vida moderna

Limón: ¿cómo consumirlo para mejorar el sistema inmune?

Antes de agregar cualquier alimento a la dieta, se debe consultar con un especialista de la salud.


El limón es muy recomendado para muchos usos de la medicina. Los cítricos han sido utilizados a lo largo de los años para combatir las gripes o aportarle defensas al organismo gracias a sus altos contenidos vitamínicos.

Así mismo, de acuerdo con un estudio publicado en The Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, “un limón exprimido proporciona alrededor del 21 % del valor diario (VD) de antioxidantes a una persona y este compuesto estimula la producción de óxido nítrico, un vasodilatador que relaja las paredes de las arterias, facilitando la circulación de la sangre’', dice.

Un estudio realizado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), afirma que el uso del jugo de limón también se relaciona con el control de la hipertensión, el cual también es el principal factor de riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. “Un grave problema que afecta a más del 30 % de la población adulta en todo el mundo y cuya mitad desconoce que la tienen”, explica la OPS.

Además de ser utilizado para remedios caseros,

También sirve de acompañamiento para almuerzos, bebidas refrescantes y hasta para hacer aseo general, mezclado con bicarbonato de sodio. Igual que pasa con otras frutas cítricas, incluidas las naranjas, limas y toronjas, los limones son ricos en flavonoides y estos compuestos aportan para combatir enfermedades y mejorar la salud.

Las vitaminas B, C y P hacen parte de la propiedades que tiene este fruto, sin dejar de mencionar los diferentes minerales como hierro, magnesio, potasio y fósforo. De ahí la importancia de su consumo en cualquiera de las presentaciones, pues aporta un sinnúmero de beneficios para el organismo, ayudando incluso a prevenir y combatir enfermedades.

Todas las propiedades mencionadas anteriormente contribuyen a mejorar el sistema inmunitario, el cual, debe permanecer fuerte para alejar los virus u otras bacterias presentes en el ambiente. Para potenciar las cualidades del limón y usarlo con este fin es posible llevar una dieta con este alimento.

De hecho, el portal especializado Salud180 explicó que, para llevarla, es necesario consumir, durante cinco días en la mañana y a la hora de la cena, una taza de jugo de limón combinada con una bolsa de té negro. Después, al medio día, volver tomar otra taza de agua tibia con limón.

Además de ayudar a cuidar el sistema inmunológico, el agua con limón contribuye a:

  • Efecto antimicrobiano: las evidencias científicas sugieren que el jugo de limón y otros cítricos tienen componentes antimicrobianos que pueden ayudar a inhibir el crecimiento de bacterias patógenas no deseadas. Según los datos de un estudio publicado en Food Science & Nutrition, el jugo de limón podría favorecer la eliminación de cepas de bacterias y hongos. Sin embargo, se requieren más estudios para confirmar dichos efectos.
  • Favorece la pérdida de peso: hay que tener en cuenta que no es una bebida milagrosa para perder peso. No obstante, algunos componentes del limón se relacionan con una reducción significativa del aumento de peso. Según un estudio publicado en Advances in Nutrition, los flavonoides contenidos en este tipo de frutos serían los responsables de este efecto.
  • Estimula la digestión: el consumo de jugo de limón puede ayudar a estimular la digestión, especialmente en caso de estreñimiento. Este alimento contiene fibra soluble, un nutriente que mejora la salud intestinal y retrasa la digestión de almidones y azúcares, según un estudio publicado en la revista Metabolism.
  • Mejora la piel: gracias a su alto contenido de vitamina C, el jugo de limón puede contribuir a la salud de la piel. Según un estudio publicado en la revista Nutrients, la vitamina C estimula la síntesis de colágeno y ayuda a la protección antioxidante contra el fotodaño inducido por los rayos solares.