Tendencias
Foto de referencia de un análisis del cerebro
El cerebro también requiere de ciertos cuidados para mantenerse sano. - Foto: Getty Images/Image Source

vida moderna

Los hábitos y genes que influyen en el padecimiento del Alzheimer

Esta es la enfermedad más común de demencia.

Ante la llegada del envejecimiento es común que ciertos órganos del cuerpo sufran más padecimientos que otros; es por esto, que las enfermedades relacionadas con el cerebro son las más comunes durante esta etapa; entre ellas, el Alzheimer. Esta patología es la forma más usual de demencia entre las personas de edad avanzada, según explica el portal de salud y medicina Medline Plus.

“La demencia es un trastorno cerebral que afecta gravemente la capacidad de una persona de llevar a cabo sus actividades diarias. El Alzheimer comienza lentamente. Primero afecta las partes del cerebro que controlan el pensamiento, la memoria y el lenguaje. Las personas con el mal pueden tener dificultades para recordar cosas que ocurrieron recientemente o los nombres de personas que conocen”, señala Medline Plus.

Por otra parte, el portal de salud y cuidado personal Vitónica menciona que algunos buenos hábitos pueden prevenir el riesgo de padecer esta enfermedad durante la etapa del envejecimiento.

  • Mantenerse activo, es decir, practicar actividad física de manera frecuente.
  • Comer sano. Llevar una alimentación sana y equilibrada que incluya proteínas, legumbres, carbohidratos en su estado natural, frutas y verduras.
  • Mantener el peso en los niveles adecuados.
  • No fumar.
  • Mantener una presión arterial saludable.
  • Controlar el colesterol.
  • Reducir la glucosa en la sangre.
Derrame cerebral
El derrame cerebral puede presentarse con mayor frecuencia en las personas adultas. - Foto: Getty Images

Personas con un nivel más alto de DHA tienen menos probabilidades de padecer Alzheimer

Un estudio liderado por el investigador español Aleix Sala-Vila en el Instituto de Investigación de Ácidos Grasos (FARI, por sus siglas en inglés) ha mostrado que las personas con un nivel más alto de DHA en sangre tienen 49 % menos de probabilidades de desarrollar la enfermedad de Alzheimer frente a las que tienen niveles más bajos.

El estudio, publicado en la revista científica Nutrients, sugiere que el suministro de DHA omega-3 en la dieta, especialmente para los portadores del gen ApoE4 (que duplica aproximadamente la susceptibilidad de un individuo a desarrollar Alzheimer) podría frenar el desarrollo de la enfermedad.

Este estudio observacional incluyó a 1.490 participantes sin demencia con 65 años, los investigadores examinaron la asociación del ácido docosahexaenoico (DHA) en los glóbulos rojos (RBC) con la enfermedad de Alzheimer incidente, a la vez que comprobaron la interacción con la portación de APOE-e4.

El riesgo de padecer Alzheimer en el quintil más alto de DHA en el recuento de glóbulos rojos fue 49 % menor en comparación con el quintil más bajo. Se predijo que un aumento del DHA en los glóbulos rojos del nivel más bajo al alto proporcionaría unos 4,7 años adicionales de vida sin Alzheimer.

Además, los investigadores observaron que un aumento de la ingesta de DHA podría reducir el riesgo de desarrollar Alzheimer, especialmente en las personas de mayor riesgo, como los portadores del alelo APOE-e4, lo que sugiere que podrían beneficiarse más de unos niveles más altos de DHA que los no portadores.

Adult and child hands holding encephalography brain paper cutout, Epilepsy and alzheimer awareness, seizure disorder, mental health concept
El Alzheimer comienza lentamente. Primero afecta las partes del cerebro que controlan el pensamiento, la memoria y el lenguaje. - Foto: Getty Images/iStockphoto

“Nuestro estudio está en consonancia con otros que han demostrado asociaciones transversales con el DHA de los glóbulos rojos sobre el rendimiento cognitivo y las mediciones del volumen cerebral (con un mayor DHA asociado a resultados beneficiosos) en la misma cohorte estudiada aquí”, ha apuntado el presidente de FARI y autor principal de este estudio, William S. Harris.

Hace 15 años, otros investigadores comunicaron hallazgos similares en los padres de personas en los que se centra esta investigación. Los participantes que se encontraban en el cuartil superior de fosfatidilcolina DHA en plasma experimentaban una reducción significativa del 47 % en el riesgo de desarrollar demencia por todas las causas, en comparación con los que tenían niveles más bajos. “Hallazgos similares con una generación de diferencia en un grupo genético similar proporcionan una confirmación considerable de esta relación DHA-demencia”.

*Con información de Europa Press.