vida moderna

Diez anticoagulantes naturales que pueden ayudar a la salud del corazón

El jengibre, la cúrcuma y la vitamina E son solo algunos de los productos naturales que pueden prevenir la formación de coágulos.


La formación de coágulos de sangre es una de las afecciones que pueden ocasionar complicaciones con el corazón y los anticoagulantes naturales ayudan a reducir la capacidad de la sangre para formar estas masas.

Las personas que tienen ciertas afecciones médicas, como cardiopatías congénitas, pueden requerir medicamentos anticoagulantes para reducir el riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral.

Según expertos, los anticoagulantes naturales no sustituyen al tratamiento médico, pero ayudan en el proceso, y son una opción ideal para implementar en la dieta hábitos de vida saludables y no tener problemas como diabetes y otras enfermedades en el corazón o el cerebro.

Además, según indican, lo ideal es consultar con el médico antes de tomarlos o mezclarlos con medicamentos. El portal Botanical-online.com señala que cuando se combinan remedios anticoagulantes (fármacos con plantas y/o alimentos) se puede correr el riesgo de presentar una hemorragia, por lo que lo ideal es tener la asesoría de un especialista.

Algunos alimentos y plantas que pueden actuar como anticoagulantes naturales y ayudar a reducir el riesgo de coágulos incluyen los siguientes:

1. Cúrcuma. El ingrediente activo de la cúrcuma es la curcumina, que tiene propiedades antiinflamatorias y anticoagulantes. Un estudio publicado en 2012 sugiere que tomar una dosis diaria de cúrcuma puede ayudar a las personas a mantener el estado anticoagulante de la sangre. Se le puede agregar cúrcuma a las sopas, o mezclarlo con agua caliente para preparar una infusión.

2. Jengibre. Esta es otra especia antiinflamatoria que puede detener la coagulación de la sangre. Contiene un ácido natural llamado salicilato. La aspirina (ácido acetilsalicílico) es un derivado sintético del salicilato y un potente diluyente de la sangre. Sin embargo, es poco probable que los salicilatos naturales sean tan eficaces como los medicamentos anticoagulantes.

3. Sauce: La corteza de sauce podría retardar la coagulación sanguínea, según MedlinePlus. Esta planta también se utiliza como alternativa a la aspirina (ácido acetilsalicílico). Este medicamento además de calmar el dolor y la inflamación es utilizado como fluidificante de la sangre.

4. Vitamina E: La vitamina E reduce la coagulación de la sangre de varias maneras. Estos efectos dependen de la cantidad que toma una persona. La Oficina de Suplementos Dietéticos de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos sugiere que las personas que toman medicamentos anticoagulantes deben evitar tomar grandes dosis de vitamina E.

Según Medical News Today, puede ser más seguro obtener vitamina E de alimentos en lugar de suplementos y en este caso las personas pueden consumir almendras, aceite de girasol, semillas de girasol, aceite de germen de trigo y granos integrales.

5. Ajo: Además de su aporte gastronómico, el ajo tiene propiedades antibióticas y antimicrobianas naturales. Algunas investigaciones reportan que el ajo inodoro en polvo demuestra actividades antitrombóticas y un agente antitrombótico es una sustancia que reduce la formación de coágulos de sangre. Otra revisión de varios estudios sobre el ajo sugiere que puede diluir la sangre, aunque los efectos son menores y de corta duración.

6. Canela cassia: La canela contiene cumarina, un poderoso agente anticoagulante. La warfarina, el fármaco anticoagulante más utilizado, se deriva de la cumarina. Este producto tiene un contenido de cumarina mayor que la canela de ceilán. Sin embargo, tomar canela rica en cumarina por un tiempo prolongado puede causar daño hepático.

7. Ginkgo biloba: El ginkgo suele tomarse para trastornos de la sangre, problemas de memoria y baja energía. Esta planta diluye la sangre y tiene efectos fibrinolíticos, según algunas fuentes. Esto significa que puede disolver coágulos de sangre. Un estudio concluyó que el extracto de ginkgo tiene efectos similares a la estreptoquinasa, un medicamento que se usa para tratar los coágulos sanguíneos. Sin embargo, la investigación se realizó en laboratorio y no en personas o animales.

Corazón y sistema circulatorio con vasos sanguíneos
Corazón y sistema circulatorio con vasos sanguíneos - Foto: Getty Images

8. Extracto de semilla de uva: Hay alguna evidencia que sugiere que el extracto de semilla de uva puede tener beneficios potenciales para varias afecciones cardíacas y sanguíneas. Contiene antioxidantes que pueden proteger los vasos sanguíneos y prevenir la presión arterial alta.

El extracto de semilla de uva también puede actuar como un anticoagulante natural. Debido a estos efectos, el Centro Nacional para la Salud Complementaria e Integral sugiere que las personas con trastornos sanguíneos, personas que toman medicamentos anticoagulantes y aquellos a punto de someterse a una operación no deben tomar extracto de semilla de uva.

9. Matricaria: Esta es una hierba medicinal que proviene de la misma familia que las margaritas o la familia Asteraceae. Si bien las personas la toman para las migrañas, algunos trastornos digestivos y la fiebre, también puede actuar como un anticoagulante al inhibir la actividad de las plaquetas y prevenir la coagulación de la sangre.

10. Bromelina: La bromelina es una enzima que se extrae de la piña. Puede ser un remedio eficaz para las enfermedades cardiovasculares y la presión arterial alta. Según Medical News Today, investigaciones sugieren que la bromelina puede diluir la sangre, desintegrar y reducir la formación de coágulos sanguíneos. La enzima también tiene propiedades antiinflamatorias.