vida moderna

Incontinencia urinaria: ¿se puede controlar de manera natural?

Tener incontinencia puede llegar a ser un problema para muchas personas.


La incontinencia urinaria es la pérdida del control de la vejiga o la incapacidad de controlar la micción (orinar), de acuerdo con Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

No obstante, la biblioteca explicó que hay varios tipos diferentes de incontinencia urinaria y cada tipo tiene diferentes síntomas y causas:

1. Incontinencia de esfuerzo: Ocurre cuando el estrés o la presión sobre la vejiga le hacen perder orina. Esto puede pasar al toser, estornudar, reír, levantar algo pesado o realizar actividad física. Sus causas incluyen debilidad de los músculos del piso pélvico y una vejiga fuera de su posición normal

2. Incontinencia de urgencia: Ocurre cuando tiene una fuerte necesidad (urgencia) de orinar y algo de orina se escapa antes de que pueda llegar al baño. A menudo se relaciona con una vejiga hiperactiva. La incontinencia de urgencia es más común en personas mayores. A veces, puede ser un signo de una infección de las vías urinarias. También puede ocurrir en algunas afecciones neurológicas, como esclerosis múltiple y lesiones de la médula espinal.

3. Incontinencia por rebosamiento: Ocurre cuando la vejiga no se vacía por completo. Esto hace que quede demasiada orina en la vejiga. La vejiga se llena demasiado y pierde orina. Esta forma de incontinencia urinaria es más común en los hombres. Algunas de sus causas incluyen tumores, cálculos renales, diabetes y ciertos medicamentos.

4. Incontinencia funcional: Ocurre cuando una discapacidad física o mental, problemas para hablar o algún otro problema le impide llegar al baño a tiempo. Por ejemplo, una persona con artritis puede tener problemas para desabrocharse los pantalones, o una persona con Alzheimer puede no darse cuenta su necesidad de programar sus visitas al baño.

5. Incontinencia mixta: Significa que tiene más de un tipo de incontinencia. En general, es una combinación de incontinencia de esfuerzo y de urgencia.

6. Incontinencia transitoria: Es una pérdida de orina causada por una situación temporal (transitoria) como una infección o un nuevo medicamento. Una vez que se elimina la causa, la incontinencia desaparece.

7. Mojar la cama: Es la pérdida de orina durante el sueño. Esto es más común en niños, pero a los adultos también les puede ocurrir.

Baño
La incontinencia urinaria no siempre puede prevenirse. - Foto: Getty Images

Por tal razón, el tratamiento depende del tipo y la causa de incontinencia urinaria, pero algunas recomendaciones naturales que pueden funcionar para tratar la afección son:

  • Ejercitar el suelo pélvico: “Mientras se esté sentado se debe apretar y soltar hacia atrás el músculo que sostiene la orina y lo anterior se debe realizar al menos tres veces al día”, según la marca de productos femeninos Ausonia.
  • Entrenamiento de la vejiga: Esto implica orinar según un horario.
  • Cambios en el estilo de vida para reducir las fugas: beber una cantidad adecuada de líquido en el momento adecuado; estar físicamente activo; mantener un peso saludable; evitar el estreñimiento; no fumar.

No obstante, si las anteriores recomendaciones no funcionan la biblioteca explicó que existen otras opciones, pero deben ser recomendadas por un especialista de salud:

  • Medicamentos, que pueden usarse para relajar los músculos de la vejiga para ayudar a prevenir espasmos; bloquear las señales nerviosas que causan frecuencia y urgencia urinaria; en los hombres, encoger la próstata y mejorar el flujo de orina.
  • Dispositivos médicos, incluyendo: un catéter, que es un tubo para sacar la orina del cuerpo. Puede usar uno varias veces al día o todo el tiempo y para las mujeres, un pesario o un dispositivo similar a un tampón que se coloca en la vagina. El dispositivo empuja su uretra para ayudar a disminuir las fugas.
  • Aumentadores de volumen, que se inyectan en el cuello de la vejiga y los tejidos de la uretra para engrosarlos. Esto ayuda a cerrar la abertura de la vejiga para que tenga menos fugas.
  • Estimulación nerviosa eléctrica, que implica cambiar los reflejos de la vejiga usando pulsos de electricidad.
  • Cirugía para mantener la vejiga en su posición normal. Esto se puede hacer con un cabestrillo que se fija al hueso púbico.