política

Atención: María Antonia Pardo, exjefe de comunicaciones de la campaña de Petro, estalló ante los ‘petrovideos’: dice que la llevó Verónica Alcocer y le pagó Christian Daes

La comunicadora publicó un hilo en Twitter donde contó su vinculación con el líder del Pacto Histórico.


María Antonia Pardo, exjefe de comunicaciones de la campaña presidencial de Gustavo Petro, se refirió este viernes por primera vez a los ‘petrovideos’ divulgados en exclusiva por SEMANA, y donde su nombre salió a relucir en una conversación en el equipo de estrategia.

Las comunicaciones de la campaña se habían convertido en un dolor de cabeza que exasperaba al candidato. Así se puede ver en una reunión que sostiene el mismo Petro, su esposa Verónica y varios asesores españoles. El eje del problema: María Antonia Pardo, a quien financió el empresario barranquillero Christian Daes.

Escuche a Gustavo Petro decir que hay que cambiar a María Antonia Pardo, pero que se puede perder la financiación del señor (Daes).

Eduardo Noriega, uno de los hombres de confianza de Petro, y quien fue su secretario general en la Alcaldía, dice: “María Antonia no tiene un equipo capacitado para atender todas las demandas de comunicación... y además, María Antonia no está de acuerdo con la línea de comunicaciones. Necesitamos alguien que acepte esa línea. De lo contrario, ella se toma la libertad de hacer lo que a ella le parece y dejar de hacer otras. Hablando con Vinicio, es una decisión urgente que hay que tomar”.

Escuche al asesor de Petro, Xavier Vendrell, revelar que es Daes quien paga las comunicaciones. Advierte que si se saca a María Antonia, el titular de los medios puede ser: Daes financia irregularmente campaña de Petro.

Vendrell dice que el problema es que “la persona que hemos puesto en comunicaciones no tiene la actitud ni la aptitud”. Pero dicen que sacarla no es fácil. Benedetti le dice a Petro que él puede llamar al señor o que la otra posibilidad es que le marque su hijo, Nicolás.

Pero Petro plantea ahí que habría dos escenarios: que el señor acepte o que deje de financiarlo.

Este viernes, Pardo dio su versión de los hechos en un hilo en Twitter. “Mi nombre ha quedado en entredicho y he recibido toda clase de acusaciones, señalamientos y difamaciones. Había decidido guardar silencio, pero el silencio es ya insostenible a estas alturas”, sostuvo.

“La persona que a mí me invitó a trabajar para Gustavo Petro fue su esposa, Verónica Alcocer. No llegué impuesta. La invitación la recibí vía telefónica, llamada que se hizo desde Europa en el mes de abril del año 2021. Me dijo que le gustaba lo que yo escribía y mis análisis. Le contesté que lo iba a pensar, pues estaba extrañada teniendo en cuenta que no soy petrista ni de izquierda (sin embargo yo ya había anunciado mi intención de votar desde la primera vuelta por Petro). Luego me llamó el señor Eduardo Ávila, también desde Europa, para convencerme”, contó.

“A Ávila, jefe de precampaña, le respondí que prefería hablar con Petro personalmente. Esa reunión se dio en su casa en Chía cuando él regresó al país. Dicha charla me generó mucha confianza y tranquilidad, así que acepté convertirme en su directora de comunicaciones. ¿Había equipo para dirigir? No, no lo había. Lo único que tenía Petro en ese momento era un jefe de prensa en Bogotá y un realizador audiovisual que llevaba más de un año en Sincelejo (ambos de la UTL) . No había más. De resto había dos asesores extranjeros fuera de Colombia”, señaló.

Sobre esos consultores internacionales, se refirió al polémico publicista ecuatoriano Vinicio Alvarado, prófugo en su país tras ser condenado por corrupción en los mismos hechos junto con el expresidente Rafael Correa.

“El primero, un publicista, el Sr. Vinicio Alvarado, diseñador de la línea gráfica del Pacto Histórico (en 2018 fue quien hizo los comerciales para TV de la segunda vuelta). El segundo, un experto en analizar desde el punto de vista psicológico al electorado, el Sr. Daniel Eskibel. En ese entonces las grabaciones de los contenidos se estaban haciendo desde un celular de manera muy casera. Las primeras dos alocuciones del año pasado se hicieron así. Si revisan, pueden ver el enorme cambio que hubo en la tercera, que fue sobre el paro, gracias a que yo entré”, dijo Pardo.

“Vinicio Alvarado estaba en México y Daniel Eskibel en Uruguay. A esos asesores nunca los vi en Bogotá. Con ellos la comunicación era una vez a la semana por Zoom. Todo esto para explicar que no había a quién dirigir (ni presupuesto para hacerlo). ¿Qué hice ante ese panorama? Busqué financiación para poder trabajar. El empresario Chris Daes, quien no solo es mi amigo, sino también una persona con la que tengo vínculos comerciales desde hace 10 años, fue la persona a la que acudí. Le vendí la idea así: “Quiero tender puentes entre centro e izquierda”. Él me dijo explícitamente que no quería tener nada que ver con campañas. Le expliqué que no estábamos en campaña, sino en la parte previa. Y que era perfectamente legal. En todo caso me dijo: te financio a ti. Y así lo hizo. Financiación que se dio entre junio y diciembre de 2021″, contó Pardo.

La exjefe de comunicaciones defendió su trabajo: “En plata blanca yo le doné mi trabajo a Petro y subcontraté un equipo proveniente de agencia para poder hacer bien el trabajo. Mi mano derecha en esa labor fue el señor Jorge Muñoz (quien enfermó en septiembre del año pasado y murió en febrero de este año). Éramos ocho personas. El trabajo está ahí. Revisen las redes y las métricas de esas redes durante mi dirección. Mi trabajo se defiende solo. ¿Que si hubo problemas? En efecto los hubo. Para empezar, yo tenía una estrategia muy distinta a la de Vinicio. Para mí la clave estaba en el centro, para él no. En eso fui terca (lo sigo siendo). Es más, ya habríamos ganado si en vez de “quemar” al centro nos unimos a él (como se está haciendo ahora en la fase final de esta contienda). Por esa terquedad que me caracteriza le pasé la carta de renuncia al señor Ávila en septiembre de 2021″.

“Y allí se da la famosa reunión de la que ustedes se enteraron porque algún inescrupuloso la grabó y la filtró. Acababa de renunciar y las personas que aparecen en el video no eran de comunicaciones ni sabían nada de mi trabajo ni del de mi equipo. No les pasaba informes a ellos. Dicen cosas ciertas como que en efecto no me gustaba la visión de Vinicio. Y dicen cosas falsas producto del desconocimiento de la labor desarrollada y prestada. Había una molestia conmigo evidente y la misma se resolvió al poco tiempo. De hecho, no me aceptaron la renuncia. ¿Cuándo me fui de la campaña? Nunca. Simplemente en diciembre de 2021, y ante la llegada de Benedetti (con quien no me entendí en el campo laboral) le conté a Petro en su oficina que me iba. Y me fui. ¿Para dónde? A la gerencia en el Atlántico. Y hasta allí me financió Daes”, señaló Pardo.

También respondió a las dudas sobre una posible financiación irregular de Daes a la campaña de Petro. “Cuando dejé comunicaciones, y aunque casi todos los que trabajaban conmigo se quedaron, paré inmediatamente de pagarles. Reitero: en diciembre de 2021 no había campaña. Petro sé inscribió como candidato en enero de 2022. ¿De qué financiación ilegal hablan? No hubo tal. Es falso. Fui contratada como gerente de los siete candidatos del Atlántico hasta el 13 de abril de este año, cargo debidamente reportado ante el CNE y me pagaron con un cheque girado por la cuenta única de la campaña (lo pueden encontrar en el reporte de cuentas claras que es público). En abril, cuando llegó Alfonso Prada a la campaña, pasé a formar parte de su equipo y aquí sigo. Ningún video grabado de manera subrepticia me hará caer en la trampa de traicionar mis convicciones: Colombia necesita el cambio tranquilo y responsable que llegará con Gustavo Petro”.

Pardo dijo que seguirá apoyando al candidato del Pacto Histórico. “Las calumnias plasmadas en columnas virulentas de opinión y los comentarios malintencionados en redes sociales no me apartarán del camino que me tracé: centro e izquierda deben unirse por el bien de Colombia. No aguantamos 4 años más de uribismo ni de un presidente improvisador”.

También se refirió a los ‘petrovideos’. “Para cerrar: los videos dejan mal paradas a varias personas buenas con las que he reído y llorado estos meses y a quienes he aprendido a querer, como Verónica Alcocer. Por fortuna, de los errores se aprende, y ella de todo esto saldrá convertida en una mejor versión de sí misma. Y la colita: valoro cada minuto trabajado en este proyecto. No me arrepiento. Estamos ante un momento histórico y me enorgullece haber puesto mi granito de arena para lograrlo. Además, he aprendido un montón de Gustavo Petro, a quien ahora no solo admiro, sino también quiero”.