Tendencias

Home

Nación

Artículo

Informe sobre barreras en el acceso a IVE para mujeres migrantes en Colombia
De acuerdo con la autora del informe, "las barreras que enfrentan las mujeres para acceder a la IVE se basan en prejuicios y estigmas sobre el aborto”. - Foto: Victoria Holguín - La Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres,

aborto

Aborto: las barreras que enfrentan las migrantes para acceder al servicio en Colombia

Un estudio con mujeres venezolanas reveló algunos obstáculos que han tenido para poderse practicar una Interrupción voluntaria del Embarazo (IVE) en el país.

La Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres, con el apoyo de la Fundación Oriéntame y Médicos del Mundo – Francia, desarrolló la investigación “Uno pasa por muchas cosas”: barreras de acceso a la IVE en mujeres refugiadas y migrantes venezolanas en Colombia”.

En el estudio se identifican las barreras de acceso a la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) que experimentaron las mujeres venezolanas refugiadas y migrantes en Colombia entre los años 2018 y 2021, especialmente en Bogotá, San José de Cúcuta, Soacha e Ipiales.

Las entidades presentaron este miércoles 7 de septiembre los resultados del informe, en aras de exponer y plantear soluciones a estos problemas que afrontaron las mujeres extranjeras en el país.

También se analizaron otros servicios de salud sexual y reproductiva como la anticoncepción, la atención del parto y la atención de las violencias basadas en género.

Dentro de los principales resultados se encontró que las mujeres migrantes y refugiadas venezolanas se enfrentan a un marco restrictivo y discriminatorio para el acceso a la prestación del servicio de IVE, producto de su condición migratoria, lo cual se agrava en aquellas con un estatus migratorio irregular y, entre ellas, en las caminantes.

La autora del informe es Juliana Martínez Londoño, PhD en Ciencias Humanas y Sociales y ex secretaria de Mujeres de Medellín, quien afirma que “las barreras que enfrentan las mujeres para acceder a la IVE se basan en prejuicios y estigmas sobre el aborto”.

En el caso de las mujeres migrantes y refugiadas venezolanas se añade la xenofobia y discriminación de la que son objeto por su condición. Esto también implica tener en cuenta los patrones culturales que influencian las prácticas en torno a la salud, la sexualidad y la reproducción”, agrega Martínez.

Como parte de la investigación se realizaron entrevistas, grupos focales, análisis de datos y casos, entre otros métodos de investigación con la población en cuestión.

Socialización del informe "Uno pasa por muchas cosas"
Socialización del informe "Uno pasa por muchas cosas" este miércoles en Bogotá. - Foto: Victoria Holguín - La Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres.

Con esto se identificaron tres grandes categorías en las que se presentan las barreras de acceso, que son:

  • Primero, el desconocimiento del marco legal, que lleva también al desconocimiento de la IVE como una urgencia.
  • Segundo, las interpretaciones restrictivas de este, con la solicitud de documentos que den cuenta del estatus migratorio.
  • Y tercero, las fallas en la prestación de los servicios.

Ahora, dentro de las barreras de acceso particulares que enfrentan las mujeres migrantes se encuentran el desconocimiento de la legalidad del aborto en Colombia y la falta de intimidad en sus espacios habitacionales -lo que dificulta obtener información oportuna-.

Asimismo, la falta de redes para la prestación del servicio, las fallas en cuanto a las denuncias por violencia sexual, la negación del servicio por no tener un estatus migratorio regular, entre otras.

En cuanto a las barreras de acceso a otros servicios de salud sexual y reproductiva, la investigación documenta que, para quienes no cuentan con afiliación a salud, el acceso a métodos anticonceptivos no está disponible, ni siquiera a través de urgencias.

Por esto, las mujeres migrantes irregulares solo pueden acceder a estos en la atención post parto o post aborto sin lograr controlar su fecundidad.

En cuanto a la atención del embarazo y el parto, las mujeres refugiadas y migrantes venezolanas con estatus irregular solo logran ser atendidas al momento del trabajo de parto, sin haber tenido acceso, en muchas ocasiones, a controles prenatales.

También se identificaron hechos constitutivos de violencia obstétrica, ya que las mujeres informan haber recibido maltrato tanto con comentarios que cuestionaron sus decisiones reproductivas, como al dejar de ser consultadas sobre los procedimientos médicos llevados a cabo en sus cuerpos.

Para presentar los principales hallazgos del informe, profundizar en las barreras y plantear recomendaciones para lograr una garantía efectiva del acceso a la IVE de las mujeres refugiadas y migrantes se llevarán a cabo dos socializaciones.

La primera fue este 7 de septiembre en Bogotá, en el Hotel Embassy Suites by Hilton (Cl. 70 #6-22) de 9:00 a 11:00 a. m.

La segunda será en Cúcuta el 9 de septiembre en el Hotel Casa Blanca (Av. 6 # 14-55), de 9:00 a 11:00 a. m.

Las organizaciones aseguraron que esperan contar con la presencia de las personas entrevistadas -mujeres migrantes y profesionales de la salud-, entidades públicas, organismos de cooperación internacional, organizaciones sociales y medios de comunicación.