bogotá

Bogotá: cayeron 110 bandas, pero aumentó el robo de bicicletas

La alcaldesa de Claudia López entregó un balance de la seguridad en sus primeros siete meses de mandato. Cree que las cámaras se están desperdiciando.


Han pasado siete meses desde que Claudia López asumió la Alcaldía de Bogotá y en ese mismo periodo la ciudad ha tenido que enfrentar la pandemia de coronavirus sin dejar de lado el resto de problemáticas que la amenazan. Aunque algunos delitos se han intensificado durante la cuarentena, la alcaldesa entregó un balance positivo.

De las once modalidades evaluadas por el Distrito y la Policía Metropolitana, entre enero y julio, solo dos muestran un incremento con respecto al mismo rango en 2019. El hurto a bicicletas aumentó en un 29 por ciento, pasando de 4.594 casos en 2019 a 5.927 en 2020.

En este punto, López señaló que el objetivo de la administración es llegar "hasta la extinción de dominio", para acabar con el negocio de la venta clandestina de estos vehículos que, en tiempos de cuarentena, han sido mayormente utilizados por la ciudadanía para evitar el contagio de covid-19 en el transporte público. Comparando el mes de julio con el año anterior, el hurto creció un cincuenta por ciento con 1.022 bicicletas robadas. 

Fontibón y Kennedy fueron escenario de operativos para combatir ese delito. En las dos localidades se recuperaron, conjuntamente, 46 bicicletas, 12 marcos y se hizo el sellamiento de 4 locales. Por otro lado, en Usaquén fueron confiscadas 5 bicicletas y se cerraron dos establecimientos por no cumplir con la normatividad.

De acuerdo con las cifras de la Secretaría de Seguridad, Convivencia y Justicia, este año se han desarticulado más de 110 organizaciones delincuenciales y capturado más de 500 personas, las cuales todas tienen medida de aseguramiento; el 90 por ciento está en cárcel y el restante en detención domiciliaria.

"Con menos hemos protegido más la vida y el patrimonio", dijo Claudia López, aludiendo a que la pandemia ha obligado a que la totalidad de efectivos de la Policía hagan constante rotación para cubrir las funciones de quienes están en aislamiento preventivo.

La segunda modalidad que aumentó en este año es la extorsión con 619 casos entre enero y julio de 2020.

En cuanto a los homicidios, persiste una tendencia alta, con 561 casos, solo uno menos que en los siete primeros meses de 2019. El 60 por ciento de los asesinatos se cometió con arma de fuego, el 33 por ciento con arma blanca y el 7, con arma contundente. Mayo y junio rompieron la disminución de este delito, presentada a comienzos de año, mientras que julio hubo una reducción de 20 por ciento con 61 casos.

Preocupada por participación de venezolanos en delitos

Quizá, uno de los datos más preocupantes que reveló la alcaldesa tiene que ver con la participación de los migrantes en los delitos cometidos en la ciudad. Según ella, su incidencia aumentó 10 por ciento. López dijo que, "sin ánimo de estigmatizar", este es un problema que la ciudad debe combatir. 

Las lesiones personales, la violencia intrafamiliar, el hurto de autos y motos, así como el robo a residencias tuvieron como mínimo una disminución del 30 por ciento, según las cifras expuestas por la Alcaldía.  

El Distrito atribuye la reducción de delitos a la implementación del modelo de cuadrantes flexibles de la Policía, en donde ya no existe el problema de atrapar a un delincuente en el límite de las jurisdicciones de cada estación sin saber a quién le corresponde, porque ahora tienen una mayor extensión de cobertura.

No obstante, persiste la falencia en el uso de la tecnología a disposición para supervisar los puntos críticos. López recordó que hay 4.800 cámaras de seguridad instaladas en Bogotá, pero destinadas a ellas hay tan solo 120 policías en tres turnos viéndolas. "Estamos desperdiciando un recurso muy importante de la ciudad", añadió.

TransMilenio y Sitp

En promedio, se han presentado 763 hurtos mensuales en el componente troncal de TransMilenio durante 2020, donde enero, febrero y marzo sumaron el número más alto con 1.796, 1.301 y 863, respectivamente.

De esos meses en adelante, la tendencia es a la baja y, contrario a lo que se pensaría, la alcaldesa defiende que la cuarentena y la poca movilidad de pasajeros en el sistema no tienen qué ver con esta disminución. 

Finalmente, la alcaldesa hizo un nuevo llamado al Ministerio de Justicia para dar vía libre a una segunda cárcel distrital en Bogotá para conducir a los condenados. "Bogotá está lista para poder hacer una nueva cárcel Distrital. Así como necesita educación, prevención, también necesita una cárcel que realmente rehabilite una persona y le dé una segunda oportunidad en la vida. Lo que necesitamos es que el Gobierno nacional autorice el uso compartido del predio de La Picota para poder hacerla. Podríamos empezar este mismo año".