nación

El narcotanque que pretendían enviar con más de media tonelada de cocaína al exterior

La Policía tardó tres días desarmando la estructura para poder extraer la droga.


Las estrategias de los narcotraficantes para enviar droga al exterior son renovadas constantemente como quedó en evidencia con un enorme tanque que fue descubierto por las autoridades y que iba cargado con cientos de kilos de cocaína en su interior.

El caso ocurrió en el puerto de Cartagena en donde la Policía Antinarcóticos encontró algunas irregularidades en la estructura de un tanque separador de crudo trifásico, situación que llevó a los uniformados a realizar una inspección más detallada para verificar si la estructura había sido alterada.

“El inspector designado realizó la revisión física del elemento y en el momento de taladrar el área perfilada por el analista de imágenes, detectó una sustancia pulverulenta de color blanco con olor penetrante característico a una sustancia estupefaciente, la cual fue sometida a la Prueba de Identificación Preliminar Homologada (P.I.P.H.), confirmando positivo para clorhidrato cocaína”, indicó la Policía Antinarcóticos.

Para lograr ubicar el alcaloide los uniformados utilizaron herramientas especiales para desintegrar el tanque y cortar las láminas donde los narcotraficantes ocultaron la sustancia hallando en los compartimentos 712 paquetes rectangulares de droga.

“Este elemento utilizado en la industria petrolera, iba a ser enviado en un contenedor hacia México, por lo que este resultado representa una afectación a las estructuras dedicadas al tráfico de drogas ilícitas en un valor cercano a los 12 millones de dólares”, señaló la Policía.

En lo corrido del año la Dirección Antinarcóticos ha logrado más de 19 toneladas de clorhidrato de cocaína decomisada.

Es de recordar que recientemente la Policía Antinarcóticos golpeó también otras estructuras del narcotráfico como el Clan del Golfo, al capturar 11 personas que les suministraban cocaína utilizando distintos métodos de camuflaje.

Un aspecto que llamó la atención de los investigadores en el caso del Clan del Golfo, es que la estructura burlaba las órdenes del ELN y disidentes de la FARC en relación al pago de impuestos, pues extraían la base de coca en Norte de Santander y la llevaban hasta laboratorios ubicados en el Urabá Antioqueño, donde la transformaban en clorhidrato de cocaína evadiendo los cobros ilegales realizados por estos grupos armados en Norte de Santander.

Entre los capturados se encuentran alias ‘Alfonso’, quien había pactado con alias “Chiquito Malo” (cabecilla del Clan del Golfo) venderle la totalidad de la droga, garantizándole una pureza superior al 95% para luego ser enviada hacia los EEUU y Europa. Para ello, tenía bajo su mando a 10 personas que tenían la misión de reportarle todos los movimientos desde un corredor estratégico ubicado en la región del Catatumbo hasta el Urabá Antioqueño.

Alias “Alfonso”, se hacía pasar como un humilde campesino, era muy devoto a la santería y mantenía en casi todas sus propiedades un altar en honor a la “santa muerte”, como usualmente lo hacen los narcos en México, pensando que los blindaría ante cualquier acción de las autoridades, también utilizaba los rezos de una bruja extranjera cada vez que movía sus cargamentos de droga, cuanto más grande era el envío más macabro y pérfido debían ser los rituales.

La investigación detalla las diversas ocasiones en que alias ‘Alfonso” sostuvo reuniones en Cúcuta y en Chinácota con un narcotraficante conocido como “Pedro Pablo”, quien tendría como epicentro delictivo los departamentos de Norte de Santander y Boyacá.

Sus encuentros en dichos municipios estarían relacionados con negociaciones para enviar clorhidrato de cocaína hasta Venezuela y posteriormente enviarla en vuelos ilegales hasta Centro América.

Investigadores de la Dirección de Antinarcóticos estudiaron milimétricamente los movimientos de este cabecilla y tras dos años de investigación se logró capturarlo con su hijo y 9 integrantes más de la red narcotraficante, que consiguió ligar la producción de coca del Catatumbo con el Clan del Golfo.

Alias “Neco”, “Esnel”, “Nelson”, “Mono”, “Arbey”, “José”, “Aldemar”, “Antonio” “José” y “Sobrino” fueron presentados a las autoridades competentes por los de delitos de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes, concierto para delinquir y tráfico de sustancias para el procesamiento de narcóticos y fueron cobijados con medida de aseguramiento intramural.