política

¿Quién es Benkos Biohó, el reemplazo de Iván Márquez en el Congreso?

El nuevo senador de la Farc es señalado de ser uno de los responsables de la masacre de Bojayá. Perteneció al Estado Mayor y era uno de los ideólogos. Esta es su historia.


Israel Zúñiga, más conocido como Benkos Biohó -antes, durante y después de la guerra- llegó al Congreso para ocupar la silla de Iván Márquez, después de que el Consejo de Estado decretó su muerte política. Es el nuevo senador de la Farc y el primero que posesiona Lidio García como presidente del Senado. La vida política no le es ajena, se moverá como pez en el agua.

A Benkos lo persiguen los señalamientos públicos que reclaman su responsabilidad en la masacre de Bojayá, aquel 2 de mayo de 2002, cuando una pipeta lanzada por las Farc acabó con la vida de los civiles que intentaban resguardarse del fuego cruzado de la guerrilla y los paramilitares.

Según el Centro de Memoria Histórica, en este enfrentamiento participaron hombres de las Farc de los frentes 5, 34 y 57 del Bloque Móvil José María Córdoba. Durante su vida guerrillera Benkos perteneció a varios frentes: 57, 19, 41 y 34, en donde estaba antes de firmar la paz.

Aunque Benkos se describe simplemente como un “combatiente”, hizo parte del Estado Mayor de las Farc, y en él pesa la responsabilidad de mando. Su verdad la dirá ante la JEP. El 18 de diciembre de 2014 Benkos pidió perdón a las víctimas de Bojayá, junto a Pablo Catatumbo y Pastor Alape, quien tomó la vocería en la iglesia de Bellavista.

La historia de Benkos

Nació en Barranquilla en 1966. Su familia migró allí desplazada durante el periodo de La Violencia (entre el año 46 y el 58) y se asentó en un barrio de invasión en el suroccidente de la ciudad. Su trabajo político inició en 1988, el mismo año en que entró en vigencia la elección popular de alcaldes, en ese entonces hacía parte de un grupo de jóvenes que luchaban por los servicios públicos básicos para el barrio Santo Domingo.

“Mis viejos eran muy amigos de la Anapo, en la casa había una fotografía permanente. Se vio en su momento como algo de avanzaba con referencia al Partido Conservador y del Liberal”, cuenta Benkos.

Consulte: “Fue un grave error haber entregado las armas”: Iván Márquez

Siendo el menor de cuatro hermanos, terminó estudiando en un colegio privado llamado Los Alpes, propiedad del partido comunista, porque sus papás no querían que siguiera los pasos de uno de sus hermanos, quien estudiaba en un colegio público y terminaba en revueltas. “Había que irlo a buscar cuando estaba preso”, asegura.

Después fue a la universidad, y aunque tiene fama de ser médico, asegura que fue asistente de los profesores de muchas carreras, aprendió desde sociología hasta medicina. Allí combinó el movimiento estudiantil con la actividad política de su barrio.

Cuando entró a las Farc lo asignaron al frente 19, relativamente cerca a la Sierra Nevada, y a finales de los 90 lo trasladaron para Chocó, justo durante el inicio del paramilitarismo. “Llego como un agente de acción política y organizativa”, asegura Benkos.

Sus funciones de ideólogo se mantuvieron. Cuenta que todos los días en el campamento había dos horas de formación en un aula improvisada donde escuchaban el resumen de las noticias y estudiaban.

Al llegar el proceso de paz, Benkos, como miembro del Estado Mayor, participó en las conversaciones de La Habana para “que se viera reflejado en los acuerdos la cuestión étnica”. No en vano, él se autodenominó Benkos, como el líder palenquero de la Matuna y de los Montes de María. “Yo estudié en un colegio de comunistas, y había un profesor que es el primer hombre que escribe sobre Benkos en este país. Cuando llego al frente reivindico el nombre y me lo postulo”, dijo el senador de la Farc. Su nombre hace referencia al líder cimarrón Benkos Biohó, que a comienzos del siglo XVII lideró la revolución de San Basilio de Palenque.

En sus primeras palabras como congresista Benkos defendió a Iván Márquez, a quien considera todavía parte del proceso de paz pese a que no le ha cumplido a la JEP, y aseguró que hay que "pasar del combate al debate". Él es considerado del ala dura de la Farc, sin embargo sus compañeros de congreso tienen las expectativas de que su radicalismo ideológico no sea obstáculo para que desarrollo las responsabilidades que otros, como los senadores Sandra Ramírez y Carlos Antonio Lozada, o el representante Marcos Calarcá, han asumido con las condiciones del acuerdo.