animales de compañía

10 medicamentos para humanos que son peligrosos en perros y gatos

Estos son los 10 medicamentos que pueden causar un envenenamiento y la muerte a perros y gatos.


Según la fundación World Animal Protection y la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés), una de las principales causas de envenenamiento de perros y gatos es la mala administración de medicinas. Estos son los 10 medicamentos más tóxicos para perros y gatos:

1. Antiinflamatorios no esteroides (AINE’s)

Estos medicamentos antiinflamatorios y analgésicos impiden la producción de prostaglandinas, las hormonas encargadas de mediar reacciones nerviosas luego de una lesión.

Dentro de esta categoría encontramos medicamentos como el paracetamol. Este es el medicamento más tóxico para los perros y los gatos, ya que tras su consumo pueden sufrir inmediatamente un fallo renal y hepático, úlceras estomacales e inflamación del hígado. Esto se debe a que los AINE´s reducen el flujo sanguíneo al riñón.

Otros medicamentos pertenecientes a los AINE´s que no se le pueden dar a los perros y gatos son el ibuprofeno y la aspirina. En dosis que superen los 5 miligramos por kilo de peso corporal, este medicamento es tóxico para perros y gatos. Los síntomas de intoxicación por paracetamol o ibuprofeno incluyen: vómitos, diarrea, pérdida del apetito, orina con sangre, convulsiones, falla renal y hepática.

Cabe resaltar que según la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés), hay unos AINE´s que sí pueden ser consumidos por perros en dosis bajas y recetados por un veterinario. Entre ellos se encuentra el carprofeno, el meloxicam y el grapiprant.

2. Acetaminofén

Este medicamento es perjudicial para las mascotas -especialmente para los gatos- ya que a largo plazo su consumo puede generar un daño en los glóbulos rojos, lo que evita que el oxígeno sea transportado a través del flujo sanguíneo. A corto plazo, las mascotas que consumen acetaminofén pueden sufrir de insuficiencia en el hígado.

3. Tramadol

El tramadol es un medicamento opioide con efectos analgésicos y en casos específicos puede ser recetado por el veterinario. Sin embargo, en altas dosis el tramadol puede generar que el perro o gato tenga agitación, mareos, vómitos, convulsiones y desorientación.

4. Inhibidores Selectivos de la Recaptación de Serotonina (ISRS)

Los ISRS son medicamentos antidepresivos en los cuales se encuentran el citalopram, la fluoxetina, la paroxetina y la sertralina. Estos tienen efectos directos en la salud renal de los perros y gatos. Adicionalmente, el consumo de este tipo de medicamentos puede causarles problemas neurológicos. Síntomas de una sobredosis por ISRS: aturdimiento, convulsiones, descoordinación, temblores y sedación.

5. Benzodiacepinas

Estos medicamentos psicotrópicos son potentes sedantes recetados a personas con ansiedad, epilepsia y otros tipos de afecciones nerviosas. En este conjunto están el alprazolam, el diazepam, el lorazepam, el clordiazepóxido, entre otros.

En casos específicos, estos pueden ser recetados por un veterinario, pero exceder la receta puede causar una sobredosis. Si un animal consume este tipo de medicamentos en altas dosis puede presentar aturdimiento, convulsiones, descoordinación, temblores y sedación.

6. Pastillas anticonceptivas

Estos comprimidos contienen dosis de hormonas (estrógeno y estradiol). Si un animal de compañía consume una alta dosis puede generar una supresión de su médula ósea, es decir que se evita una correcta producción de sangre. Además, los síntomas por envenenamiento por estrógeno incluyen: letargo, sangrados petequiales (manchas de sangre debajo de la piel), fiebre, anemia y convulsiones.

7. Antibióticos

Los antibióticos son recetados para luchar contra infecciones causadas por bacterias gracias a que evitan el crecimiento y reproducción de estos microorganismos. Por esto no son solamente útiles para los humanos y muchas veces son recetados para tratar enfermedades en perros y gatos.

Sin embargo, dar antibióticos a las mascotas sin tener un diagnóstico veterinario puede generar una reacción adversa en el cuerpo del animal. Estos son los síntomas si se presenta una intoxicación por antibióticos: hipersalivación, diarrea, vómito, convulsiones, sangrado petequial e insuficiencia renal.

8. Antihistamínicos

Esta clase de medicamentos son usados para tratar los síntomas de alergias, entre ellos se encuentran la cetirizina, la desloratadina, la fexofenadina, la loratadina y la levocetirizina. Si se le da alguno de estos medicamentos a un perro o un gato sin prescripción veterinaria se pueden generar los siguientes síntomas: agitación, letargo, somnolencia, alteraciones de la frecuencia cardíaca, vómitos, diarrea, anorexia y convulsiones.

9. Medicamentos diuréticos

Dentro de este conjunto de medicamentos, que sirven para eliminar exceso de líquido en el organismo y disminuir la presión arterial, se encuentran la furosemida, la clorotiazida, la bumetanida, entre otros. Tanto en humanos como en animales de compañía, abusar de estos medicamentos o consumirlos sin receta médica puede implicar un daño para el organismo. Una intoxicación por medicamentos diuréticos puede causar: orina excesiva, deshidratación, cansancio y a largo plazo una insuficiencia renal aguda.

10. Medicamentos descongestionantes

Incluyen los medicamentos de venta libre que alivian la congestión nasal y contienen compuestos activos como la oximetazolina, la fenilefrina, la metoxamina y la nafazolina. Darle este tipo de medicamentos a los perros o gatos va a generar una reacción casi inmediata, los síntomas de este tipo de intoxicación incluyen: agitación, hiperactividad, pupilas dilatadas, aumento de la frecuencia cardiaca, convulsiones y temblores musculares.

Recomendaciones para evitar intoxicaciones

  1. Educar a las mascotas para evitar que coman cosas indebidas.
  1. Siempre respetar la dosis exacta con el veterinario antes de dar cualquier clase de medicamentos a perros y gatos.
  2. Mantener los medicamentos lejos del alcance de mascotas, tanto los de humanos como los recetados especialmente al animal.
  3. No automedicar a los animales de compañía, siempre consultar al veterinario antes de dar un medicamento a perros o gatos.
  4. Al identificar cualquier síntoma de una intoxicación por medicamentos, contactar inmediatamente a un veterinario. Si el perro o gato consume cualquiera de estos medicamentos, una posibilidad es que sus síntomas conlleven a la muerte sin tratamiento oportuno.