Home

Nación

Artículo

Belcy Gómez Murcia
Belcy Gómez Murcia. - Foto: Suministrada a Semana A.P.I

nación

Así le respondió el Gobierno Petro a mujer que entre lágrimas, cartas y audios suplicó clemencia y no ser extraditada a EE. UU.

Se trata de Belcy Gómez Murcia, quien es conocida con los alias de James o La Señora. SEMANA había publicado un audio suyo en el que rogaba que no la extraditaran, también una carta escrita de puño y letra de su hija.

Fría, como solo puede ser la respuesta formal a un derecho de petición, fue la noticia que recibió la extraditable Belcy Gómez Murcia, conocida con los alias de James o La Señora, quien se está jugando sus últimas cartas para evitar ser enviada a cumplir condena en una cárcel en Estados Unidos.

SEMANA había recibido un audio en el que, en medio de sus lágrimas, pide no ser enviada a Estados Unidos. La súplica la hizo argumentando que es mamá, que sus hijos quedarían desamparados y ella también. A este mensaje se sumó una carta escrita por su hija, de tan solo 12 años, quien le ruega para que no la suban a ese avión.

Paralelo a esas conmovedoras solicitudes, su abogado también buscaba frenar la extradición, esta vez con herramientas jurídicas con las que poco o nada logró. Lo único que recibió fue la respuesta formal con una escueta carta del Ministerio de Justicia, firmada por Nicolás Murgueito Sicard, director de asuntos internacionales de la Cartera.

“Se advierte que en el presente caso, la decisión se encuentra en trámite de notificación, luego no es susceptible de ser revisada a través de un derecho de petición. En todo caso, vale destacar que las actuaciones adelantadas se han desarrollado con plena observancia del debido proceso y demás derechos fundamentales”, señala la respuesta.

Los argumentos expuestos en el derecho de petición parecen ser los mismos que fueron publicados en SEMANA, según se desprende de la carta, “nos permitimos dar respuesta a su petición (...) en la cual realiza un recuento de su vida personal, familiar y de los hechos que dieron origen a la solicitud de su extradición a los Estados Unidos de América, y asimismo, solicita al señor presidente de la República, aceptar su acogimiento a la política de ‘paz total’ y el replanteamiento de la ‘política antidrogas’, y, en consecuencia, pide no ser extraditada”.

Sin embargo, este no se trata de un tema emocional, en la práctica la extradición es un requerimiento que está cumpliendo su trámite ajustado a la norma y, tal como señalan desde el Ministerio de Justicia, hay otros mecanismos legales si lo que se pretende es evitar el envío.

“A la fecha de hoy, el Gobierno nacional profirió la Resolución Ejecutiva mediante la cual decidió sobre la solicitud de extradición y se encuentra en trámite de notificación tanto a usted como a su defensor en los términos del artículo 65 y siguientes de la Ley 1437 de 2011. En esta oportunidad, si usted o su defensor lo consideran pertinente, podrán interponer recurso de reposición dentro del término establecido para tal fin”, advierte la respuesta.

La respuesta es clara y casi que corta de tajo cualquier pretensión de evaluar con base en posibles pruebas o aportes su envío a Estados Unidos.

“La extradición es un mecanismo de cooperación judicial que no implica juzgamiento ni análisis de pruebas o hechos en torno a la conducta y que no tiene carácter sancionatorio, pues en su aplicación no se hace juicio alguno sobre la culpabilidad o la inocencia del ciudadano requerido, garantizándose la presunción de inocencia durante el desarrollo del procedimiento”, advierten desde el Ministerio de Justicia.

La petición de una hija

La hija de Belcy Gómez Murcia había rogado en una carta escrita de su puño y letra que señalaba “Mi mamá es de gran apoyo. Ella me brinda amor, cariño y comprensión, yo soy el soporte para ella y ella para mí, ya que soy menor de edad, tan solo tengo 12 años”.

Belcy Gómez Murcia
Belcy Gómez Murcia Carta - Foto: Suministrada a Semana A.P.I

La niña, que al igual que su mamá, estaban pegadas de la nueva propuesta del presidente para evitar la cruda sentencia que significa purgar condena en Estados Unidos, se dirige al mandatario implorando que reconsidere la firma de la extradición.

“Yo, Mónica*, te quiero suplicar de corazón que evites la extradición de mi madre Belcy Gómez Murcia, que se encuentra recluida en la cárcel de El Buen Pastor, en Bogotá. Ya que mi mamá es de gran apoyo en mi vida y la necesito”, escribió la menor de solo 12 años, de quien nos reservamos su nombre por respeto y para la protección de sus derechos.

Mónica le decía a Petro: “Le pido mucha fortaleza a mi madre, porque sé que con su apoyo y su nueva política de cambio algo podemos hacer. Le ruego, señor presidente, que se ponga un minuto en nuestra posición y nos ayude”.

Pese a su corta edad, y consciente de que la propuesta del mandatario de que quienes cuenten la verdad y reparen a víctimas en Colombia no serán extraditados, agregó que “ella está dispuesta a colaborar con la justicia de Colombia, si a ella se la llevan me quedaría imposible visitarla, sin posibilidad de verla en muchos años”.

La súplica de la mamá

SEMANA también había recibido un audio de Belcy Gómez Murcia, ahora arrepentida por la inminencia de su envío a Estados Unidos.

Realmente resulta duro el instante en que, en los cerca de tres minutos que dura el audio en poder de SEMANA, la hoy detenida en El Buen Pastor, a quien apenas le quedan unas horas o tal vez días en Colombia, hace la súplica: “Que se valore nuestra condición de madres cabeza de familias. Hoy acabé de recibir una noticia, que rompe mi corazón y el de mi hija, mi hija menor de edad. Ella misma me dice: madre, no me dejes, por favor, te necesito”.

“Le solicito al Gobierno nacional que (inaudible) de esta petición de mi hija menor. Que me deje clarificar los hechos por las cuales los Estados Unidos se requieren”, pide entre lágrimas.

El audio, que esperaba llegara a las manos del mandatario Gustavo Petro, fue grabado desde su sitio de reclusión, en el pabellón de mujeres extraditables de la penitenciaría de El Buen Pastor y también le pide al ministro de Relaciones Exteriores, Álvaro Leyva, que frene la solicitud del Gobierno de Estados Unidos.

Al parecer, a Gómez Murcia le cayó la noche, las súplicas y ruegos de ella y de su hija no han dado resultado, tampoco, el derecho de petición que enviaron al Ministerio de Justicia, y aunque en el documento queda claro que tiene aún herramientas legales a las cuales apelar, al parecer, su extradición es casi un hecho.