vida moderna

¿Frutas con semillas son más saludables? esto dicen los nutricionistas

Algunas personas prefieren evitar comer semillas de frutas, pero algunas de estas pueden tener nutrientes.


Al comer una fruta en muchas ocasiones las personas deciden evitar las semillas, ya sea por su sabor o por la creencia que esta puede hacer algún daño al organismo.

Además de consumir las semillas por su beneficio, también existe la tendencia de ‘residuo cero’ a favor de la sostenibilidad y contra el cambio climático, destaca el portal Cuerpo mente.

En el mencionado portal destacan que algunas semillas contienen una sustancia llamada amigdalina, que pueden “liberar cianuro de hidrógeno, también denominado ácido cianhídrico, un líquido incoloro, muy venenoso y altamente volátil”.

Pero los especialistas indican que la cantidad de cianuro de hidrógeno que se puede exponer en el organismo al comer estas semillas “es prácticamente insignificante”.

Las uvas son frutas que muchas personas las prefieren sin semillas, pero estas son ricas en nutrientes valiosos como los polifenoles tienen una acción antioxidante, que es un factor importante para proteger las células frente a los radicales libres.

En Cuerpo mente destacan que hay que masticar las semillas junto con el resto de la uva, para poder tener todas las propiedades que contienen las pepas.

En El diarioar señalan que en el mercado ya se pueden conseguir algunos de estos alimentos libres de semillas, que cada vez van ganado popularidad entre los consumidores.

En la alimentación, también está la creencia que las frutas con semillas son poco naturales, que no son muy saludables y que pueden ocasionar daños al organismo.

“Una sandía sin pepitas no es, como suele atribuirse de manera errónea, un alimento modificado genéticamente. No es una fruta transgénica sino que es el resultado del cruzamiento, de una hibridación, es decir, de cruzar dos plantas cuyos cromosomas son incompatibles. Mediante este proceso de hibridación se persigue seleccionar aquellas variedades que más interesan por sus características y mezclarlas entre ellas”, explican en El diarioar.

En el mencionado portal también destacan que una fruta sin semillas no tiene diferencias nutricionales con las que si las tienen, estas frutas sin pepas aportan prácticamente los mismos nutrientes.

Los expertos en El diarioar declaran que “tener o no semillas no condiciona su valor nutricional”, aunque , de acuerdo a algunos estudios que no son concluyentes, las variedades sin semillas podrían tener una característica especial que es tener un mayor contenido de licopeno.

Sin embargo, ambas variedades tienen unos niveles similares de potasio y vitamina A, por su contenido en agua (un 95 % de su peso) y su aporte de carotenoides como luteína y licopeno.

Las frutas sin semillas no hacen que se pierdan ninguna propiedad importante de estos alimentos, lo que puede ocurrir es perder algunos compuestos como los fenólicos que tienen capacidad antioxidante.

Hay especialistas que consideran que las frutas con semillas son una fuente de fibras muy rica. Las semillas de la manzana, del melocotón y el tomate tienen propiedades para combatir muchos tipos de cáncer. También, al, comprar verduras ecológicas, te podrás beneficiar de una buena cantidad de fibras”, así lo explica el sitio web Ecosarga.

En Cuerpo mente destacan que las pepas de la sandía son ricas en magnesio, hierro, ácido fólico y ácidos grasos insaturados. Estas semillas también contienen provitamina A, vitamina C y proteínas. Por lo tanto, estas semillas son demasiado buenas por todo el aporte de nutrientes que le ofrecen al organismo y se recomienda no desecharlas.

Al comer estas pepas de la sandía es importante masticarlas correctamente, pues de esta forma el cuerpo va a poder aprovechar todos los nutrientes.

Aunque muchos las desechan por su sabor, las pepas del limón, naranja, pomelo o las mandarinas se pueden comer, pues estas son ricas en nutrientes como los fitoquímicos y fibra.