nación

"Sabiendo que estamos enfermas, no nos han dado ni una pastilla"

Una interna de la cárcel El Buen Pastor cuenta cómo ella y otras 27 compañeras dieron positivo para coronavirus y aún no reciben atención médica. Ya hubo un deceso.


El último reporte del Ministerio de Salud reveló que Colombia está próxima a llegar a las 8.300 muertes por coronavirus. Una cifra alarmente que no para de crecer mientras el personal médico del país lleva a cabo un esfuerzo titánico por impedir el colapso de las unidades de cuidados intensivos.

Las autoridades departamentales y nacionales piden a la ciudadanía quedarse en sus hogares y mantener las medidas de distanciamiento social, procurando el mínimo contacto con otras personas. Lastimosamente, por diferentes circunstancias, a muchos colombianos les resulta difícil cumplir cabalmente con las restricciones y son presa fácil del contagio.

La población carcelaria del país tiene su principal enemigo en el hacinamiento, que ronda el 50 por ciento, según cifras que reveló el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) en marzo. Las cárceles son en uno de los peores lugares para estar durante una pandemia. Justamente el Inpec, en su último reporte, admitió que hay 2.094 casos positivos de coronavirus en 25 centros de reclusión y que es la cárcel La Picota, en Bogotá, la que más se ha visto afectada con 529 de ellos.

También en Bogotá, pero en la cárcel El Buen Pastor, se registró el primer deceso por coronavirus el pasado 23 de julio. Sólo cuando la interna presentó síntomas muy serios, fue trasladada a un centro de salud, pero resultó ser muy tarde y perdió la vida.

Varias de sus antiguas compañeras denunciaron negligencia por parte del Inpec e hicieron un llamado a la Secretaría de Salud para que les practiquen pruebas y les suministren medicamentos.

"Esta muerte se habría evitado, si se hubieran implementado los protocolos de bioseguridad emitidos por el mismo Inpec y por las autoridades de salud nacionales e internacionales", dijo el colectivo Mujeres Libres en un comunicado. 

El Inpec aseguró que ya estaba trabajando de la mano de Secretaría de Salud de Bogotá y que en cuestión de días llevaría a cabo pruebas para verificar la magnitud del contagio.

SEMANA conoció el testimonio de una interna que fue sometida a la prueba del coronavirus y dio positivo. Según relató, otras 27 de sus compañeras también están contagiadas y aún no han recibido ningún tipo de atención médica.

"La situación que estamos viviendo es muy crítica. Sanidad, sabiendo que ya estamos muchas de nosotras enfermas, no nos han dado ni una sola pastilla", aseguró la mujer que, además, denunció maltratos por parte del cuerpo de guardias y mal estado en los alimentos que reciben diariamente.

Sobre el creciente número de casos, el Inpec dijo que esto se debe a la mayor cantidad de pruebas que ahora se están realizando. y pronosticó que lo más probable es que en las próximas horas se registren más casos positivos.

La situación es preocupante. A nivel nacional, la población privada de la libertad representa el 90 por ciento de los casos en las cárceles, mientras que el 10 por ciento restante son miembros y axuliares del cuerpo de vigilancia y funcionarios administrativos.

"Quienes están privados y privadas de la libertad son seres humanos y, por el hecho de estar en prisión, no se les puede despojar de las mínimas medidas humanitarias para su protección ante la pandemia", dijo Mujeres Libres al pedir a las autoridades que se preserve la vida de estas personas.