Tendencias
Dolor de rodillas / Rodilla
El consumo de algunas bebidas diuréticas podría ayudar a aliviar la inflamación y, por lo tanto, el dolor que ocasiona la acumulación de líquido en la rodilla. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

¿Cómo saber si hay derrame de líquido en la rodilla?

La acumulación de líquido en la rodilla puede ser producto de un golpe.

El líquido en la rodilla o “agua en la rodilla”, conocido científicamente como sinovitis en la rodilla, es una inflamación de la membrana sinovial.

En concreto, se trata de un tejido que reviste internamente a la rodilla que promueve el aumento de la cantidad de líquido sinovial, generando síntomas como dolor, inflamación y dificultad en el movimiento.

El sitio especializado AxaHealthKeeper, señala que independientemente del origen de la lesión, cuando se acumula líquido en la rodilla, los síntomas más habituales son: dolor, que puede llegar a ser muy invalidante; rigidez o edema.

La acumulación de líquido en la rodilla también puede ser producido por un golpe o por situaciones como un trauma directo, (cuando una persona cae de rodillas) o después de una torcedura de tobillo. No obstante, también puede surgir en casos de enfermedades como la gota, artritis reumatoide, osteoartritis u osteoporosis, o por esfuerzo repetitivo, según el portal especializado en salud, Tua Saúde.

Los aminoácidos que contiene el batido contribuyen a regenerar los tejidos. Foto: GettyImages.
El líquido en las rodillas puede surgir en casos de enfermedades como la gota, artritis reumatoide, osteoartritis u osteoporosis. Foto: GettyImages. - Foto: Foto GettyImages.

Causas

  • Personas con sobre peso.
  • Deportistas que friccionan mucho y desgastan la articulación.
  • Personas de edad avanzada, con desgaste osteo-articular.
  • Heridas o infecciones.

Cabe resaltar que este tipo de lesiones en la rodilla deben ser tratadas, para evitar complicaciones como una pérdida de musculación en la zona o la aparición del quiste de Baker, en la parte trasera de la rodilla, que puede ser muy doloroso y precisa ser extirpado, según AxaHealthKeeper.

Tratamientos caseros

Agua fría

  • Colocar una bolsa de agua fría sobre la articulación inflamada y adolorida, 3 a 4 veces por día.
  • Para esto, basta comprar una bolsa de gel en la farmacia o droguería y meterla en el congelador durante algunas horas.
  • Cuando esté congelada debe enrollarla en papel de cocina o en un paño y colocarla directamente sobre la rodilla, dejándola actuar durante 15 minutos.
  • Por lo general, no se recomienda el uso de compresas calientes en la rodilla, únicamente bajo indicación del médico o del fisioterapeuta.

Ejercicio

  • Un buen ejercicio es acostarse boca arriba y doblar la pierna hasta que el dolor lo permita, que es el punto donde comienza a incomodar y, después, estirar nuevamente la pierna.
  • Debe repetirse este movimiento 20 veces aproximadamente, sin forzar demasiado la pierna para no aumentar el dolor.

Sesiones de taichí

  • Está demostrado que esta práctica milenaria basada en movimientos lentos y suaves relaja las articulaciones y consigue que ganen flexibilidad.
  • Durante la sesión se liberan endorfinas, un tipo de hormonas que proporcionan sensación de bienestar y que, paralelamente, sienta muy bien a toda la musculatura (en el caso de que esté comprimida, contracturada, el riego sanguíneo a la articulación mejorará gracias a ella).

Infusión de jengibre y cúrcuma

El consumo de algunas bebidas diuréticas podría ayudar a aliviar la inflamación y, por lo tanto, el dolor que ocasiona la acumulación de líquido en la rodilla.

Ingredientes

  • Agua.
  • 2 cucharadas de miel de abejas (50 g).
  • ½ cucharadita de jengibre en polvo (2 g).
  • ½ cucharadita de cúrcuma en polvo (2 g).

Preparación

  • Poner a hervir dos tazas de agua y, cuando lleguen a ebullición, incorporar el jengibre y la cúrcuma en polvo.
  • Reducir la llama del fuego y dejar que se concentren durante dos minutos más.
  • Pasar el líquido a través de un colador, endulzar con miel de abejas y consumir.