nación

‘Las faraonas’: las mujeres que se inventaron una nueva modalidad de extorsión en el país

A sus cómplices los transformaban en actores y les daban identificaciones de falsos policías o periodistas con el fin de secuestrar y exigir gruesas sumas de dinero.


Este lunes las autoridades entregaron un nuevo balance contra la extorsión, un delito que no parece detenerse en el país. Se trata de la Operación ‘Pegasus’ contra el secuestro y la extorsión que dejó 257 capturas en 23 departamentos y 3 capitales. De esta manera, la Policía Nacional, en coordinación con la Fiscalía General de la Nación, asestó golpes contundentes en contra de los Grupos Organizados Residuales (GAOr), al Grupo Armado Organizado (GAO) el ‘Clan del Golfo’, y a distintas estructuras criminales que afectaban la seguridad ciudadana.

Sin embargo, uno de los casos más sobresalientes de esta ofensiva fue en la capital del país donde se desarticuló la organización criminal ‘Las Faraonas’, una estructura atípica “con un modus operandi del que no se tenía conocimiento en la actualidad por parte de los investigadores del Gaula de la Policía. [Este grupo] tenía un libreto tan bien orquestado que varias víctimas cayeron en esta artimaña motivados en su desespero”, advierten las autoridades.

Es así como a partir de una denuncia se comenzó con una investigación exhaustiva que permitió a través de labores de inteligencia poder individualizar a cada una de las integrantes de la banda delincuencial. Su cabecilla era una mujer, conocida en el bajo mundo como “Ángela”, encargada de dirigir un reservado en el barrio la Guaca y reclutar las mujeres que servirían de señuelo para convencer a los clientes de ir al lugar, donde posteriormente serían ultrajados.

Cuando las víctimas salían del lugar, eran abordadas por supuestos funcionarios judiciales. El modus operandi es que estas personas, que se hacían pasar como funcionarios, solicitaban el documento de identidad de la acompañante, donde aparecía como menor de edad. En ese instante, intimidaban a la victima diciéndole que sería capturado por los delitos de acceso carnal violento con menor de edad y proxenetismo; luego lo subían a un vehículo, y según manifestaban las víctimas, los abordaba otro individuo que les aseguraba ser periodista y los amenazaba con publicar su historia a través de un reconocido medio de comunicación. Una vez ejercida esta presión psicológica, se realizaba una exigencia económica que podía ser de 100 millones de pesos.

Los investigadores en este caso “pudieron relacionar, además de la cabecilla quien había creado todo el libreto, a otras dos mujeres, entre ellas la encargada de clasificar a las víctimas por su capacidad económica, y la otra que servía como señuelo para inducirlos en ir al lugar, y posteriormente fingía ser menor de edad”.

De hecho, lo que se conoce es que el primer caso conocido en contra de esta banda delincuencial fue el 4 de septiembre del 2019, cuando un ciudadano que tuvo la valentía de denunciar ante las autoridades los hechos en los que se había visto involucrado, en los cuales había tenido que cancelar una gran cantidad de dinero.

Otras acciones

Por otro lado, en la ciudad de Pereira fue desarticulada la banda de delincuencia común “Los Fantasma”, a quienes se logró identificar a través de recursos técnicos porque delinquía desde el interior del Centro Penitenciario de Mediana Seguridad y Carcelario “la 40”.

Su modus operandi era amenazar a través de vía telefónica a familiares de gran parte de los internos, a quienes tenían atemorizados, y extorsionados para no ser agredidos físicamente y psicológicamente. Un importante despliegue operativo desplegado en el Departamento de Risaralda, Valle del Cauca y la ciudad de Bogotá, permitió la captura de los 12 integrantes de esta banda delincuencial, quienes fueron puestos a disposición de la autoridad competente por los delitos de extorsión agravada en concurso homogéneo sucesivo