opinión

Julio Londoño Paredes
Julio Londoño Paredes, excanciller de Colombia y especialista en temas de fronteras y límites de Colombia, posa el martes 26 de enero de 2016, en Bogotá. Foto: Carlos Julio Martínez / SEMANA - Foto: Carlos Julio Martínez

Crónicas sobre posesiones presidenciales

Se ha anunciado que la de Petro será con conjuntos musicales, ferias, fiestas y centenares de invitados especiales. Seguramente, el mandatario estará presente en alguno de los eventos.


Por: Julio Londoño Paredes

La posesión de los mandatarios genera siempre expectativas en la opinión pública, empezando porque el que se posesiona muchas veces lo hace con una parafernalia particular.

Se ha anunciado que la de Petro será con conjuntos musicales, ferias, fiestas y centenares de invitados especiales. Seguramente, el mandatario estará presente en alguno de los eventos.

Cuando Clinton se posesionó en su primer mandato, asistió a muchos festejos. En todos y cada uno bailó con Hillary (bailaban en ese entonces) y tocó saxofón, que era una de sus desconocidas habilidades.

El presidente Betancur rompió la tradición del saco leva y, luego de la imposición de la banda presidencial, salió a la plaza de Bolívar y “se posesionó ante el pueblo”. Miles de palomas blancas fueron soltadas como el propósito de su gobierno: la paz.

En la posesión de Carlos Andrés Pérez, en su segundo mandato, se hicieron todo tipo de festejos y comilonas. Su amante estaba presente. En Venezuela se dijo que no era una posesión, sino una “coronación”.

Evo Morales se posesionó en las ruinas de Tiawanacu, con cientos de invitados, cerca del Lago Titicaca. Vestía un manto aimara y plumas en la cabeza, mientras que un chamán le entregó un bastón de mando hecho con cabezas de cóndores.

Estos son algunos aportes para un discurso de posesión:

  • “La honradez y la economía deben presidir las funciones oficiales, especialmente las que se relacionan con el manejo de la hacienda pública…” (Carlos E. Restrepo, 7 de agosto de 1910).
  • “La paz merece atención especial en esta hora en que debe ser empeño de todos relegar al pasado remoto todo lo que fue elemento de perturbación… y encargarlo de enterrar sus propios muertos” (Pedro Nel Ospina, 7 de agosto de 1922).
  • “Si alguna reforma es necesaria, intentar es la relativa al Poder Judicial” (Miguel Abadía Méndez, 7 de agosto de 1926).
  • “Hay que ir disminuyendo en los colombianos la inclinación de odiarse entre sí para sustentar sus propósitos de predominio político” (Alfonso López Pumarejo, 7 de agosto de 1934).
  • “No quiero incurrir en la ilusión de creer que bastará enmendar la Constitución para que las eventuales reformas queden consumadas” (Carlos Lleras Restrepo, 7 de agosto de 1968).
  • “La revitalización de las instituciones compete en inmensa parte a la magistratura, porque el vicio no se detuvo en los umbrales de la Casa de la Justicia, sino que penetró en ellas y en el sagrado recinto de los estrados y causó un efecto desbastador” (Laureano Gómez, 7 de agosto de 1950).
  • “La voz de las mujeres será escuchada con respetuoso acatamiento por un gobierno que aspira a tener su más vigoroso sostén en los hogares colombianos…” (Eduardo Santos, 7 de agosto de 1937).
  • “Es claro que el gobierno tendrá que ser como toda la nación, pero más aún que ella, ejemplarmente austero” (Alberto Lleras Camargo, 7 de agosto de 1958).
  • “Al hablar de obras de progreso, me asalta el temor de que la lentitud en su ejecución y el incumplimiento por parte de los contratistas son la causa de su escaso rendimiento y de sus costos exorbitantes” (Guillermo León Valencia, 7 de agosto de 1962).
  • “Quiero hacer especial referencia a nuestras relaciones con Venezuela… durante mi mandato espero que se cumplirá satisfactoriamente otra vieja aspiración… erradicar todos los motivos de discordia y desavenencia” (Alfonso López Michelsen, 7 de agosto de 1974).
  • “La erosión de los suelos, la destrucción de los bosques con su cortejo de inundaciones y sequias, la contaminación del aire y de las aguas, obliga a pasar a la acción de su enfrentamiento y soluciones” (Belisario Betancur, 7 de agosto de 1982).
  • “La pobreza extrema no puede aceptarse como una consecuencia inevitable de las desigualdades naturales entre los hombres” (Virgilio Barco. 7 de agosto de 1986).
  • “Esperamos preservar con los Estados Unidos un diálogo de cooperación sobre una base de respeto mutuo” (César Gaviria, 7 de agosto de 1990).

Sin comentarios…

(*) Decano de la facultad de Estudios internacionales, políticos y urbanos de la Universidad del Rosario.