Tendencias

Home

Bogotá

Artículo

Joven denuncia agresión en un bus del TransMilenio, al parecer, por su condición sexual.

nación

“Le incomodó compartir bus con un marica”: víctima de agresión en TransMilenio cuenta detalles del angustioso momento

Según el afectado, fue golpeado, lo escupieron y no encontró apoyo de las autoridades del sistema.

Un nuevo hecho de violencia se presentó en TransMilenio, esta vez contra un miembro de la comunidad LGBTI, que denunció, a través de sus redes sociales, que fue objeto de golpes, escupitajos, insultos y la indiferencia de los demás pasajeros del articulado.

Camile, como se identifica en su cuenta de Twitter, narró en varios trinos lo que sucedió el pasado 20 de septiembre mientras se dirigía a su universidad en un bus que cubría la ruta H13.

En dialogo con SEMANA, Camile aseguró que la agresión se dio durante el recorrido del bus entre el Portal Norte y la estación Calle 142, lugar donde el agresor se bajó del bus. El afectado indicó que desconoce qué habría motivado el ataque, pero cree que obedeció a su condición sexual.

“La forma como el personaje me vio, supongo que el hecho de mi existir. Pienso que se indignó que tuviera que compartir bus con un marica”, dijo Camile, quien aseguró que nadie hizo nada para evitar que se cometiera la agresión.

Según señaló, un sujeto comenzó a gritarle “insultos homofóbicos” antes de agredirlo físicamente dentro del articulado. “Maric..., put..., qué asco los gais, loca hijue...” fueron los insultos que Camile recibió.

El agredido aseguró en su relato que intentó hacer caso omiso a las malas palabras y a los comentarios subidos de tono de los que era objeto; sin embargo, debido a que el agresor continuaba y hablaba cada vez más fuerte, decidió ponerle atención a lo que le estaban diciendo. En ese momento el sujeto que lo ofendía comenzó a escupirlo.

“Y que cada vez me miraba con más odio, decidí bajar el volumen y poner más atención a lo que estaba pasando; efectivamente, seguía y seguía, por lo que decidí levantar el celular para empezar a grabar, cuando de la nada me empieza a escupir desde donde estaba, su saliva me cayó en las manos, en la ropa, afortunadamente llevaba tapabocas. Como me empezó a escupir, bajé el celular y no intenté grabar, pero el tipo no paraba, me escupió siete veces, mientras la gente que iba en el bus solo miraba la escena con asco. Mi cuerpo entró en pánico”, dijo Camile en varios de sus trinos.

Camile aseguró que, aunque intentó grabar, debido a las agresiones que sufrió decidió dejarlo de hacer; en medio de todo lo que sucedió, buscó apoyo de la Policía del sistema, pero no tuvo éxito.

Justo cuando lo hacía, el victimario, indica Camile, lo tomó del pelo y lo lanzó contra uno de los pasamanos del bus, ocasionándole un golpe a la altura de su oreja; la escena se complicó cuando el hombre se bajó del bus y rompió el vidrio que estaba justo detrás del agredido. Los vidrios cayeron sobre su cabeza.

La víctima dijo que, pese a lo sucedido y al hecho violento, nadie le ayudó y que incluso hubo comentarios desobligantes de algunos pasajeros que estaban en el bus: “Para qué se visten así”, fue la expresión de uno de los pasajeros.

“Mientras revisaba que no les hubieran pasado y estando medio inmóvil del susto y el golpe, el tipo se mueve hacia la puerta de nuevo (siento el verdadero terror), se baja del bus, y ya desde la estación rompe el vidrio que está detrás de mí y todos los pedazos me caen encima; me levanto asustado, el bus cierra las puertas y arranca”, escribió Camile en Twitter.

Camile, en medio de su relato, asegura que sintió pánico y que cuando llegó a la universidad lloró por la impotencia y la rabia que sintió luego de lo sucedido; en su redes sociales aclaró que está bien, que lo sucedido no pasó a mayores en el plano físico, pero aprovechó para pedirle a la alcaldesa Claudia López acciones que mejoren y garanticen la seguridad de las personas que utilizan el transporte público de la ciudad.

En su petición, también señaló a TransMilenio por la “negligencia” del sistema, el cual calificó de “obsoleto, inseguro, ineficiente”; además, resaltó la poca solidaridad de la ciudadanía, que al ver lo que estaba sucediendo no hizo nada: “Lo que más me dolió fue la indiferencia de la gente”.

No es la primera vez que le pasa

Camile le contó a SEMANA que en distintas ocasiones ha sido víctima de agresiones verbales y físicas; afirmó, además que en el momento en el que ha buscado ayuda de las autoridades locales, no ha sido bien recibido; incluso, señaló que la actitud de las autoridades tiende a “normalizar” este tipo de hechos violentos en la ciudad.

“Ya me ha pasado en otras ocasiones en las que me han hecho comentarios homofóbicos y cuando voy a la Policía me dicen: ‘nada que hacer, siga su camino, aléjese de la persona que lo agredió'”, narró Camile.

Por último, aseguró que desde la Alcaldía se comunicaron con él para iniciar un proceso que permita entablar las denuncias correspondientes por estos hechos de violencia y discriminación.