nación

La radiografía de la inseguridad en Colombia

Cada día se conocen más casos de hurto en el país. Aunque los casos se vuelven virales, la ciudadanía se queja por la poca presencia de la Policía.


La inseguridad en las ciudades está de moda. Es un problema que viene de mucho tiempo atrás pero, tal vez, la pandemia ha generado que los robos se estén visibilizando con mayor rapidez.

El problema no es solo en Bogotá. Las principales ciudades del país también registran diariamente diferentes modalidades de robo que están siendo denunciadas por las redes sociales.

En diálogo con SEMANA Noticias, el experto en seguridad Andrés Nieto aseguró que el problema no es de percepción, como lo aseguran algunas autoridades, pero señaló que la ciudadanía tampoco está haciendo las denuncias respectivas y en cambio está acudiendo a las redes sociales, creyendo que es más efectivo el resultado.

“Los ladrones están usando violencia para atacar. Tal vez las cifras han disminuido, pero ahora los delincuentes están usando armas. La pandemia nos puso una situación diferencial en seguridad porque durante más de tres meses estuvimos confinados y claramente los delincuentes también lo estuvieron”, dijo Nieto.

Pero adicional al tema de la inseguridad en sus distintas modalidades, se está presentando otro problema y es que la ciudadanía está acudiendo a la justicia por mano propia, tal vez, en señal de cansancio. Golpeados, insultados y hasta desnudos. Así han terminado algunos delincuentes en distintas partes del país a manos de ciudadanos que, según aseguran, buscan darles una lección a los amigos de lo ajeno.

Los casos de justicia por mano propia no se ajustan al marco legal. Sin embargo, el cansancio de los colombianos con la inseguridad en el país y la desconfianza en las autoridades han hecho que este tipo de reacciones se hayan multiplicado: muchos afirman que de nada sirve acudir a la justicia porque en cuestión de días, o de horas, los delincuentes vuelven a la libertad.

Para Alejandro Sánchez, abogado penalista estos hechos son la muestra evidente del cansancio de los ciudadanos frente a la inseguridad y a las pocas soluciones institucionales.

La solución de los políticos es aumentar las penas. [Dicen]: ‘Hicimos este delito imprescriptible’, ‘creamos la prisión perpetua para este delito’, pero está sociedad ya se cansó de esa dosis, ya se cansó de esa receta, pero no encuentra satisfacción; es decir, sigue viendo que en las calles hay violencia, sigue viendo que en las calles hay delincuencia, sigue viendo que en las calles no hay solución a sus problemas y está diciendo: si la institucionalidad me está diciendo que crearon más penas y que las endurecieron, ¿qué me está ofreciendo la institucionalidad?”.

Para Andrés Nieto, la explicación de fondo es que la pandemia, sin duda, ayudó a bajar las cifras en todas las ciudades y eso es lo que están presentando los mandatarios departamentales y locales.

“No se puede esconder que en este país es sumamente rentable delinquir. Un ladrón trabajando de lunes a viernes puede ganar más de dos millones de pesos, así que es más rentable delinquir que estar en la legalidad”.

El informe "Política y violencia en 2011: Las cuentas no son tan alegres", presentado por la Corporación Nuevo Arco Iris, muestra que la inseguridad aumentó el año pasado.
El informe "Política y violencia en 2011: Las cuentas no son tan alegres", presentado por la Corporación Nuevo Arco Iris, muestra que la inseguridad aumentó el año pasado. - Foto: Semana

Agregó que en Bogotá cada delito tiene unos comportamientos distintos y los delincuentes están siempre atentos para modificar su manera de actuar. Frente al robo de celulares, aseguró que TransMilenio sigue siendo el lugar preferido para los delincuentes para abordar a las víctimas por las aglomeraciones que se presenta.

Adicional a todo esto, expertos creen que en la Policía también se está presentando un problema por la salida masiva de uniformados que se presentó por cuenta del retiro al cumplir 20 años de servicio y que desde allí las incorporaciones no han logrado equiparar el número de hombres que se necesitan.

En todo caso, la ciudadanía está en jaque y por eso el llamado a alcaldes y gobernadores para que le presten mayor atención a este problema de inseguridad que, en 2021, mostrará una nueva radiografía y cifras verdaderas de cómo está operando la delincuencia en el país.