Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/27/1990 12:00:00 AM

BAJA NOTA

Por incitar a la violencia, un juez de Florida prohíbe un ritmo negro.

BAJA NOTA BAJA NOTA
La decisión de un juez de Florida, prohibiendo la emisión publica de un disco del conjunto "2 Live Crew" por considerarlo obsceno, la posterior detención del dueño de un almacén de música por seguir vendiendo ese disco y el arresto de dos de los miembros de ese grupo por interpretar algunas de las canciones del álbum ante una audiencia de personas adultas, han puesto sobre el tapete la tensa atmósfera moral que actualmente atraviesa ciertas zonas de Estados Unidos.

Se trata de la música Rap que recibió su bautizo de fuego hace algunos días cuando el juez José González, de la Corte Distrital de Fort Lauderdale, después de escuchar numerosas quejas de padres de familia decidió prohibir la emisión y ejecución pública de esas canciones.

Antes de ese incidente judicial, el Rap se había convertido ya en todo un símbolo lleno de vida y profundo contenido social porque traduce todas las tensiones que atraviesan las minorías en Estados Unidos.

El Rap no es de ahora. Desde mediados de los años setenta formaba parte activa de la subcultura de Nueva York.

En numerosas canciones de Rap se condena la oleada de crímenes racistas que ha sacudido Estados Unidos en las últimas décadas pero, los organizadores de conciertos, especialmente en el verano, prefieren no contratar estos conjuntos por temor a la reacción de los espectadores quienes se sienten identificados con la letra de esas canciones.
Al mismo tiempo algunas estaciones de radio emiten poca música Rap porque han descubierto que los oyentes, especialmente los negros, llegan a un alto grado de paroxismo.

Para los analistas musicales, los efectos sociológicos y síquicos logrados por el Rap en estos años, equivale a los efectos producidos por los músicos Punk quienes aparecieron para la misma época. Los que practican el Rap quieren ser los más veloces, los más agresivos, los más violentos y también los más hábiles para convertir todo eso en palabras.
El Rap siempre ha sido para estos muchachos una afirmación de su propio ser. Se identifica con ese mundo de violencia que los rodea y expresa esas emociones por medio de estas canciones que ahora están siendo prohibidas en Florida. Los censores que atacan esas letras en las cuales el machismo y la segregación racial y sexual son elogiados en algunos casos, toman las canciones demasiado al pie de la letra y se olvidan que en esta música, como en el resto del arte, las alegorías funcionan.

Según algunos, el origen del Rap es singular, folclórico. Nació entre los dedos hábiles de esos muchachos encargados de los equipos de sonido en las discotecas. Mientras divertían a la audiencia, raspaban la superficie de los discos con la aguja del aparato, produciendo un chirrido que tenía su encanto y a esa operación sumaban el cambio veloz de ritmos y temas, creando una auténtica colcha de retazos que en medio del caos del ambiente, llegaba a tener sentido. Con esas raspaduras de los discos, con esa generación levantada en medio de tantas conquistas, el Rap es una liberación. Ya se comprobó en la película "Haz lo correcto" y eso, al parecer, es lo que entienden las autoridades para quienes esos muchachos que hablan enredado y velozmente son como extraterrestres. Sin embargo, se ha comprobado en todos los tonos, que esos muchachos son iguales a los hijos del vecino aunque este, deteste el Rap.

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1890

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.