antetitulo

CNE dio luz verde al registro de Voces de Paz

Con tecnología de punta y sin costo para sus usuarios, Cúcuta implementa un innovador sistema de semaforización en 132 cruces viales.


El orden del tránsito en una ciudad, y más cuando se trata de una capital, puede afectar sus dinámicas y el comportamiento de sus habitantes. Y en Cúcuta, corazón del departamento de Norte de Santander, ese orden se encontraba bastante perturbado debido a que la red semafórica no había sido renovada desde hace más de 40 años, lo cual causaba, a la vez, deterioro en la cultura vial. “Como son semáforos tan antiguos y los bombillos que utilizaban no estaban diseñados para tener intermitencias, se fundían. Eso resiente la forma de conducir de las personas y genera caos vehicular”, asegura Didier Rodríguez, asesor jurídico de Servicios de Tránsito y Movilidad de Cúcuta.

Pero las cosas han cambiado. Desde 2017, Cúcuta adelanta un proceso de modernización de la red semafórica que, como ciudad pionera, decidió apostarle a un modelo novedoso a nivel nacional con tecnología española. Uno de sus beneficios es el cero costo que la renovación representa para la ciudadanía y el municipio, puesto que proviene en su totalidad de recursos privados. Adicionalmente, con el fin de agilizar los trámites y garantizar la seguridad de los documentos de los propietarios de vehículos, se han renovado las instalaciones de las oficinas de tránsito, que ahora cuentan con 720 metros cuadrados. La inversión total alcanza los 19.000 millones de pesos.

La alta tecnología de los equipos utilizados en la renovación de la red incluye contadores para conocer el tiempo de cambio entre un color y otro, esto permite a las autoridades de tránsito manejar los tiempos de desplazamiento de la ciudadanía que, a su vez, cuenta con barras de piso y semáforos peatonales.

Por otra parte, con la tecnología utilizada en los dispositivos de control de tráfico, las autoridades pueden verificar si el conductor cuenta con los documentos obligatorios del Soat y la revisión técnico-mecánica, que son imprescindibles para que un vehículo pueda circular por las vías de la ciudad.

El proyecto, cuyo objetivo es mejorar la cultura vial, la organización y desarrollo de la ciudad, concluirá en el primer semestre de 2021. A corte de junio del presente año ya había 34 puntos ‘semaforizados’, cifra que para diciembre alcanzará los 42, es decir, casi el 50 por ciento de la renovación.