Home

Nación

Artículo

Coronavirus Rusia
El primer caso de hongo negro en pacientes que tuvieron covid-19 apareció en mayo pasado en la India y se ha extendido por varios países de América Latina. - Foto: AP

sanidad

Lo último: Confirman primer caso de hongo negro en Valledupar

El paciente infectado es de nacionalidad venezolana, según las autoridades de salud del Cesar.

Autoridades sanitarias están en alerta en el departamento Cesar por la confirmación del primer caso de un paciente con hongo negro, una enfermedad con alto índice de mortalidad que ennegrece los tejidos y ha sido asociada a personas que tuvieron covid-19, cuyo primer caso apareció en mayo pasado en la India y se ha extendido por varios países de América Latina.

La secretaria de Salud Departamental del Cesar, Erika Maestre, declaró en Noticias RCN que el paciente está internado en el Hospital Rosario Pumarejo de López, de Valledupar, bajo un estricto control médico. La funcionaria precisó que la persona infectada ingresó al territorio colombiano proveniente de Venezuela.

También indicó que anteriormente se ha registrado esta infección en el departamento del Cesar, con síntomas asociados al coronavirus; sin embargo, aseguró que han sido tratados por infectólogos evitando la propagación en los pacientes.

Por otra parte, Maestre dijo que en el Cesar no hay casos de la variante ómicron, aunque sí exhortó a la ciudadanía a no relajarse y persistir en el autocuidado con medidas de bioseguridad, principalmente con la llegada de las celebraciones decembrinas.

Autoridades de salud aclaran que la mucormicosis no se transmite de persona a persona, tampoco es una enfermedad que se disemine a través de las fronteras ni en los medios de transporte convencionales. En casos graves no diagnosticados a tiempo, la mortalidad puede ser del 46 %.

La mucormicosis es una infección micótica de los senos paranasales, el cerebro o los pulmones, la cual se presenta en algunas personas con un sistema inmunitario debilitado, de acuerdo con la explicación de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Estos hongos se encuentran en el medioambiente como mohos en tierras húmedas y contaminando alimentos que se están descomponiendo como frutas, pan y vegetales. Sus esporas se dispersan en el aire y pueden ser respiradas por las personas o depositarse sobre heridas abiertas”, indica el centro de investigación estadounidense.

El pasado mes de agosto se detectó un caso de hongo negro en Venezuela, según reportaron medios del vecino país, el cual mantiene flujos migratorios constantes hacia Colombia.

De acuerdo con las autoridades sanitarias de Venezuela, el primer paciente infectado tiene 50 años de edad y fue recluido en una unidad de cuidados intensivos de un hospital del estado de Mérida, muy cerca de la frontera de Norte de Santander.

El gobernador de Mérida, Ramón Guevara, confirmó en ese momento el caso de paciente con hongo negro, a la vez que cuestionó los avances en la vacunación contra la covid-19 en su región y criticó que para lograr una dosis se deba pertenecer o registrarse en bases de datos oficiales del régimen de Nicolás Maduro.

Pacientes con la covid-19, más propensos a infectarse

Si bien esta es una enfermedad que no es potencialmente mortal y cuyo número de casos no suele sobrepasar el 20 % o 30 %, los estudios del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) demuestran que es probable que las personas contagiadas con la covid-19 puedan sufrir también de hongo negro.

Los pacientes que padecen coronavirus son especialmente susceptibles a padecer hongo negro porque el virus no solo afecta el sistema inmunológico, sino que los medicamentos que se usan disminuyen la respuesta inmunitaria, lo que abre la puerta a la infección.

Debido a estos factores, “los pacientes de covid se enfrentan a un nuevo riesgo de no poder luchar contra los ataques de organismos como los mucormicetos”, explicó el ministerio de la salud de la India.

Además, aseguró que los pacientes que reciben terapias con oxígeno pueden tener humificadores en las unidades de cuidados intensivos, lo que aumenta la humedad en la habitación y los hace más vulnerables a inhalar esporas de los hongos.