opinión

Columna de Uriel Ortiz Soto.
Columna de Uriel Ortiz Soto. - Foto: Semana.com

Acertada decisión de la Corte Constitucional

Por norma constitucional el presidente de la república es el abanderado de la paz en todo momento y en todas las instancias de la vida nacional.


Por: Uriel Ortiz Soto

Mal podía el presidente sancionar el estatuto de la JEP dejando a las víctimas del conflicto armado en desventaja para ser resarcidos en sus daños y perjuicios causados por los hoy exguerrilleros de las Farc que, si bien se han reincorporado a la vida civil, tienen un prontuario delictivo nada despreciable, y que, con las objeciones hechas, tendrán que ponerse serios y cumplir con las citaciones que el alto tribunal de la JEP les imponga.

En consecuencia, la decisión de la Corte Constitucional de dar vía libre al Congreso de la República para tramitar las objeciones presentadas por el presidente Duque a la Ley Estatutaria de la Jep es la más acertada.

Se abre entonces un interesante debate nacional para que Colombia, que se encuentra dividida entre los participantes del Sí y del No, como consecuencia del plebiscito de finales del 2016, acorten distancias y miren una sola causa por la Colombia que todos queremos.

Es claro que en esta contienda no deben quedar ni vencedores ni vencidos. Todos los amantes de la paz, la reconciliación y la no repetición, debemos enarbolar una sola bandera: la de la justicia que nos llevará a que las víctimas reciban de sus victimarios las indemnizaciones morales, económicas y sociales; sino con perdón y olvido, que por lo menos quede la tranquilidad de conciencia del deber cumplido entre las partes.    

Dentro de la opinión pública nacional e internacional existió bastante temor que el alto tribunal hiciera caso omiso de estas objeciones, las regresara al presidente para su obligatoria sanción, donde indudablemente se produciría un choque de trenes con las consecuencias lógicas de polarización para el país. Grave perjuicio para las víctimas y las posibles consecuencias de orden público que esto conllevaría.

Quienes desde un principio respaldamos las objeciones del señor presidente esperamos confiados que en el Congreso de la República se haga un debate sobre este particular, con altura, pero sobre todo con la responsabilidad que ello requiere. No se puede mancillar la paz con argumentos pueriles de inconveniencias políticas, este es un tema de mucha monta e importancia para el País.

Esperamos que los señores exjefes de las Farc, cumplan con las citaciones hechas por las JEP, a la fecha están quedando muy mal.

urielos@telmex.net.co