nación

Narcotráfico y lavado de activos: las sombras de uno de los involucrados en red de corrupción del senador Mario Castaño

SEMANA revela más detalles de la investigación a la que se ha denominado ‘las marionetas’. El expediente es verdaderamente escalofriante y escandaloso.


El senador liberal Mario Castaño afronta uno de los procesos por corrupción más escandalosos de los últimos años en Colombia. ‘Las marionetas’, como se le ha denominado el expediente revelado por SEMANA. En poder de la Fiscalía hay más de 3535 llamadas que dan cuenta del modus operandi de un grupo delincuencial con tentáculos en distintas empresas a su servicio, incluso fachada, para lograr millonarios y jugosos contratos en diferentes regiones del país.

En el expediente, en el que reposan horas de grabación, documentos y más, aparece por ejemplo una empresa denominada Top Ingeniería SAS, a nombre de Santiago Castaño. La Corte Suprema de Justicia, a través de la sala de instrucción, tiene información sobre la manera en la que dicha empresa se quedaba con varios convenios y contratos que terminaba aplicando y ejecutando Castaño, senador que incluso habría maquillado los estados contables para disimular las irregularidades.

Entre 2016 y 2021, dicha empresa habría tenido más de 35 contratos, que suman más de mil cuatrocientos millones de pesos.

Santiago Castaño es una de las piezas clave en la investigación porque, además, se le señala de presuntamente incurrir en lavado de activos y, como si fuera poco, narcotráfico.

Pero Santiago Castaño no es el único testigo y hombre de confianza del senador Mario Castaño. Son en total nueve personas, ya capturadas, que harían parte de la organización, encargada de direccionar de manera irregular miles de millones de pesos de contratos públicos en cinco departamentos del país y que presuntamente habría terminado en los bolsillos de esta red.

Cabe recordar que SEMANA reveló las grabaciones que lo tienen hoy contra las cuerdas y respondiendo en el estrado de la Corte Suprema. No es para menos, Castaño y su banda habrían desfalcado al Estado en por lo menos 60.000 millones de pesos, aunque se cree que la cifra podría ser mayor.

Pero la Fiscalía tiene información sobre otra compañía denominada: Empresa Distribuidora del Pacífico S.A., que opera en Chocó. Tiene 40 contratos estatales que suman casi 400 mil millones de pesos. La Fiscalía le tiene la lupa puesta en varios documentos que evidenciarían que es dueño de la mitad de esa empresa.

Otro testigo es Juan Carlos Martínez, cercano al congresista, a quien los investigadores señalan como su hombre de confianza, ambos se jactan delante de dos mujeres porque se apropiaron de la prórroga de un contrato de licores en el Chocó que, según confiesan, les dejaría utilidades anuales por 15.000 millones de pesos y durante 15 años.

En una de las llamadas reveladas por SEMANA, Martínez les cuenta a las mujeres, a petición del senador, anécdotas en torno a cómo se concretó ese negocio. “Este hijueputa llega, y se va hacer un negocio, y le digo: ¿Mario y qué va hacer? Dijo: no, voy a prolongar lo de licores, eso me deja por ahí de 15 a 20 mil millones por año, y yo: ah hp, ¿y eso por cuánto? Dijo: por 15 años… no, pues… y sale de allá, y le digo: ¿cómo le fue? Y me dijo: bien, hermanito. ¿Y le renovaron eso? Dijo: sí, me renovaron eso y me dieron el tránsito, y yo: eh no joda hijueputa, o sea que usted queda lleno y pide postre”.