justicia

Insólito: en plena audiencia, los ‘Rastrojos Costeños’ declararon objetivo militar a juez y fiscal

Funcionarios y empleados de la Rama Judicial adelantaron un plantón en rechazo a esta amenaza. Igualmente, piden medidas urgentes de protección.


Mientras resolvía la solicitud de medida de aseguramiento solicitada por la Fiscalía General en contra de Ober Ricardo Martínez Gutiérrez, alias Negro Ober, y Jesús Armando Olivares Guzmán, Comandante 07, un usuario ingresó a la audiencia virtual y en el chat declaró objetivo militar al juez del caso.

Según se observa en un pantallazo, el usuario identificado como ‘Rastrojos Costeños’ amenaza directamente al juez. En el mensaje se da información confidencial del funcionario judicial, indicando dónde vive, entre otros datos personales.

En la amenaza se advierte que el juez le negó el “uso de la palabra a nuestro máximo líder (...) Nadie irrespeta a nuestro máximo líder, quedan advertidos (SIC)”. La situación fue puesta de presente en la diligencia judicial, puesto que se estaba resolvieron la situación jurídica de los dos máximos comandantes de esa banda criminal en la región.

Negro Ober, quien se encuentra en la cárcel de máxima seguridad de Cómbita en Boyacá, ya había hecho comentarios soeces y desobligantes en contra del juez penal municipal de control de garantías contra las bandas criminales durante la audiencia que se adelantó el pasado miércoles.

Pese a que se le había pedido mantener la cámara todo el tiempo encendida durante la audiencia, el jefe de los ‘Rastrojos Costeños’ prendió el micrófono varias veces sin pedir permiso para lanzar señalamientos, luego apagó la cámara y, finalmente, se salió de la diligencia judicial sin justificación alguna.

Los dos integrantes de la banda criminal fueron vinculados a la investigación por la muerte de Angelo Cerra Jaimes, cuyo cuerpo apareció desmembrado el pasado 5 de junio en el hotel Spanic en el centro de Santa Marta.

Por estos gravísimos hechos, los funcionarios y empleados de la Rama Judicial en esa zona del país hicieron un plantón para solicitar medidas de protección y seguridad para el fiscal y el juez.

Igualmente, pidieron que se investigue el origen de esas amenazas. El director seccional de la Fiscalía en el Atlántico, Justino Hernández, aseguró que ya se adelantan las pesquisas para identificar el usuario que realizó estas amenazas.

El crimen de Angelo

Durante la imputación de cargos se presentaron pruebas que indican el intercambio de comunicaciones entre el Negro Ober y Comandante 07 ―pese a que estaban en la cárcel― con varios de los sicarios de la organización, entre ellos El Barbas, Gokú y Gato.

En una videollamada se cuadró la forma en cómo se debía proceder a asesinar a Angelo, a quien calificaban como un “sapo de los Costeños”, es decir, un traidor. En la azotea del hotel fue torturado y amenazado.

La evidencia indica que los sicarios, incluso, jugaron a la “ruleta rusa” con una pistola. Acto seguido, lo intentaron ahogar, echándole agua en la nariz. En medio de la confusión, Angelo le arrebató un machete a uno de los sicarios y lo hirió en una de sus piernas.

Este acto generó la ira de uno de ellos, hecho por el cual fue apuñalado. Otro hombre llegó al lugar para realizar el desmembramiento mientras otro sicario filmaba todo para enviarle la grabación a sus jefes.

Los restos de Angelo, según la Fiscalía, fueron hallados entre la tarde del domingo 5 de junio y la noche del lunes 6 en los barrios Galán, Los Laureles y Las Cayenas, en Barranquilla.