nación

“El reemplazo de Marta Lucía Ramírez lo escogería el Centro Democrático”: senador Fernando Araújo

El senador Fernando Araújo, del Centro Democrático, señaló que, si la vicepresidenta renuncia, su reemplazo lo debe escoger ese partido.


Aunque Marta Lucía Ramírez no ha renunciado a la vicepresidencia en el gobierno de Iván Duque, cada vez son más fuertes los rumores que apuntan a que saldría del cargo en marzo próximo en busca de aspirar a la presidencia por medio de firmas.

Y lo haría de manera independiente porque sus relaciones con el conservatismo no son las mejores. Aunque la senadora Esperanza Andrade le pidió que aspirara por la tolda azul, hay caciques que no están de acuerdo porque dicen en voz baja que no ayudó a gestionar mayor burocracia desde la Casa de Nariño.

Pese a esto, el presidente del Partido Conservador, Omar Yepes, sorprendió al anunciar que el reemplazo de Ramírez debería ser de su movimiento. “Debería ser ocupada por un representante del conservatismo, con base en el acuerdo político que en 2018 llevó a Iván Duque a la presidencia”, anunció en La W.

De inmediato, las reacciones no se hicieron esperar. Nicolás Fernando Araújo, senador por Centro Democrático, explicó que la vicepresidenta fue elegida con el aval del Centro Democrático. Y venía de un proceso de firmas. “Ningún otro partido puede reclamar la nominación para su eventual reemplazo, si ella llegare a renunciar”, dijo.

Araújo soporta su argumento en que el Partido Conservador no le otorgó el aval a Marta Lucía en las pasadas elecciones presidenciales. Y ella, a través de un movimiento ciudadano, participó en una consulta. Después inscribió su candidatura a la presidencia con Iván Duque avalados por el Centro Democrático.

“La Ley 5 de 1992, en su Artículo 25, no deja mucho pie a interpretaciones y dice que el reemplazo del Vicepresidente, ante una falta absoluta, se puede dar solamente en una persona que sea militante del partido que lo avaló, en este caso Centro Democrático o el movimiento de firmas que recogió Marta Lucía Ramírez, probablemente también el grupo de firmas que recogió el ex procurador Alejandro Ordóñez”, explicó Araújo a SEMANA. E insistió en que su posición es sustentada en una ley, es decir, no es una opinión política.

Ramírez -según el senador- ha hecho una labor formidable. “No solamente en materia de género y empoderamiento de la mujer, también le ha abierto la trocha a muchas mujeres con gran liderazgo en Colombia, si no que ha sido una coequipera responsable, inteligente, que ha aportado muchísimo en cómo enfrentar la crisis más profunda a causa de la pandemia de covid-19. Su liderazgo es indudable y tiene muchísimo que aportar a Colombia”, expresó.

Pese a que el senador prefirió no dar nombres para el reemplazo de Ramírez porque respeta la discrecionalidad de Iván Duque, se perfila un gran abanico de opciones.

Los más uribistas lanzarían el nombre de Alicia Arango, la embajadora ante la ONU en Ginebra, Suiza, pero el nombramiento de su hija Bibiana Taboada en la codirección del Banco de la República generó un chaparrón de críticas de la oposición y le pudo sumar un desgaste a la exministra del Interior.

Si Duque prefiere nombrar a funcionarios de su confianza y cercanía, como ha venido ocurriendo, la carta de María Paula Correa, su jefe de gabinete, no sería descartable. Pero si el conservatismo insiste en preservar una ficha, pensarían en la ministra de Transporte Ángela María Orozco.

Sin embargo, Nancy Patricia Gutiérrez, exministra del Interior y Noemí Sanín, podrían estar en la baraja.