Home

Opinión

Artículo

Alberto Donadio  Columna

Opinión

La carta de Olmedo

Todos los Gobiernos en Colombia son iguales, ineptos y ladrones. Los ingenuos y cándidos que pensaban que un Gobierno de izquierda iba a ser distinto no pueden negar que Olmedo López es el Abudinen de Petro.

Alberto Donadio
2 de marzo de 2024

Es de antología la carta de renuncia de Olmedo López, director saliente de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD). Este individuo no sabe escribir, no sabe redactar, no sabe poner tildes, no sabe usar las mayúsculas. ¿Cómo le dieron el título de economista en la Universidad Autónoma Latinoamericana? Esta es la carta:

Señor Presidente

DR. Gustavo Petro Urrego

E.S.M.

Cordial Saludo

De antemano agradezco el gesto de confianza que tuvo usted desde su dignidad para con este servidor en acompañarlo en el proyecto de transformación del Estado que preside.

He tomado la decisión de presentar renuncia irrevocable a mi cargo, para que los cuestionamientos que hoy enfrento no enloden las banderas anticorrupción que este proyecto político empuña.

Tengo la plena certeza y la convicción que demostraré con creces mi actuar transparente, en cada una de las acciones, quizás mi falta de experiencia en lo público fue mi gran debilidad, pero no así la capacidad de restablecer derechos a los damnificados y llevar esperanza de vida a los niños Wayuu, con el agua en la guajira.

Que llegara el agua a la etnia indígena más grande de Colombia, los Wayuú, y la esperanza del retorno de los 254 mil campesinos y campesinas, sujeto de derechos, que se vieron beneficiados con tierras fértiles para cultivar en la zona de la Mojana debido al corte de flujo de agua del Río Cauca a la altura de Caregato; los llevaré siempre en mi corazón.

Con la frente en alto, y lleno de gratitud, Olmedo López Martínez ***

Que no tiene experiencia en lo público, dice. Pero él mismo señala en su hoja de vida que trabajó 31 años en el sector privado en Antioquia. En la Corporación de Sistema de Comunicación Comunitaria El Palmar, de Itagüí, fue gerente durante nueve años. En Productora Ecovid, de La Estrella, fabricante de jabones y detergentes y preparados para limpiar y pulir, así como perfumes y preparados de tocador, fue asesor de gerencia.

¿Acaso en el sector privado es aceptable firmar un contrato con una empresa cuya dirección es una casa desocupada? A una casa desocupada en Cúcuta corresponde la dirección de la empresa a la cual Olmedo le compró los 40 carrotanques por casi 50.000 millones de pesos. Este escándalo nauseabundo es similar al de Centros Poblados, en que la garantía bancaria del contrato resultó falsa. No la había expedido el Banco Itaú, como constaba en el expediente del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones. Los funcionarios del ministerio no verificaron.

Olmedo López afirma que demostrará con creces su actuación transparente. En 2021, la ministra Karen Abudinen al renunciar por Centros Poblados afirmó algo parecido: “Seguiré poniéndole la cara al país y continuaré en esta lucha por mi defensa y por esclarecer esta corrupción contra el Estado”. Olmedo López tiene la osadía de reivindicar la llegada del agua a La Guajira y la solución del problema de tierras en La Mojana. En el mismo tono, Karen Abudinen afirmó: “Desarrollé una incansable labor. Las obras y proyectos emprendidos trascenderán en el tiempo. Hemos conectado a 342 mil familias con internet fijo subsidiado, iniciamos la entrega de 340 mil sim cards a jóvenes y mujeres emprendedoras”. Es decir, nos piden que les demos las gracias por su gestión. Todos los Gobiernos en Colombia son iguales, ineptos y ladrones. Los ingenuos y cándidos que pensaban que un Gobierno de izquierda iba a ser distinto no pueden negar que Olmedo López es el Abudinen de Petro.

Si hubo un peculado con la compra de unos carrotanques, que no implicaba la construcción de obras, sino girar unos cheques, ¿puede alguien creer que el Gobierno Petro logrará construir los 2.000 Centros de Atención Primaria en Salud que ha prometido como pieza central de la reforma que defiende a capa y espada?

No basta que el secretario de Transparencia denuncie penalmente a Olmedo López. El Gobierno está obligado a cumplir lo que Petro prometió en su programa de gobierno: “Recuperaremos los dineros públicos, derrochados por la corrupción y la ineficiencia”. A menos que esa promesa la haya redactado Olmedo López.