Tendencias
Consumir frutas y verduras, tomar agua, calcular bien las porciones y evitar el exceso de alimentos procesados son las bases de una dieta sana. Información relevante para tomar mejores decisiones en la mesa.
Consumir frutas y verduras, tomar agua, calcular bien las porciones y evitar el exceso de alimentos procesados son las bases de una dieta sana. - Foto: Getty Images

vida moderna

¿Ácido úrico alto? 8 alimentos que se deberían evitar

Los hombres menores de 65 años tienen un riesgo cuatro veces mayor que las mujeres de sufrir una hiperuricemia.

La hiperuricemia es un exceso de ácido úrico en la sangre, el cual se forma durante la descomposición de purinas que se encuentran en ciertos alimentos y también las produce el cuerpo, de acuerdo con Mayo Clinic.

Una vez producido, la sangre transporta el ácido úrico y este pasa por los riñones, donde la mayor parte se filtra y se convierte en orina.

Además, según la entidad sin ánimo de lucro, aproximadamente una de cada cinco personas tiene un nivel de ácido úrico alto. Esto puede estar relacionado con crisis de gota o el desarrollo de cálculos renales y la mayoría de las personas con niveles de ácido úrico altos no tienen ningún síntoma ni problemas relacionados.

Los motivos que pueden causar esta disminución en la eliminación del ácido úrico incluyen consumir alimentos pesados, tener sobrepeso, padecer diabetes, tomar determinados diuréticos (a veces llamados ‘píldoras de agua’) y beber demasiado alcohol. Otras causas menos frecuentes son una dieta rica en elementos que contienen purinas o el hecho de que el cuerpo produzca demasiado ácido úrico.

Asimismo, algunos de los factores que pueden aumentar el nivel de ácido úrico en la sangre son los siguientes:

  • Diuréticos (diuréticos para la retención de agua).
  • Tomar demasiado alcohol.
  • Genética (tendencias heredadas)
  • Hipotiroidismo (tiroides hipoactiva).
  • Medicamentos inmunodepresores.
  • Niacina o vitamina B3.
  • Obesidad.
  • Psoriasis.
  • Dieta rica en purinas: hígado, carne picada, anchoas, sardinas, salsa espesa, frijoles secos y guisantes, champiñones y otros alimentos.
  • Insuficiencia renal (incapacidad de los riñones de filtrar desechos).
  • Síndrome de lisis tumoral (una liberación rápida de células en la sangre que provocan ciertos tipos de cáncer o la quimioterapia que se utiliza para tratarlos).

Además, la edad y el sexo son también factores de riesgo frente a la elevación del ácido úrico, pues los hombres menores de 65 años tienen un riesgo cuatro veces mayor que las mujeres de sufrir una hiperuricemia, aunque éste se iguala cuando la mujer entra en la etapa de la menopausia. Asimismo, el exceso de ejercicio físico y el sobrepeso pueden favorecer la hiperuricemia, según el Grupo Sanitas de España.

Por tal razón, el portal de salud ‘Saber Vivir’ enumeró ocho alimentos que se deberían evitar si una persona tiene alto el ácido úrico:

1. Mariscos.

2. Carnes rojas.

3. Pescado azul.

4. Embutidos.

6. Verduras.

6. Verduras

7. Refrescos azucarados.

8. Bebidas alcohólicas.

Frutas y verduras
Frutas y verduras - Foto: Getty Images

Hay que señalar que Mayo Clinic reveló que tener el nivel de ácido úrico elevado no es una enfermedad ni un trastorno que, necesariamente, deba tratarse o investigarse si no hay otros síntomas. Pero si la perdona tiene una crisis de gota o cierto tipo de cálculo renal, es posible que el médico pida análisis para ver si el nivel de ácido úrico es elevado.

El Grupo Sanitas explicó que en una analítica de sangre, los valores normales de ácido úrico deben situarse entre 3,5 y 7,2 para el hombre y 2,5 y 6 mg/dl para la mujer

Además, si alguna persona le preocupa que alguno de los medicamentos pueda ser la causa del ácido úrico elevado, es importante hablar con el médico. Mientras tanto, puede seguir tomando los medicamentos hasta que el médico indique lo contrario.

Asimismo, Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, reveló que una persona podría necesitar una prueba de ácido úrico si tiene síntomas como, por ejemplo:

  • Dolor o hinchazón en las articulaciones, especialmente en el dedo gordo del pie, el tobillo o la rodilla.
  • Piel rojiza y brillante alrededor de las articulaciones.
  • Piel más caliente en el área de las articulaciones.
  • Dolores agudos en el abdomen, de un lado del cuerpo o en la entrepierna.
  • Dolor de espalda.
  • Sangre en la orina.
  • Necesidad frecuente de orinar.
  • Dolor al orinar.
  • Orina turbia o con mal olor.
  • Náuseas y vómitos.