política

Gustavo Petro y el presidente de Chile, Gabriel Boric, tienen planes juntos, ¿cuáles son?

El mandatario chileno, durante la Cumbre de las Américas, se mostró a favor del candidato del Pacto Histórico.


Gustavo Petro, candidato presidencial del Pacto Histórico, y Gabriel Boric, presidente de Chile y quien enfrenta un escenario adverso en su país ―donde la mayoría rechaza su gestión―, se han cruzado mensajes en las últimas horas que demuestran su estrecha relación.

Petro, en una entrevista con la directora del diario El País, Pepa Bueno, dejó entrever que tiene en mente un plan en caso de ganar la segunda vuelta el próximo 19 de junio. La periodista le preguntó que si Lula Da Silva gana la Presidencia en Brasil en las elecciones de octubre próximo, conformaría un nuevo eje latinoamericano.

El líder del Pacto Histórico contestó: “Indudablemente. Quiero llevar a que sea una América Latina que ponga como prioridad la producción, el conocimiento y la justicia climática, muy diferente a lo que sucedió en décadas pasadas. Sí, un eje nuevo. El eje anterior vivió del petróleo, el carbón y el gas. Yo quiero que vivamos de la agricultura, la industria y el conocimiento”.

A su turno, Boric, desde Los Ángeles, donde asiste a la Cumbre de las Américas, se mostró a favor de Petro al responder una inquietud de Blu Radio en una rueda de prensa: “Ustedes saben dónde está mi corazón (hizo un corazón con sus manos, un gesto de la campaña de Petro). Nosotros vamos a respetar la decisión del pueblo colombiano. Más allá de mis preferencias personales, tenemos el deber de tener una relación de Estado a Estado”.

El presidente chileno contó que ha conversado con Petro y dijo que no ha tenido la oportunidad de hacerlo con el ingeniero Rodolfo Hernández.

Boric dijo que los colombianos deben decidir sobre “la seriedad de los argumentos” y sostuvo que “ojalá tengan una jornada lo más democrática posible”, en referencia a la votación del próximo 19 de junio.

Desde que se posesionó como presidente de Chile, Boric ha enfrentado un escenario adverso en materia de opinión pública. Las más recientes encuestas revelan que su aprobación está en el 38 %. Un estudio indicó la semana pasada que el rechazo a su gestión pasó del 34 % al 52 %.