Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 1999/09/06 00:00

    LA ALEGRIA DE LEER

COMPARTIR

En las encuestas hay que creer un poquito, rechazarlas en su conjunto, como una
interferencia democrática, y reírse y gozarlas en buena medida, por sus incongruencias, sus
comparaciones incomparables y por más de una situación ridícula en que colocan a las personas y
a las instituciones.Ellas, por supuesto, se toman en serio y de ellas aparece unaficha técnica _en letra
de edicto_, donde se habla de universos, de muestreos polietápicos (¿ o polihepáticos ?), de
márgenes de error, etc. Y sobre todo, se menciona que han entrevistado a 511 colombianos adultos, de
los cuales se puede inferir _porque es suficiente_ el sentir de 38 millones de habitantes de este país,
incluido el Sagrado Corazón.
Tomemos como ejemplo la napoleónica muestra que contrató el diario El Tiempo para medirle el
aceite al gobierno de Andrés Pastrana y concluir _después de su alegre lectura_ que va por mal
camino. Hay de todo. Cosas inefables como que el ex presidente López es más antipático que el
Banco de la República, pero menos que los sindicatos o que el Congreso. Faltó que en la lista
compararan a 'Jojoy' con el Fondo Monetario Internacional.
Uno de los graves _gravísimos_ inconvenientes de la encuestología es que sólo resultan aceptables
para el juego democrático los personajes conocidos, sin que importe mucho la razón por la cual son
conocidos. Yo pienso que si se incluyera a Jorge Barón Televisión (éste parece un segundo apellido),
superaría al mismo Rosso José Serrano, imperturbable hasta ahora en el primer lugar de la simpatía
popular, aunque por razones muy distintas de las convocatorias que hace Barón cada 15 días en los
nuevos departamentos del oriente colombiano.
Nunca han tenido los políticos un tropiezo mayor en sus afanes que éste de los sondeos de opinión,
manejados, cuando no manipulados, por dos o tres personas, verdaderos electores de nuestro tiempo.
A propósito de Tiempo, este periódico ya midió con su vara el gobierno de Pastrana y lo rajó, como
hacen todos ahora, con un promedio de 2,5, sobre cinco, cuando aún pudiera dársele otra lectura al
resultado.
Es un registro acertado que la popularidad de Pastrana hubiera caído dramáticamente a partir
de febrero de este año. Para Lorenzo, esto tiene mucho que ver con el episodio de la silla vacía del
Caguán. La actitud del Presidente frente a ese desaire, que fue visto internacionalmente, desalentó a la
opinión. Y es un
hecho que los desafueros violentos le han bajado puntos al gobierno, porque la gente quiere secretamente una
reacción armada, lejos, eso sí, de su entorno. Y esto no debiera celebrarse. Como tampoco es equitativo
cobrarle al Presidente su extremada paciencia, cuando el propio jefe de la oposición le pide que la
mantenga.
Con todo, si se suman los porcentajes de quienes consideran la tarea del mandatario como excelente
(que son muy pocos), o como buena o aceptable, el total es del orden del 52 por ciento. Pero nunca va a
decirse, y menos en un diario liberal, que la mitad más uno de los colombianos, esto es, que la mayoría
absoluta del país, piensa que Pastrana va más o menos bien. Por el contrario, el título que corresponde es el
de: Se rajó el presidente o Va por mal camino. Porque 50, mitad de ciento, raja a un escolar, pero 51 elige
democráticamente .
Quiero decir que las encuestas no sólo son manipuladas, al articular las preguntas y al buscar tan
extraños y escasos 'universos', sino que su lectura, sobre todo su alegre lectura, da para lo que se quiera,
según el medio de información y su propia tendencia política.
Muy divertido resulta, para dar un ejemplo final, que el doctor Serpa Uribe, a quien pudimos ver en su
despacho familiar, al lado de un hirsuto bronce de su propia y vera effigies, y quien considera un fiasco a los
demás mortales, tenga un menor índice de favorabilidad que el propio Víctor G. Ricardo y sobre todo una
mayor antipatía pública. A Victorgé lo 'odia' el 35 por ciento de los entrevistados, mientras que al jefe
único del Partido Liberal colombiano lo rechaza el 55 por ciento.
Más demoledores que las propias encuestas han sido los titulares de los grandes diarios (incluido el de la
cervecería, por supuesto), que rajan al Presidente, cuando las cifras, todo lo manipuladas que puedan ser,
consideran aceptable su tarea en un 52 por ciento.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com