Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2017/08/23 21:53

    Los fantasmas de Charlottesville

    Las estatuas del pasado de las naciones, por lo general, hacen parte del paisaje urbano y están ahí para recordar la historia de una sociedad.

COMPARTIR

Hasta la semana pasada pocos sabían en el mundo quién era Robert E. Lee, un hombre que hace siglo y medio fue general del ejército de los Estados Sureños Confederados que se opusieron a la abolición de la esclavitud y perdieron la guerra, pero no su mentalidad de superioridad. Su fantasma vive y hoy ha vuelto a dividir a la opinión de ese país y poniendo a prueba al líder de la Casa Blanca.

Tocar a Lee en su pedestal ha vuelto a atizar el odio de los grupos radicales que abundan en EE.UU. y que ven en el presidente Donald Trump una esperanza para empoderarse de nuevo y hacer valer su raza, sus creencias religiosas y su ideología sobre afros, latinos o todo aquel que les resulte ajeno a su microcosmos.

Todo empezó el 12 de agosto cuando cientos de personas pertenecientes a varios grupos de odio calificados como “supremacistas blancos” protestaban frente a la estatua del general Lee en contra de la intención de trasladarla de ese lugar. Un vehículo arrolló a docenas de personas dejando a una defensora de derechos humanos, Heather Heyer, de 32 años, muerta. Ya en mayo y  julio habían estado ahí con gente de temer como la del Ku-Klux-Klan (KKK).

Más que muertos, lo de Charlottesville ha causado profundas heridas y ha puesto de relieve la otra verdad de esa sociedad: las guerras en las que se ha involucrado EE.UU. en los tiempos recientes, desde el ataque a las Torres Gemelas, han tenido como justificación combatir a los grupos extremistas religiosos. Su Gobierno y su sociedad están convencidos de que estos son su peor amenaza (según Gallup, el 84 por ciento considera al ISIS una “amenaza crítica”), pero las cifras demuestran que han vivido equivocados y que la amenaza está dentro de sus fronteras y los actos de Charlottesville (Virginia) ponen esta realidad a flote.  

Desde el 11 de septiembre de 2001, los supremacistas blancos y grupos de extrema derecha han atentado más del doble de veces en territorio norteamericano que los islamistas radicales y dejado más muertos como refleja un estudio de la fundación New America: 19 ataques contra siete; 46 víctimas mortales frente a 28. Nada extraño en un país donde hoy en día hay 917 grupos de odio activos.

Luego de esa falta de liderazgo y de desatinos sobre los hechos de Charlottesville, Trump parece más aislado que nunca; sus asesores empresariales y de arte le dieron la espalda, Al Gore le pide la renuncia, las portadas de las revistas más influyentes  lo muelen y un tuit de Barack Obama, “Nadie nació odiando a otras personas por su color de piel, sus antecedentes o su religión”, batió récord en las redes.   El incendio está al rojo vivo y se acerca a la Casa Blanca. El problema hoy es que el bombero que debería ayudar a apagar ha atizado las llamas con unas declaraciones destempladas que parecen más combustible que líquido extintor. 

*Abogado, MPA, MSc

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1884

PORTADA

Duque versus Petro: La hora de la verdad

A una semana de las elecciones la diferencia entre encuestas genera tensión, incertidumbre y hasta pánico. Sin embargo, en la de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA, Iván Duque alcanza una amplia ventaja.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1885

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.