Home

Salud

Artículo

El Ministerio de Salud señaló que en los últimos diez años, el país ha mantenido coberturas de vacunación nacional contra polio por encima del 90 %, excepción hecha en la pandemia.
El Ministerio de Salud señaló que en los últimos diez años, el país ha mantenido coberturas de vacunación nacional contra polio por encima del 90 %, excepción hecha en la pandemia. - Foto: Ministerio de Salud

salud

¿Por qué el sarampión vuelve a ser motivo de preocupación en el mundo?

La baja vacunación contra esta enfermedad podría aumentar el riesgo de muerte o discapacidad en los menores que se contagien.

La Organización Mundial de la Salud, OMS, aseguró que el sarampión es una amenaza inminente en todas las regiones del mundo. La principal razón, los niños y niñas, quienes son los más afectados por la enfermedad, no están protegidos, están sin vacuna contra la infección.

“Volver a poner en marcha los programas de inmunización es absolutamente crítico. Detrás de cada estadística de este informe hay un niño en riesgo de contraer una enfermedad prevenible... La paradoja de la pandemia es que, mientras que las vacunas contra el COVID-19 se desarrollaron en un tiempo récord y se desplegaron en la mayor campaña de vacunación de la historia, los programas de inmunización rutinarios se vieron gravemente perturbados, y millones de niños se quedaron sin recibir las vacunas que salvan vidas contra enfermedades mortales como el sarampión”, aseguró el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Y es que si bien, el sarampión es altamente contagioso, se puede prevenir casi por completo mediante la vacunación. Para ello se necesita que el 95 % o más de menores, tengan dos dosis de la vacuna. Así se logra crear la inmunidad de grupo, se protege a las comunidades y se elimina el sarampión. Pero sucede que actualmente, solo el 81 % de los niños tienen la primera dosis de vacuna contra el sarampión, y solo el 71 % de los niños reciben la segunda. Estas son las tasas más bajas de cobertura mundial de la primera dosis de la vacuna contra el sarampión desde 2008, aunque la cobertura varía según el país.

Así se puede asistir a la vacunación

El Ministerio de Salud y Protección Social realiza la Campaña de seguimiento de vacunación contra sarampión y rubéola en niñas y niños nacidos el 1 de enero de 2010 al 31 de diciembre de 2019.

Si se está en Bogotá, la Secretaría Distrital de Salud le explicó a SEMANA, que la estrategia es de vacunación sin barreras. Por eso es “gratis, se puede ir a cualquier punto sin importar la EPS y se aplica en todos los puntos de vacunación regular”. Además, para el caso de la capital señalan que se realizan recorridos por localidades y jornadas permanentes en los colegios, donde es necesario que los menores tengan firmando el consentimiento. En la capital son más de 200 puntos. Aquí se puede ingresar la dirección y al sistema arrojará el lugar más cercano.

Si la persona se encuentra en otras partes del territorio nacional, existe el Programa Ampliado de Inmunizaciones, (PAI). En esta página selecciona el departamento, luego el municipio y tendrá la dirección y horarios para aplicar la vacuna contra la polio y contra otras enfermedades.

Panorama del sarampión

El Ministerio de Salud indicó a comienzos de este 2021, que Colombia fue certificado en el año 2014 como país libre de sarampión y la región de las Américas también logró dicha certificación en el año 2015, sin embargo, surgieron brotes emergentes que conllevó a que cada país trabajara y lograra su certificación individual cada año para garantizar que realmente son países libres de sarampión, rubéola y rubéola congénita.

“La disminución de los casos sospechosos de sarampión y rubéola en el 2020 puede deberse en gran medida al distanciamiento físico y otras medidas de control contra la pandemia y puede conducir a una falsa sensación de seguridad con respecto a la transmisión de casos de sarampión y rubéola”, explicaron.

¿Qué es el sarampión?

El Instituto Nacional de Salud, en el Protocolo de Vigilancia de Sarampión y Rubéola, explica que esta es una enfermedad eruptiva aguda, sumamente contagiosa causada por un virus.

“Clínicamente, se diferencian dos etapas en la enfermedad: la primera, llamada fase prodrómica, pre-exantemática o catarral, se caracteriza por fiebre de 38,5° C a 40,5° C y síntomas de las vías aéreas superiores, tos y coriza (rinorrea), además de una fuerte conjuntivitis; en algunas ocasiones, es posible detectar las llamadas manchas de Koplik, signo característico del sarampión”.

La segunda fase, llamada exantemática o eruptiva, se da al tercer o cuarto día del inicio de la enfermedad y se refiere a una erupción característica con manchas rojas parduscas, que comienzan en la cara y después se generalizan; dura de cuatro a siete días y a veces termina con una descamación fina.