nación

Abren moteles y restaurantes: Barranquilla da por superado el primer pico

Con 1.580 fallecidos, el gerente de la crisis del covid-19, Juan Manuel Alvarado, dijo que promedio de muertes naturales diarias llegó a las estadísticas anteriores de la pandemia.


Barranquilla abre la puerta al camino de la reactivación. La segunda ciudad del país con más fallecimientos por covid-19 y que vivió durante largas semanas problemas por el manejo de la pandemia, le apuesta de forma decidida al retorno a la normalidad. Según las autoridades locales, el primer pico de la pandemia ya fue superado.

La reapertura del comercio al por menor, de forma gradual y por localidades, fue uno de los primeros grandes pasos. Luego la autorización de abrir, bajo un ‘pico y número’, a los vendedores informales de la zona peatonal del centro. Este fin de semana también se le dio luz verde a los moteles y, a partir de este jueves entra en pleno un plan piloto para el sector gastronómico que incluye a 30 restaurantes.

La capital del Atlántico acumula hasta el momento 34.413 casos positivos de coronavirus y la trágica cifra de 1.580 fallecidos, para una tasa de letalidad del 4,59 por ciento. Además, como es normal con el virus un alto porcentaje de barranquilleros (29.352) ya fueron reportados como recuperados. Sin embargo, el principal argumento de la administración distrital para la reactivación económica y social de la ciudad es la baja tasa de muertes naturales que se ha registrado en los últimos 7 días.

En términos puntuales los que señala la Alcaldía de Barranquilla es que, por primera vez, durante la emergencia del coronavirus, la ciudad registró el promedio de decesos diarios frecuentes en los últimos cinco años, que es entre 16 y 22 fallecimientos.

El 18 de junio se reportó el mayor exceso de muertes naturales diarias en Barranquilla, según la misma Alcaldía, superando la cifra de 60 fallecimientos diarios en la ciudad, no violentas, incluidas las de covid-19, lo que significa que murieron casi cuatro veces las que morían en promedio de 24 horas antes de la llegada de la pandemia.

“El análisis informa que, desde el pasado 1 de junio, el Distrito pasó la variable normal, superando con una cifra de 37 decesos ese día los límites históricos, es decir un exceso en el máximo de fallecidos al día registrado en los últimos 5 años. A partir de ahí, los fallecimientos mantienen una tendencia descendente sostenida variando entre los límites mínimos y máximos históricos, sin llegar a números tan altos como los reportados en el mes de junio durante el pico de la pandemia de Covid-19”, señala la administración, a través de un comunicado.

El gerente de la crisis, Juan Manuel Alvarado, dice que estos indicadores ratifican que la ciudad logró superar el primer pico de la pandemia y que las cifras respaldan la reapertura económica gradual, responsable y segura.

Hace unos días el alcalde Jaime Pumarejo Heins dijo que en los próximos dos años la ciudad invertirá 5 billones de pesos en proyectos sociales. Estos, según el mandatario, servirán para la recuperación de 150.000 empleos y que la economía crezca a una tasa del 8%.

Pumarejo Heins señala que la actual reapertura gradual, responsable y segura apunta a “recuperar empleo y poder soñar con una ciudad que no se detiene, y que aprovecha esta crisis para seguir cambiando y mejorando la calidad de vida”.

El Distrito, en medio del positivismo por la reapertura, reiteró las recomendaciones de autocuidado a la ciudadanía para ganarle la batalla al coronavirus, especialmente uso del tapabocas; lavado permanentemente de manos con suficiente agua y jabón; limpieza y desinfección de las superficies en el hogar y oficina; y no olvidar el distanciamiento físico de por lo menos un metro entre las personas.

En la ciudad aún rige un ‘pico y cédula’ de dígitos pares e impares para la circulación y la ciudadanía, poco a poco, empieza a acomodarse a la nueva realidad.

Balance del impacto de la pandemia del coronavirus en la población barranquillera, con corte al 17 de agosto.