Tendencias
edema pulmonar
Un edema pulmonar ocurre cuando los alvéolos pulmonares se llenan de líquido. - Foto: Getty Images

vida moderna

Agua en los pulmones: estos son los síntomas a los que debe prestar atención

Esta afección la puede causar la exposición a toxinas e infecciones pulmonares.

Al agua en los pulmones se le conoce como edema pulmonar, el cual es un problema de salud que ocurre cuando los alvéolos pulmonares se llenan de líquido debido a otras enfermedades que no fueron tratadas correctamente, como lo son una insuficiencia cardíaca o infecciones respiratorias.

De acuerdo con Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, esta afección se puede presentar de manera repentina y requiere de atención médica inmediata porque esta podría causar la muerte del paciente.

Ahora bien, los síntomas que puede provocar un edema pulmonar repentino, es decir, agudo, son los siguientes:

  • Dificultad para respirar o falta excesiva de aire que empeora con la actividad o al acostarse.
  • Sensación de asfixia o ahogo.
  • Tos que produce esputo espumoso y que puede tener sangre.
  • Latidos del corazón irregulares y rápidos.
  • Ansiedad o agitación.
  • Piel fría y húmeda.
  • Silbido del pecho o jadeos al respirar.

En cuanto al edema pulmonar de largo plazo (crónico), este puede desencadenar una sintomatología similar al edema pulmonar agudo, pero sumándole lo siguiente:

  • Fatiga.
  • Aumento de peso.
  • Hinchazón en las piernas y los pies
  • Despertar por la noche con tos.
  • Silbido del pecho.

El portal web Tua Saúde indica que entre las principales causas que provocan este problema de salud están los problemas cardiovasculares, las infecciones pulmonares, la exposición a toxinas, el ahogamiento y grandes altitudes.

  • Problemas cardiovasculares: Las afecciones que pueden desencadenar un enema pulmonar son las enfermedades coronarias, que provoca el estrechamiento de las arterias del corazón y debilitan el corazón; las cardiomiopatías; los problemas en las válvulas cardiacas y la presión alta.
  • Infecciones pulmonares: Las infecciones por virus, como hantavirus o el virus del dengue, pueden causar alteraciones en la presión de los vasos sanguíneos de los pulmones, provocando así la acumulación de líquido.
  • Exposición a toxinas: Al inhalar toxinas como amonio, cloro o humo, los tejidos del pulmón pueden irritarse al tal punto de producir líquido que suele ocupar un gran espacio en el pulmón.
  • Ahogamiento: Cuando los pulmones se llena de agua que es aspirada por la nariz o boca, el cuerpo se asfixia y se produce un ahogamiento. Para estos casos, aunque el agua haya sido removida, el edema puede persistir, de modo que se debe solicitar atención médica.
  • Grandes altitudes: Por ejemplo, las personas que hacen actividades como montañismo o escalada suelen presentar un mayor riesgo de desarrollar un edema pulmonar, debido a que las altitudes superiores a 2400 metros provocan un aumento de la presión. Cuando esto sucede es probable que entre líquido en los pulmones

¿Cómo prevenir un edema pulmonar?

Mayo Clinic asegura que es posible prevenir este problema de salud controlando las afecciones cardíacas y los problemas pulmonares existentes. Así mismo, indica que llevar un estilo de vida saludable también ayuda a reducir el riesgo de padecer un edema pulmonar. Por esta razón, da a conocer algunos consejos para mantener un corazón saludable:

  • Seguir una dieta saludable, rica en frutas frescas, verduras, cereales integrales, productos lácteos descremados o bajos en grasa y una variedad de proteínas.
  • No fumar.