Tendencias
Antes del proceso de depilación, es importante lavar el área con agua tibia-caliente para abrir los poros. Luego del tratamiento, hazlo con agua bien fría para cerrarlos. (Foto: Thinkstock) - Foto: RevistaFucsia.com

vida moderna

Cómo hacer una cera de depilación casera utilizando azúcar

La cera es uno de los implementos más usados para retirar el vello en diferentes partes del cuerpo.

Las técnicas de depilación en distintas partes del cuerpo suelen ser un tema de belleza y elección propia. Para muchos, quitarse el bigote es necesario y las mujeres lo hacen constantemente.

Después de utilizar cera, máquina eléctrica, cuchilla o el láser, la dermis puede quedar más reseca, irritada, enrojecida e incluso adolorida.

Por esta razón, es importante tomar algunas precauciones y recomendaciones con el fin de evitar que se generen mayores afectaciones o incluso fabricar la cera a usar en casa.

Según la academia de peluquería estética, realizar cera para depilar en casa es muy sencillo:

Cera a base de azúcar

Ingredientes:

  • 2 tazas de azúcar
  • Jugo de 3 limones
  • 1/4 taza de agua
  • 1 cacerola
  • Termómetro para caramelos (opcional)
  • Aceite esencial del árbol del Té (opcional)
  • 1 tazón de vidrio
  • 1 plato para microondas
  • 1 palito de helados
  • Paños

Preparación de la cera

Para empezar, se debe mezclar las dos tazas de azúcar, con el jugo de limón y el agua y si se desea añadir una fragancia, se pueden poner dos gotas de aceite del árbol del Té, que, además sirve para aportar ciertas propiedades a la piel.

Una vez hecha esta mezcla, se debe verter en una cacerola en la cocina a fuego entre medio y alto. Esto se debe ir revolviendo constantemente hasta ver que se derrite y que se consiga una mezcla homogénea, con una consistencia muy parecida a la de un jarabe.

Es importante saber, que no se debe dejar de remover la mezcla mientras está en el fuego, pues el azúcar se quema con mucha facilidad y pues la cera quedará estropeada.

Hay que tener mucho cuidado con que la cera se torne de color marrón dorado. Para saber si está lista, lo mejor sería -si se tiene a la mano- un termómetro para caramelos. Lo mejor será, introducir la punta en la mezcla y si se ve que ya alcanzó los 125 grados Celsius, entonces ya se puede apagar el fuego y retirar de la cocina.

Después, tomar un tazón de vidrio y verter la cera allí. Después solo queda esperar que la mezcla repose un par de horas para luego, usarla.

¿Cómo cuidar la piel?

De acuerdo con información de la marca Veet, después de eliminar el vello es importante darle a la zona tratada una serie de cuidados extra para garantizar su hidratación y de esta forma evitar la resequedad y el enrojecimiento.

Eliminar los restos de cera si se utiliza esta técnica: Una buena forma de hacerlo es recurrir al aceite, ya sea de oliva, de almendras o el aceite mineral. Se puede poner una pequeña cantidad cubriendo bien la cera pegada y retirarlo pasando un algodón.

Refrescar la piel para cerrar los poros: Una vez eliminada la cera por completo, después de la depilación hay que aliviar la zona. Darse una ducha de agua fría o templada, es ideal. También se pueden aplicar compresas frías o incluso hielo envuelto en un paño. De esta forma se ayuda a que los poros abiertos tras la depilación cierren.

No utilizar prendas ajustadas: Si la persona se ha depilado las piernas, los brazos o las ingles, es mejor que optar por vestir prendas de algodón que no aprieten y que permitan la transpiración para evitar en lo posible las rozaduras.

Hidratar la piel: Un aspecto importante del cuidado posdepilatorio es rehidratar la piel, ya que es habitual que se reseque tras el proceso. Masajear la zona con una buena crema hidratante, por ejemplo, elaborada con aceite de almendras, vitamina E o aloe vera, pues ayudará a calmar las posibles irritaciones. También se puede aplicar un aceite corporal, siempre que cuente con propiedades hidratantes.