nación

La minga está infiltrada por el ELN y las disidencias de las Farc

Información de inteligencia confirma que la minga indígena, que promete llegar a Bogotá, está infiltrada por grupos armados que pretenden alterar el desarrollo de la protesta y generar caos y problemas de orden público.


Este fin de semana, el presidente Iván Duque envió a Cali una delegación del Gobierno nacional, encabezada por los funcionarios del más alto nivel, para escuchar a la minga. Entre ellos el comisionado de paz, Miguel Antonio Ceballos; la ministra del Interior, Alicia Arango; y el Ministro de Salud, Fernando Ruiz.

“El Gobierno pone la cara siempre, ha cumplido los compromisos adquiridos en la Minga de este gobierno y de gobiernos pasados. Los invito a revisar los acuerdos que se han cumplido y los avances que tenemos como gobierno”, manifestó Arango, el domingo.

En ese sentido, los datos presentados por el gobierno este lunes indican que se han invertido más de 91 mil millones de pesos en 1.650 viviendas o mejoramientos y, así mismo, alrededor de 400 productores del Cauca se han beneficiado de proyectos que promueven la producción alimentaria.

Además, en estos dos años, el gobierno ha destinado 1.120 millones de pesos para reparar a las comunidades indígenas del Cauca que han sido víctimas del conflicto armado. Y en cuanto a educación se han invertido más de 42 mil millones de pesos para fortalecer el sistema educativo indígena propio.

El bienestar y la cultura también han recibido apoyo. De acuerdo al gobierno, se han destinado más de 75 mil millones para incentivar prácticas deportivas, recreativas y ancestrales. Además, al menos 400 miembros de la comunidad indígena habrían recibido apoyo para formarse en arte y cultura.

En cuanto a salud, el ministerio respectivo asignó 5 mil millones de pesos para el saneamiento financiero de la EPS indígena - Asociación Indígena del Cauca. Y para incentivar la equidad de género, se habrían invertido más de 550 millones en proyectos de mujeres indígenas.

A pesar de esas cifras, información de inteligencia conocida por SEMANA confirma que grupos armados infiltrados estarían presionando y utilizando a estas comunidades para hacerle una especie de juicio político al gobierno. Según los informes esto se haría ofreciendo apoyo económico para las jornadas, obligando a los indígenas a realizar reuniones para “impulsar exigencias al gobierno” y animando a los participantes a exigir la salida de la Fuerza Pública.

La “columna móvil Jaime Martínez” de las FARC sería la principal implicada. Inteligencia interceptó llamadas en las que alias El Paisa se comunica con uno de sus compañeros para informar que envió una comisión política a ese encuentro. “Yo voy a mandar un delegado de acá, oyó?...para que estén pendientes, de pronto se pasa derecho porque no conoce el camino...”, dice.

En una segunda comunicación, alias Shakira, integrante GAO-r E6, también sostiene una conversación con un supuesto miembro de una comunidad indígena. “La verdad no sé porque nosotros estamos en comisión política por acá, entonces la verdad no sé todavía no han llegado de Huella Kiwe, no ha llegado ninguno todavía…”, agrega.

Se cree que El Paisa es un líder de ese grupo ilegal de las GAOR de la línea de Gentil Duarte. Sin embargo, no se trataría de alias El Paisa, el fugado líder de las FARC, señalado de haber puesto la bomba en el Club el Nogal.

La otra gran preocupación es la alerta que ha generado en las autoridades sanitarias, por cuanto en tiempos de pandemia las aglomeraciones suponen un foco de contagio de la covid-19.

La minga indígena llegó este lunes a Cali, proveniente del Cauca y permanecerá tres días en la ciudad. Se estima que unos 7.000 indígenas, integrantes de resguardos del Valle y el Cauca, conforman la caravana.

El Defensor del Pueblo Carlos Camargo, a través de su vicedefensor Luis Fajardo, quien se encuentra en Cali, con miras a facilitar un arreglo entre el Consejo Regional Indígena del Cauca y el Presidente Duque, este lunes festivo propuso reunir a las partes en la sede de la Defensoría en Bogotá, para que pudiera participar el Presidente.

Los miembros del CRIC no aceptaron la propuesta, pidiendo al presidente que responda directamente a los 7.000 miembros que conforman la Minga en su territorio.