Roncar
La siesta recomendada por los expertos puede ser de entre 20 y 60 minutos, aunque algunos estudios indican que puede ser mejor para la salud física tomar siestas menores a 30 minutos. | Foto: Getty Images

Salud

La ciencia revela los beneficios de dormir a la hora del almuerzo

Las siestas pueden tener un efecto positivo en la capacidad que tiene el cerebro para memorizar y aprender.

3 de mayo de 2023

Una de las líneas de investigación que han explorado los científicos que se dedican a estudiar el sueño tiene que ver con las siestas, que si bien no son tan largas, frecuentes y necesarias como el sueño que se tiene durante la noche, tienen múltiples efectos positivos en la salud cognitiva y física de los individuos.

De hecho, una investigación publicada en la prestigiosa revista científica Nature Neuroscience se dedicó a explorar los efectos que tenían las distintas sesiones de sueño en un grupo de personas que debían completar ciertas tareas específicas.

Puntualmente, los autores del estudio científico les pidieron a los participantes que ejecutaran algunas tareas de discriminación de texturas visuales durante varios días.

Para realizar los ejercicios no les dieron ninguna capacitación adicional, por lo cual sus cerebros tuvieron que echar mano de lo que los investigadores identificaron como “aprendizaje lento”. Señalaron que este proceso para aprender ciertas tareas generalmente requiere de sueño nocturno.

Mujer roncar
La siesta puede ser útil para descansar y mejorar el desempeño cognitivo. | Foto: Getty Images

“Aquí, probamos sujetos humanos cuatro veces en un día y descubrimos que con pruebas repetidas dentro del día, los umbrales de percepción en realidad aumentaron progresivamente a lo largo de las cuatro sesiones de prueba”, explicaron los investigadores. En otras palabras, las personas que participaron en el estudio tenían peores resultados en sus pruebas conforme avanzaba el día, con lo cual las calificaciones en la cuarta sesión de pruebas eran las peores.

No obstante, los investigadores indicaron que el deterioro en el rendimiento se mitigó cambiando algunos de los estímulos a los que eran sometidos los participantes y permitiéndoles que tomaran una siesta entre la segunda y la tercera sesión, lo cual era a la hora del almuerzo.

Dormir
Las siestas pueden tener los mismos beneficios que una noche completa de sueño para la memoria, según los investigadores. | Foto: Getty Images

“Las siestas tenían la misma magnitud de beneficios que las noches completas de sueño si tenían una calidad específica de siesta”, dijo la investigadora Sara Mednick, coautora del estudio y profesora asociada de psicología en la Universidad de California, Riverside, quien fue citada en un artículo del diario The New York Times.

La científica también señaló que una siesta que dura entre 20 y 60 minutos podría ser útil para que las personas mejoren sus capacidad de memorizar y aprender cierta información.

¿Las siestas pueden aumentar el riesgo de obesidad?

La evidencia científica en los últimos años ha demostrado que los individuos que toman una siesta diurna pueden tener un mejor desempeño en pruebas cognitivas que piden usar la memoria o la capacidad de aprender. Sin embargo, también podrían tener algunos efectos no deseados en la salud.

Otro estudio, que fue publicado en la revista científica Obesity, mostró que ciertos tipos de siestas pueden aumentar el riesgo de sufrir algunos padecimientos. La investigación se realizó en población de la zona mediterránea, debido a que culturalmente incluye la siesta en sus hábitos diarios.

En total, analizaron el comportamiento de 3.275 personas adultas entre 18 y 65 años. Como resultado, encontraron que las personas que tomaban siestas de larga duración (superiores a 30 minutos) tenían valores más altos de varios indicadores que se asocian a la obesidad, como mayores valores en el índice de masa coporal (IMC, que mide cuánto pesa una persona en comparación a su estatura), la circunferencia de la cintura, los niveles de azúcar en la sangre antes del desayuno, la presión arterial y mayor prevalencia de Síndrome metabólico.

Almohada
Las siestas cortas podrían traer más beneficios que las siestas largas, pero aún falta mayor evidencia científica para comprobar esto. | Foto: Getty Images

“Los resultados requieren(mayores) estudios para investigar si las siestas cortas son recomendables sobre siestas largas, especialmente en individuos con comportamientos que median la asociación entre siestas largas y obesidad, como comidas y horarios de sueño retrasados, o en aquellos que fuman. Además, se necesitan estudios para evaluar si una ingesta calórica más baja en el almuerzo disminuye los efectos nocivos de las siestas prolongadas sobre la obesidad y la presión arterial sistólica”, concluyeron los investigadores.