Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2017/12/29 19:14

    Vacas, palma y petróleo: Ganaron la Guerra

    “El modelo” está pasando aceite y seguirá igual.

COMPARTIR

Saliendo desde Bogotá hacia Cali, se queda uno prendado del verde de nuestro país.

Un verde de tonos cambiantes a medida que se asciende o desciende la geografía. Un verde que se enfría o calienta, dependiendo de si las ruedas lo llevan a uno por las planicies del Tolima con su calor abrasador o si sube las empinadas cuestas de “la línea”, emblemática palabra que generación tras generación ha puesto de presente que en este país, todo es cuesta arriba.

La región cafetera de Caldas y Quindío no es equitativa, pero felizmente refleja actividad económica a lo largo de la cinta asfáltica que se recorre, una venta allí, otra más allá y muchas casas más o menos dignas, que hablan de riquezas idas, de prosperidades nuevas, unas líneas de transporte intermunicipal que conectan vidas, risas y quebrantos de manera ininterrumpida por décadas.

Esa fue la Colombia de los sesenta en las que entre violencias y paz bipartidista se construyó lo que se conoce como economía cafetera y que influyó en la consolidación del llamado triángulo de oro (Bogotá, Cali y Medellín).

Y ahí quedaron las fincas, los willys, las escuelas, acueductos y electrificación rural de la Federación Nacional de Cafeteros, ahí quedaron las vías de las veredas y municipios.

Al tiempo, una cultura productiva con comercio fuerte, también con bares, prostitutas y familias extensas consolidadas y funcionales en su mayoría.

No es que todo tiempo pasado fue mejor, pero allí hay una ventanita para ver el país de antes y los frutos de esa consolidación, que seguramente pudo ser mejor.

Más abajo, Risaralda y el Valle del Cauca que abrasa y abrazan con su calor y belleza.

Las piñas dulces.

La vibrante Pereira, donde la huella de la economía del narcotráfico aún se siente y sirve de abrebocas al Valle del Cauca, mezcla de poderosas economías lícitas e ilícitas, donde el desarrollo industrial alrededor del azúcar borró la producción de granos, algodón y pan coger de la parte plana,  arrinconando el minifundio campesino a las estribaciones de las cordilleras Central y Occidental, de las que los fines de semana bajan a las plazas de mercado de Cartago, Tuluá, Buga, Palmira y Cali entre otros, todo tipo de productos.

En este tramo se aprecia una economía dinámica que de seguro no incorpora a todos, pero se siente y se mete por los ojos, el bolsillo y la boca de quienes por allí transitan.

En contraste, si decide viajar al noroccidente desde Bogotá hacia Santa Marta por la ruta del Sol, maldecirás la conocida corrupción de Odebrecht, y sus aliados en los 16 años de Uribe y Santos, y la no menos grave de la concesionaria del Magdalena Medio –COMMSA-, durante los 8 de Samper y Pastrana.

Ver:  https://goo.gl/1J7cQB

Sí.

La historia no se repite. Es un continuo.

Desvergüenzas, politiquería, corrupción y sobornos con los mismos protagonistas de principio a fin.

En esta dirección podrá apreciar en un tramo de más o menos 700 kilómetros entre Guaduas, La Dorada, Pto Boyacá, Pto Serviez, La Fortuna, San Alberto, San Martín, Aguachica, La Gloria, Bosconia, Pailitas, Fundación y casi hasta Ciénaga llegando a Santa Marta, kilómetros y kilómetros en los que solo aprecia vacas, pozos de petróleo y palma africana o aceitera.

Transitando por allí, uno se pregunta: ¿A dónde se fueron los campesinos de estas zonas?

Unos migraron a la Venezuela de los setenta y ochenta.

Otros, están malviviendo en las estribaciones de las serranías de San Lucas y del Perijá, cultivando pancoger, raspando coca, excluidos de la modernidad que pasa indiferente y rauda por la carretera en el plan y otros desplazados en Valledupar, Bogotá, Medellín, Cali, Bucaramanga.

A la altura de Pailitas, dos mujeres bruñidas por el sol inclemente del mediodía “ofrecen” papagayos coloridos que exhiben en una de sus manos mientras con la otra, apretados y enjaulados ofertan diez loritos por 220.000, por cada papagayo 180.000: es precio “pa´negociá” señor.

Es prohibido comercializar animales sentencia el viajero, citadino, ambientalista con aires de modernidad y justicia.

Es “la necesidá señor”, suelta la señora.

El Cesar siembra, programa impulsado por los gobiernos nacional y departamental aún está lejos de ser solución.

La Drummond, empresa que no resuelve ni su pasado oscuro como el carbón que extrae desde 1990 ni su presente enfrentado a defensores de derechos humanos y ambientales especialmente en Europa. Continua allí tragando tierra.

“El modelo” está pasando aceite y seguirá igual.

Solo se avizora empeoramiento de la situación.

Mientras tanto: ¿la política y el Gobierno? bien, gracias.

Especulando sobre las grandes ciudades y sus demandas al tiempo que los pobladores rurales y el campo colombiano se marginalizan, empobrecen y criminalizan más.

El presente gobierno y los pasados gobiernos no asumieron que en el modelo económico está la esencia de nuestros problemas, los colombianos debemos entender que, solo democratizando la política, lo social y lo económico en el mundo rural, podremos convertirnos en una nación de verdad.

Adenda: un momento de los ciudadanos en las democracias es el electoral. Deseo que el año nuevo sepamos ponerlo en función de los más vulnerables. Feliz año, y mil gracias a los lectores por acompañar esta columna cada semana.

ajimillan@gmail.com

@alvarojimenezmi

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1889

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.