Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2018/01/22 10:33

    ¿Con qué lo curaremos?

    ¿Cuántos túneles de La Línea, cuántas autopistas al Llano hemos pagado, para que los politiqueros nos den estas bofetadas impunemente? He visto mil veces la misma secuencia del proyecto, la licitación, el consorcio ganador, el pago del anticipo, la fase de diseño, el inicio de obra, los sobrecostos, las dificultades del terreno, las proezas de la ingeniería, y luego el oportunista acto de inauguración de obras inconclusas, tramos inexistentes y puentes que nada conectan.

COMPARTIR

En diciembre pasado, como en casi todos los fines de año, atravesé cordilleras en el carro para ir a abrazar a la familia. A la ida, de Bogotá a Cali por La Línea, tuve la suerte de padecer ‘solamente’ dos horas de trancón, llegando a Calarcá. Unos días más tarde, el paso de La Línea dejaría atrapados durante 9 horas a miles y miles de personas que intentaban llegar a su lugar de vacaciones. ¿Y el túnel que en 2008 inauguró el entonces presidente Uribe? De aquello nada.

Los viaductos que comenzaron a ser construidos están ahí a medio hacer, como demostración del espanto de las obras civiles en Colombia. Igual que el puente de Chirajara cuando se cayó la semana pasada llevándose la vida de 10 trabajadores de la obra; así, tal cual. Llevo varios fines de año viendo cómo se construyeron sobre el abismo, de uno y otro lado, enormes pilotes que sostienen unas moles de cemento y varillas de hierro que nunca terminan de encajar con el otro lado, dejando a la intemperie grandes tripas de acero que se oxidan con el pasar del tiempo.

Como cada año, confirmé que sigue instalado el trancón en el insólito peaje que se cobra desde una cabina diminuta atravesada en la mitad de una carretera estrechisima de doble sentido, donde el empleado que recibe la plata de los carros que suben se toca la espalda con el empleado que hace lo propio con los que bajan. Por ese cuello de botella pasan cada día el comercio nacional e internacional de Colombia, los negocios de mucha gente, la vinculación del suroccidente con el centro del país.

Para regresar a Bogotá desde Popayán, atravesé la cordillera Central por la ruta que tan ampulosamente llamaron en las épocas del vicepresidente Vargas Lleras, inaugurador de carreteras sin pavimentar y puentes sin terminar, “Transversal del Libertador”. Ahí se ve, después de Totoró, el esqueleto del puente Córdoba, que entró en funcionamiento en 2013 y fue demolido en 2017, porque según dicen los comunicados de Invías, ocurrieron “repetidas avalanchas que generaron inestabilidad en la zona por la presencia de fallas geológicas”. Y uno se pregunta cómo es posible que a los constructores de semejante obra les haya sorprendido lo obvio, que esa es una zona de avalanchas, aludes e inestabilidad geológica, tierra de volcanes que tiembla y se sacude.

Pero igual que en el puente Chirajara, el colapsado en la vía al Llano, están las fotos y los comunicados de prensa de la inauguración con bombos y platillos del puente Córdoba, otra obra con la que nuestros impuestos se destinaron a financiar la campaña presidencial a Vargas Lleras, candidatura que menos mal ha resultado tan fallida como las obras endebles y peligrosas que se construyeron bajo su batuta.

Hice el recorrido Popayán a Neiva el sábado 6 de enero, y demoré 7 horas atravesando páramo, bosque alto, peñascos, cañones, tierras sagradas de montañas deslumbrantes, hasta caer al valle del rio Magdalena. Durante el tramo entre Totoró y La Plata, cuando la carretera parece trazada a pedazos y en algunos puntos se convierte en una trocha, llamó poderosamente mi atención que había cuadrillas de obreros con chalecos, chaquetas, overoles y cascos de Invías, apostadas a lo largo de la vía. Con los primeros que se ven, inocentemente se alcanza a pensar que si hay trabajadores es porque le están metiendo mano a arreglar la carretera.

Pero es otra mentira: los vi con podadora manual y con machete, desyerbando el borde del camino, recogiendo hojas en bolsas plásticas, y así. Un camino desbaratado y unos 100 obreros recibiendo paga de 6 de enero por trabajar en ornato. Incomprensible.

El colapso del viaducto de Chirajara no es solamente una tragedia, y al decir eso saludo respetuosamente a los familiares de los 10 trabajadores de la concesión vial que murieron. La verdadera tragedia nacional es que Chirajara, Córdoba o el túnel de La Línea los hemos pagado Dios sabrá cuántas veces, y esa plata se ha ido directo a los bolsillos de los corruptos que chupan de la teta más grande, la de las obras públicas del país.

¿Cuántos túneles de La Línea, cuántas autopistas al Llano hemos pagado, para que los politiqueros nos den estas bofetadas impunemente? He visto mil veces la misma secuencia del proyecto, la licitación, el consorcio ganador, el pago del anticipo, la fase de diseño, el inicio de obra, los sobrecostos, las dificultades del terreno, las proezas de la ingeniería, y luego el oportunista acto de inauguración de obras inconclusas, tramos inexistentes y puentes que nada conectan.

El puente está quebrado,

¿con qué lo curaremos?

con cáscaras de huevo

burritos al potrero.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1954

PORTADA

Recta final apretada por la Alcaldía de Bogotá

En la lucha por las alcaldías se cierra la pelea en Bogotá y Cali. En Medellín el puntero toma ventaja. En Barranquilla hay un virtual ganador y en Bucaramanga cualquier cosa puede pasar.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1954

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.