vida moderna

Azúcar: ¿Qué tan benéfica es la que se encuentra en las frutas?

Existen dos tipos de azúcar la natural y la que se le adicionan a determinados productos.


Las frutas y verduras deben hacer parte del plan de alimentación de todas las personas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda consumir cinco porciones de fruta al día intercalándolas con verduras; lo que quiere decir que se debe consumir una porción de fruta en el desayuno en las onces de la mañana y en la merienda de la tarde y optar por consumir ensalada en el almuerzo y en la cena.

Según explica el portal de salud, belleza y cuidado personal Mundo Deportivo la fruta ha sido satanizada en algunas dietas debido a su alto contenido de azúcar. El medio recalca que la mayoría de regímenes alimenticios sugiere consumir pocos carbohidratos, posicionando a la fruta de manera errónea dentro de la misma categoría de carbohidratos que contiene azúcar añadida.

Los carbohidratos en su estado natural son necesarios para el correcto funcionamiento del cuerpo; “junto con las proteínas y las grasas, los carbohidratos son uno de los tres nutrientes principales que se encuentran en los alimentos que se consumen”. El cuerpo descompone estos alimentos y los convierte en glucosa; la principal fuente de energía para las células, los órganos y los tejidos del cuerpo.

Cuando se lee la etiqueta nutricional de algún producto la cantidad de “carbohidratos totales” es la suma de los tres tipos de carbohidratos: azúcar, almidón y fibra. De estos componentes también se descomponen el azúcar, por ejemplo, puede ser azúcar agregada (como el edulcorante que se usa en las gaseosas o jugos industrializados) o el azúcar natural (como el azúcar que se encuentra en la fruta o la leche, también conocida como fructosa y lactosa).

“El azúcar agregada no tiene beneficios nutricionales, mientras que el azúcar de una fruta viene junto con una gran cantidad de beneficios para la salud que también se encuentran en la pulpa y la piel de la fruta (incluidas las vitaminas, los minerales y la fibra)”.

Cabe mencionar, que algunos expertos sugieren consumir las frutas, siempre, en su estado natural ya que al licuarlas para hacer un jugo, se extrae toda su fibra dejando solo la fructosa y si se le agrega azúcar añadida puede ser nocivo para la salud aumentando incluso los niveles de triglicéridos en la sangre. Por eso, y aunque no sea común lo mejor para acompañar las comidas es el agua.

El medio aclara que el azúcar que traen las frutas no es nocivo para la salud. “Las frutas son ricas en antioxidantes, que son potentes agentes antiinflamatorios. Los azúcares de frutas no causan inflamación en el cuerpo de la misma manera que los azúcares agregados”.

La doctora Susan Bowerman, directora senior de educación y capacitación mundial en nutrición, asegura en un artículo publicado en el portal Herbalife Nutrition que la creencia de que el azúcar de las frutas es mala no tiene fundamento alguno.

De acuerdo con Bowerman, si bien existen muchas personas que sugieren evitar el consumo de frutas, se debe tener claro que es una idea equivocada, porque las frutas aportan mucho más que azúcar natural, también cuentan con agua, vitaminas, minerales, fibras y fitonutrientes que se producen de manera orgánica en la naturaleza y tienen muchos beneficios para el organismo.

El melocotón, el kiwi, el plátano y la manzana son las frutas más alergias producen.
Los expertos recomiendan consumir las frutas en su estado natural. - Foto: Getty Images/500px

La experta, menciona la primera idea que se debe descartar es que las frutas solo contienen azúcar, ya que también cuentan con otros beneficios provenientes de diversos nutrientes. Además, afirma que el azúcar de las frutas se manifiesta en forma de fructuosa, así como los carbohidratos de origen vegetal.

Estos carbohidratos no son solo azúcar natural, sino también son saludables y aportan fibra al organismo. Igualmente, la profesional de la salud afirma que no solo se puede hablar de carbohidratos y azúcar en las frutas, sino que más bien se debe ver la forma en que se consume la fruta, por lo que se debe consumir en su estado natural.