nación

Greta Thunberg condena “violaciones de derechos humanos” en el marco de las protestas en Colombia

La activista expresó su solidaridad con aquellas personas que durante las movilizaciones han sido víctimas de violación de los derechos humanos.


La joven activista medioambiental sueca Greta Thunberg, reconocida por su postura frente a los riesgos que representa el calentamiento global y su postura firme frente a importantes personajes públicos y políticos del mundo, elevó su voz esta vez para expresarse sobre la situación actual que vive Colombia en referencia a la violación de derechos humanos.

Este pronunciamiento se da en el marco de las denuncias que varios organismos internacionales, ONG, ciudadanos, artistas y personalidades del país han hecho sobre presuntos abusos por parte de la fuerza pública contra civiles, así como otros hechos violentos evidenciados en el desarrollo del paro nacional que se vive en el país desde el pasado 28 de abril.

A través de su cuenta de Twitter, Thunberg, citando una publicación previa de Amnistía Internacional (AI), expresó su solidaridad por Colombia y e indicó que las violaciones de “derechos humanos” de los que muchos colombianos señalan ser víctimas deben detenerse.

Nos solidarizamos con el pueblo de Colombia. Las violaciones de derechos humanos deben terminar”, escribió la joven activista en respuesta al trino del movimiento global presente en más de 150 países que trabaja para que sean reconocidos y respetados los DDHH.

“En este momento, miles de personas están arriesgando todo en #Colombia para que su gobierno rinda cuentas por sus acciones durante la pandemia de covid-19. Exigir que el gobierno ponga fin a la represión de la libertad de expresión”, publicó AI en su cuenta de Twitter y al que Thunberg hizo referencia.

Sumado a esta publicación, Amnistía Internacional también en días pasados se pronunció sobre los hechos registrados en el sur de Cali en los que al menos nueve indígenas resultaron heridos tras ser atacados con armas de fuego mientras se dirigían a una protesta en la ciudad; así como los hechos violentos presentados en todo el territorio.

Al respecto, Érika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional, aseguró que los ataques por parte de civiles armados, algunos de ellos a pesar de la presencia cercana de la Policía, reflejan dinámicas de violencia que no se han logrado detener en Colombia y que se han profundizado en el contexto de las protestas sociales que se adelantan en el país.

“Históricamente, los pueblos indígenas y afrodescendientes han sufrido desproporcionalmente las consecuencias de la violencia, el conflicto armado y la falta de protección del Estado. Es inaceptable que los llamados urgentes a las autoridades para prevenir la violencia armada no fueron atendidos inmediatamente”, afirmó la directora de la organización.

Al igual que Amnistía Internacional, así como Greta Thunberg, la ONU a través de su alta comisionada para los derechos humanos en Colombia, Juliette de Rivero, rechazó los ataques sufridos por la minga indígena en Cali, señalando que expresaban su grave preocupación, y que urgen porque se investigue y sancione el ataque.

“La garantía de los derechos humanos se obtiene a través del diálogo y la no violencia. Urgimos: no más violencia”, afirmó la representante de la ONU.

Noticias relacionadas