Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2017/12/26 10:55

    Elecciones 2018: una oportunidad para la paz

    En cualquier país del mundo la culminación de un conflicto interno daría para hacer la más fastuosa celebración de fin de año. En nuestro país, con la venida del Año Nuevo, nos podemos quedar sin paz y entrar a una guerra sangrienta sin tregua que podría producir otras 6 millones de víctimas.

COMPARTIR

Los intereses de la derecha por volver al poder y descuartizar la política de paz, apuntan a sesgar cualquier asomo de los ex guerrilleros a la participación política, a la reinserción social y a la terminación de la violencia, con un amplio respaldo de los seguidores hostiles a la causa de la paz y a la de Santos.

Detrás vienen discípulos que intentarán arañar la oportunidad de estar en la segunda vuelta para lograr un consenso de apatías a todo lo que huela a izquierda, guerrilla, paz, tranquilidad, menos muertes, etc.

Por otro camino van quienes al tambor de la izquierda, y ante la caída de los imperios liberal y conservador, pretenderán ganarse los votos de un pueblo maltratado por el bipartidismo que no permitió la innovación y que galopó por los senderos de la corrupción que desfondó el erario público. Ahí están Petro, quien a cuesta de la lenta actitud peñalosista a los problemas de Bogotá asciende electoralmente; Fajardo, que arrastra una espuma que se dividirá cuando se choque con el uribismo paisa; y Vargas Lleras, que va apartando con el poder punitivo del Estado a cuanto baluarte se muestre fuerte en el equipo de otro candidato.

No vaya y a todos se les encrespe Petro por su capacidad de persuasión en las nuevas generaciones, entre los vulnerables y ante las facciones liberales del desarrollo humano que no vota tradicionalmente.

El conservatismo desapareció con algunos destellos pastranistas arrodillados a Uribe, Ordoñistas buscando pista en la ortodoxia y oficialistas que cuando rasparon la olla de Santos lo dejaron a su deriva.

El liberalismo se suicidó en la consulta y ya no tiene aire, porque tampoco oxigenó sus bases.

Por esa visual electoral para el 2018 adviene una inseguridad inminente y peligrosa para la paz, porque bien podrían clasificar a segunda vuelta dos candidatos de la derecha que con un solo acto retrotraigan el proceso y nos lleven a una verdadera guerra civil que produzca más víctimas de las ya arrojadas por 60 años de violencia. En esa guerra combatirán y morirán nuestros hijos y nietos.

¡Oh querida y anhelada paz! ¡Oh Colombia adolorida y cansada! ¿Cuándo dejarás de sangrar? ¡Compatriotas! Permitamos todos que las elecciones de 2018 sean una oportunidad para la paz.

(*) Gutiérrez Morad & Calderón España. Abogados Constitucionalistas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1911

PORTADA

La mala hora del Grupo Aval

El grupo económico más grande del país enfrenta uno de sus momentos más difíciles por cuenta de actuaciones de la justicia colombiana y de Estados Unidos. Las consecuencias pueden ir más allá de los intereses del banquero.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1911

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.