón para que no haya ninguna posibilidad de acercamiento entre Gaviria y la coalición Centro Esperanza es que allá están sus mayores enemigos políticos: Juan Fernando Cristo, los hermanos Galán y Humberto de la Calle. Todos se fueron del liberalismo peleados con él por el manejo del partido.

Otra carta que podría quedarle a Gaviria es la de Rodolfo Hernández, pero también es imposible cualquier acuerdo con él.

Hernández ha basado toda su campaña en no hacer alianzas “con nadie” y por eso va en solitario a primera vuelta.

A Gaviria y a los liberales, después de la ruptura de hoy con Petro, solo le quedan dos posibilidades: o apoyar al candidato de Federico Gutiérrez, de la coalición Equipo por Colombia, o dejar a sus bases en libertad para votar por los candidatos de sus afectos.

El liberalismo, en todo caso, debe hacer una convención para tomar esa determinación, pero desde ya se advierte que será una discusión muy compleja.

El expresidente César Gaviria había planeado que después de las elecciones de Congreso miraría con toda la calma el escenario electoral y tomaría una decisión para poner a su partido en la senda de la victoria.

Apoyar a Federico Gutiérrez parece ser el camino que se abre paso para los liberales, pues el candidato de la centroderecha está en conversaciones con la mayoría de los partidos.

De hecho, Federico Gutiérrez ya ha tenido encuentros con Gaviria para hablar sobre un posible apoyo a su candidatura.

Lo más seguro es que ante la ruptura con Petro, Gaviria vire hacia un acuerdo político con Gutiérrez.

Fico cuenta con el respaldo de los conservadores, La U y de los exprecandidatos Alejandro Char y Enrique Peñalosa. Fuentes cercanas a Fico creen que muy pronto podrían llegar los apoyos del Centro Democrático, Cambio Radical y de unos sectores cristianos.

Algunos analistas políticos aseguran que un apoyo masivo del Partido Liberal sería lo que podría definir la elección presidencial. Podría inclinar la balanza.

Ante una elección tan reñida como se advierte entre Petro y Fico, este tipo de decisiones pueden ser cruciales.

Petro, según las últimas encuestas sobre intención de voto, tiene el 37 %, y Fico avanza en el segundo lugar con un 19 %, pero con un incremento sorprendente en las últimas dos semanas.

El respaldo liberal que el Pacto Histórico y Centro Esperanza rehusaron, podría convertirse en el factor determinante del éxito de Fico en la contienda por la Presidencia.

Esta tarde Petro acusó recibo de la decisión de Gaviria, pero envió mensajes encontrados frente a la decisión liberal.

Por un lado, Petro dijo que no va a “descalificar personas” porque sabe que “Colombia necesita el camino de las rectificaciones”.

Dijo que reconoce en César Gaviria a “la persona en la que el Partido Liberal ha designado su vocería”, y que espera que esa colectividad “se apreste al camino de las reformas que Colombia necesita”.

Petro, de manera velada, le pidió a Gaviria que se abra a la crítica, que a su juicio es propia de “una actitud liberal”, como una manera de entender los reparos de su compañera de fórmula.

Es claro que Petro no puede rectificar a Francia Márquez, a quien hoy designó como su fórmula vicepresidencial.

Pero también le lanzó una advertencia severa a Gaviria: “Si el liberalismo quiere abrazar el fascismo, no podemos impedirlo. La historia lo juzgará severamente”. Petro sabe que le dejó el camino abierto a Gaviria para apoyar a Federico Gutiérrez, el candidato de la centroderecha.

Por ahora parece imposible una rectificación de Gaviria sobre su determinación de poner fin a todo tipo de diálogo con el Pacto Histórico.

El ganador de la decisión es Fico. El principal perdedor podría ser Petro.