Home

Opinión

Artículo

MARIA ANDREA NIETO Columna Semana

Opinión

La Petroconstituyente

¿Qué va a hacer Petro con más de 10 millones de colombianos que no votaron por él y que hoy son la oposición a su Gobierno? ¿Obligarlos al exilio, como los 8 millones de venezolanos?

María Andrea Nieto
20 de abril de 2024

La huida de 8 millones de venezolanos de la dictadura que los oprime ha sido el acto de protesta y de oposición silenciosa más importante y dramático del siglo XXI en contra del sistema castrochavista que impusieron Hugo Chávez en 1999 y que continuó Nicolás Maduro hasta nuestros días.

Atentando a la democracia en el gobierno Petro contra la Constitución del 91  | SEMANA

Según la Agencia de la ONU para los refugiados, Acnur, esta es la segunda mayor migración de seres humanos del planeta en pleno siglo XXI, después de la siria, y la mayor que se ha dado en el continente americano. Los venezolanos prefirieron morir de hambre, frío y en la selva del Darién, buscando la libertad, antes que quedar esclavos de una dictadura que destruyó la democracia y la economía de uno de los países más ricos del mundo.

Colombia recibió a 2,5 millones de ellos y ha sido testigo de primera línea de la debacle de ese país. Tristemente, hoy el presidente colombiano, admirador de Hugo Chávez y alcahueta con la dictadura de Maduro, está llevando a nuestro país por los senderos de esa catástrofe con las reformas al sistema de salud, pensional y laboral que solo buscan la destrucción del aparato productivo, la clase media y la inversión de los valores de la sociedad. Sí, hoy los “buenos” de la historia, según el petroverso, sus áulicos y bodegas virtuales son los exterroristas de las Farc, los del M-19, los exparamilitares que le gustan al régimen y los narcofuncionarios corruptos de los Gobiernos de Venezuela y de Cuba que desfalcaron a sus respectivos países. Pero como la sociedad colombiana se ha resistido a la imposición de esos modelos fracasados, Petro ha convocado, en su segundo año de gobierno, a una asamblea nacional constituyente con el fin único de perpetuarse en el poder.

El problema que tiene Petro es que la Constitución de 1991, con la que dijo que iba a gobernar en campaña y sobre la que juró cumplir y hacer cumplir la ley el día de su posesión, ahora no le sirve. Por eso se inventó que supuestamente el pueblo colombiano se está movilizando porque, según él, se volvió a dar cuenta de que necesita un “cambio” en el “cambio”.

De tal suerte que la petroconstituyente no se hará según lo que establece la carta magna de 1991 porque el presidente se pasará por la faja ese diseño, auténticamente progresista, y se inventará un decreto bajo un estado de excepción o de emergencia, para terminar convocando al “pueblo” que le hace caso.

De hecho, en entrevista con el director de Noticias RCN, Manuel Acevedo, osó decir que el pueblo que decide ya está movilizado y excluyó, curiosamente, al pueblo que protesta, o sea el que está marchando cuando esta columna sea publicada. Un absurdo absoluto viniendo de un exguerrillero que supuestamente luchó por la justicia social y que llegó al poder después de una ola de protestas en 2021 que la extrema izquierda denominó “estallido social”.

Seamos claros, a Petro no le importa ningún “pueblo”. Ni el que le gusta, conformado por la minga indígena, sus funcionarios y bodegueros, ni el que no le gusta, o sea los “blanquitos ricos de Chapinero”, la clase media, los ganaderos, los empresarios, emprendedores, estudiantes, jóvenes y amas de casa y peor, si viven en el barrio El Poblado de Medellín. A Petro solo le interesa perpetuarse en el poder y para eso ahora le vende al “pueblo” que no es necesario cumplir con las formas de la Constitución de 1991 para convocar una constituyente, sino que lo que importa es el fondo.

Pero resulta que, como todo lo de Petro, aún no dice cuál es el fondo que pretende cambiar y mucho menos por qué. Es más, ¿está negociando ese fondo en la mesa de La Habana con el ELN? ¿Qué van a cambiar? ¿El Estado social de derecho, la independencia de poderes, la existencia de derechos fundamentales, la libertad de expresión, de opinión y de prensa? ¿Eliminarán la alternancia de poder, a la oposición? Es decir, ¿todo lo que hoy no existe en Cuba, Venezuela y Nicaragua?¿Y qué va a hacer Petro con más de 10 millones de colombianos que no votaron por él y que hoy son la oposición a su Gobierno? ¿Obligarlos al exilio, como los 8 millones de venezolanos?

Desde que empezó el Gobierno del “cambio”, Petro ha sugerido que lo quieren tumbar. Pero acá el único que da muestras diarias de querer dar un golpe de Estado es él. ¿Cómo va a convocar a su constituyente? ¿En medio de un evento/show al estilo de Maduro, organizado y financiado por la Casa de Nariño en una población en la Colombia profunda, en donde llevarán obligadas a las personas a cambio de un sándwich para que griten a favor de Petro? ¿Ese es el pueblo que supuestamente está movilizado y que decide “libremente”?

A Petro no le importan ni las formas ni los fondos, todo forma parte de una retórica sofista para confundir y reinar. Por lo tanto, tratará de imponer su petroconstitución para refundar el país y decir que él es el pueblo y la revolución al mismo tiempo y en un solo paquete. Pero cuando lleguemos a la etapa del delirio final, la pregunta será de qué lado estarán las Fuerzas Armadas. ¿De la petroconstituyente y el pueblo imaginario de Petro, o de los colombianos que no quieren verse obligados a abandonar el país?

Noticias Destacadas

Enrique Gómez Martínez Columna Semana

No me mate, cómpreme

Redacción Semana
Pablo Federico Przychodny JARAMILO Columna Semana

Camas separadas

Redacción Semana