redes sociales

“Usted está sufriendo lo que yo sufro todos los días”: Gustavo Petro conoció a su tocayo brasileño Gustavo Petró

El comunicador y amante de los videojuegos no negó que siente temor al recibir tantas amenazas.


En Brasil vive un hombre de aproximadamente 40 años de edad, de tez blanca y una poblada barba. Aunque todos estos parecen de un hombre común, con un trabajo, una familia y un hogar, lo cierto es que no tiene nada de normal y gracias a su nombre no ha podido vivir una vida totalmente en paz: se llama Gustavo Petró.

Solo una tilde lo diferencia de Gustavo Petro, exalcalde de Bogotá, senador de la Colombia Humana y ahora aspirante presidencial no sin dejar a un lado que sin duda alguna es uno de los hombres más polémicos del país.

Petró es un hombre que vive en Brasil y que habló en el programa de Caracol, Los Informantes, sobre cómo ha sido su vida gracias a ser el tocayo del líder de la oposición del Gobierno nacional.

“Cómo desearía estar en Colombia ahora para ver el programa de Informante. Quería ver el informe con @petrogustavo. Quien esté ahí, mira y dime lo que piensas”, trinó el brasileño.

Aunque el brasileño insiste en que está cansado de recibir cientos de mensajes en los que lo culpan de todo lo que pasa en Colombia, mensajes provenientes de personas que quieren referirse realmente al senador, tuvo un amistoso encuentro con su homónimo a través de una llamada virtual en la que compartieron varias experiencias.

Mucho gusto conocerte, Gustavo… señor Petro, perdón. Debe ser muy duro ser usted”, empezó saludando el brasileño que, contrario al exalcalde de Bogotá, está lejos de la política de su país y muy cerca del periodismo de tecnología y los videojuegos, además de su pasión por el fútbol.

La reunión continuó contando varias anécdotas, como por ejemplo un curioso seguidor que tiene el brasileño Petró y se trata del expresidente de Estados Unidos Barack Obama. Petró asegura que tiene este seguidor en sus redes sociales porque Obama lo confunde realmente con el aspirante presidencial.

“De pronto a él le gustan los videojuegos”, respondió entre risas el congresista, y continuó: “Habría que enviarle un mensaje, porque yo sí quisiera que Obama me siguiera”, enfatizó.

Petro no desaprovechó para meterle política a la conversación y manifestó: “Usted está sufriendo lo que yo sufro todos los días. A usted lo deben haber amenazado de muerte, deben haberle dicho groserías de las peores que se pueden escuchar. […] Tenemos una división del trabajo, a usted le mandan los malos [comentarios] y yo me quedó con los buenos”, dijo el exalcalde de Bogotá.

Asimismo, el senador le preguntó a su tocayo sobre sus inclinaciones políticas y, aunque él evitó decir si era de derecha o izquierda, se proclamó progresista, cosa que le gustó al líder de la Colombia Humana. El senador, quien ha asegurado en varios escenarios que ganará las elecciones, invitó al brasileño a su “posesión”.

Gustavo Petro Instalación Congreso de la República
“Usted está sufriendo lo que yo sufro todos los días”: Gustavo Petro conoció a su tocayo brasileño Gustavo Petró - Foto: Catalina Olaya

Como se sabe, las redes sociales están plagadas de homónimos, o sea personas que tienen uno o dos nombres iguales, e incluso con sus mismos apellidos. Un fenómeno bastante común, teniendo en cuenta que existen 30 países que hablan español en el mundo, más del 70 % en Latinoamérica, donde nombres como Juan, María, Pedro, Sandra, son bastante comunes.

El problema es que los homónimos suelen ser fenómenos que trascienden de lo anecdótico a lo conflictivo, cuando el “Tocayo” tiene deudas, conflictos con otras personas, lo busca la justicia o en el caso del senador Gustavo Petro, que tiene un nutrido grupo de detractores y perseguidores en internet.

Todos los días en las redes sociales se leen miles de mensajes con insultos y descalificaciones contra Gustavo Petro, y la mayoría son etiquetados con su cuenta oficial de Twitter: @petrogustavo. Aquí es donde entra en juego la desgracia de ser homónimo, pues es un periodista brasileño el que se lleva al menos la mitad de esos improperios.

@gustavopetro es la cuenta de este joven brasileño comunicador, quien en realidad se llama Gustavo Petró (con tilde en la ó) y trabaja en G1, un sitio de noticias en las internet que se dedica a hacer reseñas de videojuegos y tecnología.

No es de extrañar que muchos despistados no se fijen correctamente a la hora de etiquetar la cuenta del político colombiano, que se escribe al contrario de la de Petró.

Al principio no le afectaba, pues las diferencias idiomáticas hacían que desestimara la mayoría de mensajes que recibía en español. Recientemente, sobre todo desde el inicio del paro nacional en Colombia, los insultos y acusaciones de todo tipo contra el líder de Colombia Humana se han incrementado, lo que ha terminado inundando las redes sociales del Petró brasileño, quien ya se encuentra abrumado.

¡Pero todos los días es esto ahora! ¡Soy culpable de todo!”, se puede leer en español el mensaje escrito el pasado 23 de julio de 2021 en la cuenta oficial del comunicador. Gustavo Petró, el de Brasil, está realmente cansado de ser el tocayo de uno de los hombres más importantes y controversiales de América.