vida moderna

El superalimento que aporta hierro, calcio y magnesio: así se puede consumir

Las verduras de hoja verde oscura aportan nutrientes para la salud de la piel, el cabello y los huesos.


La espinaca es un alimento rico en proteínas, vitaminas y minerales, por esta razón es denominado por especialistas como un superalimento ideal para regular el azúcar en la sangre en personas que sufren de diabetes; asimismo, reduce el riesgo de desarrollar cáncer y mejora la salud ósea.

“De acuerdo con el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), una porción de 100 gramos de espinaca contiene 28,1 microgramos de vitamina C, el 34% de la recomendación diaria”, señala el portal Medical News Today.

Expertos también señalan que la espinaca es un vegetal de hoja verde, que es rico en nutrientes y también es bajo en calorías.

La espinaca se destaca por aportar hierro, calcio y magnesio al organismo.

El hierro es un nutriente que le suministra energía al organismo. Los especialistas aconsejan “combinar alimentos ricos en vitamina C, como frutas cítricas, con hierro de origen vegetal como la espinaca, para mejorar la absorción”, explica Medical News Today.

Gracias a este aporte de hierro se puede prevenir la anemia, ya que la espinaca aporta 2,71 mg de hierro por cada 100 gramos, lo que indica que en proporción supera a lo que aporta la carne, así lo señala el portal Cuerpo mente.

Una taza de espinacas contiene aproximadamente 250 mg de calcio, pero es importante entender que se absorbe con mayor dificultad que el calcio que viene de productos lácteos.

El “metabolismo de energía, el mantenimiento de la función de los músculos y nervios, el ritmo cardíaco regular, un sistema inmunitario saludable y el mantenimiento de la presión arterial”, según Medical News Today, estos son algunos beneficios que le aporta el magnesio al organismo, el cual también se encuentra en la espinaca.

Gracias al alfa lipoico, los expertos han demostrado que este nutriente sirve para reducir los niveles de glucosa, asimismo aumenta la sensibilidad a la insulina, por lo tanto, se pueden “prevenir los cambios oxidativos inducidos por el estrés en pacientes con diabetes”, destaca Medical News Today.

En el sitio web Cocina delirante describen a la espinaca como una planta de la familia de las amarantáceas, la cual es rica en fibra, vitamina A, B1, B2, C, K, fósforo, ácido fólico, zinc y betacarotenos.

El zinc que aporta la espinaca es un poderoso aliado para las mujeres en embarazo, pues ayuda en la formación de los huesos. Por su parte, el ácido fólico “previene defectos en la columna vertebral, malformaciones en el feto”, como pueden ser la espina bífida y labio leporino.

Los conocedores en la cocina aconsejan usar hojas frescas de espinaca para las diferentes preparaciones culinarias. Foto: Getty images.
Los conocedores en la cocina aconsejan usar hojas frescas de espinaca para las diferentes preparaciones culinarias. Foto: Getty images. - Foto: Foto: Getty images.

El cabello y la piel que para algunos puede ser un tema estético, también recibe beneficios al consumir espinaca, debido a que contiene vitamina A, la cual es necesaria para la producción del sebo que mantiene el cabello hidratado.

“En dermatología, la espinaca se usa como nutracéutico para disminuir el efecto de los radicales libres sobre la piel”, señala Cocina delirante.

Gracias a la fibra de la espinaca se impide la absorción del colesterol y los ácidos biliares, además, sus antioxidantes reducen la oxidación del colesterol LDL y puede prevenir la aterosclerosis.

La vitamina E presente en la espinaca ayuda a retrasar los efectos del envejecimiento, pues los antioxidantes protegen la piel de los daños del sol y los estragos que genera el paso de los años.

Para la preparación y la ingesta de la espinaca, en el portal Cuerpo mente aconsejan que se debe “tener en cuenta que, una vez cocidas, las espinacas deben consumirse en un plazo de 24 horas, pues a partir de cierto tiempo se pueden generar sustancias nocivas”.