nación

Atención: Diego Molano, nuevo ministro de Defensa

El ahora titular de la cartera de Defensa es un uribista de vieja data, formó parte del gobierno del expresidente Álvaro Uribe Vélez y en los últimos tiempos se desempeñaba como Director del Departamento Administrativo de la Presidencia.


El nuevo ministro de Defensa, Diego Molano Aponte, inició carrera pública en el segundo gobierno del exmandatario Álvaro Uribe, pero en ese momento mantenía un bajo perfil. En los últimos meses que se ha hecho visible por su labor como escudero del presidente Iván Duque. Ha salido a responder a la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, ante los reclamos que ha hecho por el manejo de la pandemia. Ha sido el encargado de sofocar ese incendio político.

De defender la gestión del Gobierno, Molano pasará a la defensa de la nación en reemplazo Carlos Holmes Trujillo, quien falleció luego de luchar por dos semanas contra el covid-19.

Molano en los últimos meses se había desempeñado como director del Departamento Administrativo de la Presidencia, en reemplazo de María Paula Correa, y así entró al círculo de confianza del presidente Duque. Y cumplió, pues le hizo frente a una de las más contundentes críticas del Gobierno, en ocasiones, con argumentos suficientes para que quedara mal por la ligereza de sus señalamientos.

El ahora ministro fue concejal de Bogotá y quiso dar un siguiente paso tratando de llegar a la alcaldía de la capital. Se presentó como precandidato del Centro Democrático, junto a Samuel Hoyos y Ángela Garzón. En la encuesta ganó Garzón, pero finalmente en el uribismo le corrieron el butaco y se sumaron a la campaña de Miguel Turbay, que fue derrotado.

Molano es bogotano, pero llegó al uribismo de la mano del uribismo caldense encarnado en el exasesor espiritual Luis Fernando Hoyos, su principal padrino. Pero por esa vía también estaba el excandidato a la presidencia y exministro de Hacienda, Oscar Iván Zuluaga. Los dos del municipio cafetero de Pensilvania.

En medio del divorcio político que se dio entre los expresidentes Uribe y Juan Manuel Santos, poco a poco Santos fue borrando el rastro del uribismo de la Casa de Nariño. Molano, en ese entonces llegó a ser considerado el último bastión de ese sector en el Gobierno Santos.

Diego Molano Aponte
Diego Molano Aponte - Foto: Archivo SEMANA

Cuando llegó Santos a la presidencia, el 7 de agosto de 2010, lo mantuvo en el cargo en Acción Social, pero con la reforma administrativa, fue creado el Departamento Administrativo de Prosperidad Social y, aunque se creyó que cumplía su ciclo, pasó a ser director del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) donde se mantuvo hasta 2013 cuando renunció para irse a trabajar a la Fundación Bavaria.

En el gobierno Uribe estuvo en varios cargos. Su carta de presentación fue como coordinador del componente social del Plan Colombia en donde empezó a ganar reconocimiento, con Hoyos trabajó en Acción Social de la Presidencia y luego con la agencia de cooperación de Estados Unidos (Usaid).

En 2009 volvió a Acción Social de la presidencia, esta vez como director. En su gestión se generaron críticas de parte de ONG que consideraban que a través de esa entidad se estaba concentrando el presupuesto de colaboración internacional. Molano en su paso por la entidad sí logró direccionar buena parte de recursos de países europeos para los programas sociales del Gobierno Uribe.

La llegada de Molano al ministerio de Defensa fortalece al uribismo de origen, antes de que se llamara Centro Democrático. Como se dijo llegó de la mano de Luis Alfonso Hoyos y de Oscar Iván Zuluaga, pero también se ha ganado la confianza de los nuevos uribistas, es decir, esa primera bancada de congresistas que la colectividad que llegaron en la lista que impulsó el expresidente, entre los cual uno de los más aventajados y posteriormente presidente de la República, fue Iván Duque.