Home

Nación

Artículo

Mural Julieth Ramírez
El Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo denunció la presunta censura. | Foto: Twitter @Ccajar

PROTESTAS

Mural en homenaje a Julieth Ramírez habría sido censurado por la Policía

Tras ser incinerado el CAI de La Gaitana, la comunidad lo convirtió en un centro cultural en homenaje a la joven de 18 años que murió en la jornada de protestas. La Policía aseguró que se trató de una "una recuperación” del lugar tras ser “vandalizado”.

13 de septiembre de 2020

A la indignación y el luto por la muerte de la joven de 18 años Julieth Ramírez en la jornada de protestas del pasado 9 de septiembre se sumó un nuevo hecho. Según denunció la comunidad, el mural que fue pintado en su honor habría sido borrado por la Policía en un intento de censura en La Gaitana, Suba.

El Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, organización defensora de los derechos humanos, aseguró que la Policía de Bogotá, “presuntamente involucrada en el asesinato de Julieth Ramírez, ahora censura el mural que se realizó en su memoria”. La Policía Metropolitana de Bogotá explicó a SEMANA que pintar de nuevo el CAI fue parte de su “recuperación” tras ser quemado. "Según lo manifestado por el señor Comandante de Estación de Suba, la situación obedeció a una recuperación después de haber sido vandalizado, actividad realizada entre comunidad y policía”, dijeron.

Así luce el CAI la Gaitana tras ser pintado por la Policía
Así luce el CAI la Gaitana tras ser pintado por la Policía | Foto: Policía Metropolitana de Bogotá

En la fotografía que circula se ve a varios uniformados cubriendo de nuevo la pared con pintura verde, justo donde estaba la cara de la joven estudiante de psicología e inglés. El mural era una denuncia y señalaba a la Policía como responsable: “Mi nombre es Julieth Ramírez, tenía 18 años hasta el 9 de septiembre cuando decidieron enviarme aquí, al otro lado, a la muerte, porque en Colombia no todos pueden llegar a viejos… Solo caminaba por La Gaitana, cuando una bala disparada por la Policía Nacional atravesó mi cuerpo decidiendo que debería estar aquí y no con mi familia. Nosotros no buscamos la muerte, solo creíamos en una vida mejor. No fue una bala perdida”.

Este mural fue parte de la intervención que hizo la comunidad al CAI de la Policía que el pasado 9 de septiembre ardió en llamas durante las protestas por la muerte del abogado Javier Ordóñez a manos de la Policía. Artistas locales y la comunidad decidieron convertir el CAI incinerado en un centro cultural llamado Julieth Ramírez, en memoria de la joven, y pidieron a las personas que donaran libros para convertirlo en una biblioteca pública.

“Tomamos el CAI porque sabemos que no lo van a recuperar en mucho tiempo, porque está totalmente destrozado, así que con la ayuda de la comunidad han traído libros, pintura y nos están ayudando”, dijo a NotiCentro 1 CM& una artista popular.

La presunta censura del mural ha sido rechazada por líderes políticos. El senador Gustavo Petro sentenció: “Es como si la mataran dos veces”. El edil de Suba Andrés Cortés cuestionó las razones para borrar el mural: “¿Por qué empiezan a borrar el mural por su rostro? ¿Quieren una juventud ciega y muda frente a los casos de abuso de la fuerza?”, escribió en Twitter.

Tuit de Petro
Tuit de Petro | Foto: Tuit de Petro

En la sesión del Concejo de Bogotá, la cabildante Ana Teresa Bernal (Colombia Humana-UP), pidió una reforma a la Policía de manera prioritaria. “Eso no es reconciliación, eso no es ofrecer perdón. Esa no es la manera. Necesitamos de verdad que haya reformas contundentes, la reforma a la Policía. Desde la Colombia Humana nuestra invitación es a que la sociedad se manifieste con la vela, con la cacerola, con la palabra y la acción pacífica”, dijo la concejala, quien además respaldó a la alcaldesa Claudia López.

Este domingo, la alcaldesa invitó a una jornada de reconciliación en Bogotá en la que habrá una celebración ecuménica, un concierto por los jóvenes, una velatón y un cacerolazo desde las ventanas de los hogares. Esto, tras pedir perdón a la ciudadanía en el Concejo: “Primero el perdón, ofrecer perdón por quienes estamos al frente de las instituciones; debimos prevenir que lo que pasó, pasara. No le estoy pidiendo solamente a la Policía que ofrezca perdón, la Alcaldía Mayor de Bogotá, la alcaldesa mayor es autoridad de Policía, le debo un perdón a la ciudadanía”.

La muerte de Julieth Ramírez está por esclarecerse. Su familia dice que ella estaba caminando hacia la casa de una amiga cuando fue impactada por una bala; también están en investigación los casos de las otras nueve víctimas de dicha jornada de protestas.