ÚLTIMA HORA flecha derecha

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2018/02/05 08:20

    Diomedes

    Diomedes no solo sería así el gran representante de esta música sino, de contera, de la cultura vallenata: si los dioses son hechos a imagen y semejanza de sus fieles y Diomedes es el Zeus del olimpo vallenato, es porque el resto de vallenatos somos idénticos a él. Eso es lo que se lee de ese “homenaje”.

COMPARTIR

Hay en el Largo do Chiado, en Lisboa, un bronce de Pessoa de tamaño natural: Pessoa sentado en una silla pegada a una pequeña mesa junto a otra silla vacía en la que medio mundo se sienta a fotografiarse, una idea muy turística en tiempos de Instagram. Alguien en Valledupar se copió e hizo exactamente lo mismo con Diomedes Díaz. Pero, claro, Diomedes está muy lejos de ser Pessoa. Para colmo, la estatua de Díaz ya es, en sí, una burla: aquello es un esperpento, un homenaje a la vulgaridad.

Antes de continuar vale decir que la grandeza musical de Diomedes no tiene discusión, pero una cosa es el cantante, de quien no habla esta columna, y otra el personaje. Y como ni muerto deja de causar polémica, es el personaje el que por estos días está causando disgustos en Valledupar. Dicen las autoridades que es “una de las esculturas más visitadas en América Latina”, un comentario harto provinciano por supuesto. He pasado por allí a diversas horas del día y nunca he visto a veinte personas aglomeradas a su alrededor. Digamos treinta, para exagerar igual a como hacen las autoridades vallenatas. Pero vamos al caso.

En el cementerio Pere Lachaise, en París, está enterrado un periodista llamado Victor Noir. Sobre su lápida hay el bronce de un hombre acostado en el que sobresale una protuberancia en sus pantalones, lo cual llevó a algunas mujeres a convertir aquello en un símbolo de fertilidad, y de tanto acariciarlo justo allí se ha desgastado. En Valledupar pasa igual: Diomedes es el gran cabro que las embaraza a todas. Esa idea les encanta y por eso son más las mujeres las que acuden a tomarse estas fotos jugueteando obscenamente con él porque para el machismo y la misoginia nacional él fue siempre lo que ellas quisieron que él fuera, ¡así las matara!

Diomedes solía bromear con la frase ¡Con mucho gusto! Era su manera de decir Me importa un carajo. Sabía que, hiciera lo que hiciera, era aplaudido. “La inmortalidad es el juicio eterno”, escribió Kundera. De modo que otra lectura de lo que está sucediendo con esta estatua es esta: estas fotos son también una pequeña venganza contra ese personaje que al final se salió siempre con la suya. Los turistas ridiculizan el machismo exacerbado, la misoginia, la burla a la justicia que él representa. ¿Por qué se escandalizan entonces? En cualquier caso él estaría feliz de seguir siendo lo que era. Que vayan más mujeres y se tomen más fotos: es el homenaje a ese sátiro que por igual odian o idolatran.

El problema es otro.

El monumento está situado al centro de una glorieta llamada Parque de los juglares en la que a lado y lado del cantante hay un mínimo homenaje a los grandes valores del vallenato, es decir, a los juglares que lo antecedieron a él, los que hicieron de una música local la música nacional. El mensaje de quien lo diseñó (y de las autoridades que le compraron la idea) es claro: ni Escalona ni Leandro ni Emiliano ni Lorenzo ni Alejo ni Pitre ni Bolaños son tan valiosos e importantes como Diomedes y por eso todos ellos, alrededor, le rinden pleitesía como una corte a su rey. Y esto sí que es una gran burla, pero al folclor de Valledupar. ¿De veras él merece estar al centro del protagonismo antes que los realmente grandes?

Diomedes no solo sería así el gran representante de esta música sino, de contera, de la cultura vallenata: si los dioses son hechos a imagen y semejanza de sus fieles y Diomedes es el Zeus del olimpo vallenato, es porque el resto de vallenatos somos idénticos a él. Eso es lo que se lee de ese “homenaje”.

@sanchezbaute

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 0

PORTADA

¡Rebeldes con canas!

La estricta cuarentena para los mayores de 70 años tiene la rebelión de las canas al rojo vivo. ¿Había otra opción?

04

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1987

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.
paywall