Tendencias
frutas y verduras verdes
El plátano verde podría reducir en un 60 % la posibilidad de padecer cáncer. - Foto: Getty Images

salud

Comer esta fruta a diario podría evitar el cáncer

Así lo demuestra una investigación realizada por científicos de las universidades de Newcastle y Leeds, en Reino Unido.

Desde hace muchos años, al plátano verde se le atribuye una serie de beneficios para la salud, entre ellos, que le aporta fibra al organismo, contribuye al control del peso, ayuda a regular el colesterol y promueve la salud cardiovascular, entre otros.

Sin embargo, un nuevo estudio asegura que el consumo diario de esta fruta podría ayudar a prevenir y evitar el desarrollo de algunos tipos de cáncer. La investigación realizada por científicos de las universidades de Newcastle y Leeds, en Reino Unido, determinó que la ingesta de almidón resistente, además de proporcionar energía, previene de varias formas de esta enfermedad.

El almidón es un nutriente que se encuentra de forma natural en los plátanos verdes y de acuerdo con los análisis, entre más verde sea el plátano, mayor cantidad de este componente tiene.

El estudio, publicado en la revista Cancer Prevention Research, analizó a más de 900 pacientes con síndrome de Lynch, un trastorno genético que predispone a una serie de cánceres. Los participantes recibieron una dosis diaria de almidón resistente en polvo (equivalente a un plátano verde) o un placebo. La prueba se efectuó durante un lapso de dos años.

Al final de la etapa de tratamiento, no hubo diferencia entre los que habían tomado el almidón resistente y los que no. Sin embargo, los investigadores decidieron trabajar el efecto a más largo plazo y diseñaron el estudio para poder hacer un seguimiento a los pacientes y eso fue precisamente lo que les permitió encontrar resultados concluyentes.

Según se conoció, en ese periodo posterior se presentaron solo cinco casos nuevos de cáncer gastrointestinal entre los 463 participantes que habían tomado el almidón resistente, en comparación con 21 entre los 455 que tomaron el placebo.

Los investigadores determinaron que el almidón resistente, que es uno de los principales componentes del plátano verde, ayudó a reducir el riesgo de cánceres en personas con una alta predisposición genética, especialmente aquellos relacionados con el tracto gastrointestinal superior, incluidos los de esófago, estómago, tracto biliar, páncreas y duodeno, que normalmente no son de fácil detección.

El profesor John Mathers, experto en nutrición humana de la universidad de Newcastle, dijo que comprobaron que el almidón resistente reduce una serie de cánceres en más de 60 % y, según la información conocida, el efecto protector duró diez años después de haber dejado de consumir la banana verde.

Otras bondades

Información del portal de bienestar y salud Tua Saúde indica que precisamente ese almidón resistente, que abunda en esta fruta cruda, aumenta la presencia de agua a nivel del intestino, facilitando la salida de las heces, lo que ayuda a prevenir el estreñimiento y mejorar la digestión. Por el contrario, si la fruta se consume cocida, ayuda a disminuir la cantidad de líquido en el intestino, siendo un buen remedio natural para combatir la diarrea.

Adicionalmente, el alto contenido de fibras que posee ayuda a disminuir la absorción de azúcar a nivel intestinal, regulando los niveles de glucosa en la sangre y previniendo la resistencia a la insulina y el desarrollo de la diabetes.

Es un alimento recomendado para ayudar a controlar el peso gracias a que es muy bajo en calorías y debido a su almidón resistente genera sensación de saciedad reduciendo notablemente el apetito, precisa información del portal Mejor con Salud.

También aporta para regular el colesterol y proteger la salud cardiovascular. En el primer caso, debido a que es un alimento bajo en grasas, ayuda a limitar el colesterol malo (LDL), a la vez que aumenta el HDL, conocido como bueno.

Como consecuencia de esto, ayuda a prevenir problemas del corazón, pues impide la retención del LDL en las paredes de los vasos sanguíneos y elimina las posibilidades de inflamación que puedan afectar al corazón y, en general, la zona del pecho.