Cuidado de la piel, arrugas, envejecimiento, belleza, cutis, japonesa, colágeno, ácido hialurónico
La resequedad de la piel puede ser causada por diferentes elementos. - Foto: Getty Images

vida moderna

Piel seca: los alimentos que ayudan a tratarla de forma natural

Una dieta balanceada contribuye a lucir una piel joven y radiante.

En la mayoría de los casos la resequedad de la piel no es grave. Los principales factores son el clima frío o caliente, la baja humedad en el aire y el contacto con agua caliente, explica Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

La resequedad de la piel puede ser causada por diferentes elementos. Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos señala algunos:

  • Aire frío y seco del invierno.
  • Hornos que calientan el aire y eliminan la humedad.
  • Aire caliente y seco en ambientes desérticos.
  • Acondicionadores de aire que lo enfrían y eliminan la humedad.
  • Tomar baños o duchas calientes y prolongados con frecuencia.
  • Lavarse las manos con frecuencia.
  • Algunos jabones y detergentes.
  • Afecciones cutáneas, como eccema y psoriasis.
  • Ciertos medicamentos (tanto orales como tópicos).
  • El envejecimiento, durante el cual la piel se hace más delgada y produce menos aceite natural.

El tratamiento para la piel seca depende de las causas que produzcan la resequedad. Para ello, es importante consultar a un dermatólogo y recibir asesoría sobre cómo proceder respecto a esta condición.

Sobre esa misma línea, es importante resaltar que la alimentación es muy importante para tener una piel saludable. De acuerdo con el portal especializado Mejor con Salud se deben incluir alimentos que contribuyan a la hidratación de la piel. El portal destaca qué se debe agregar a la dieta balanceada para aprovechar los efectos positivos en la salud cutánea:

Alimentos ricos en agua

Para evitar y complementar el tratamiento para la piel seca es vital mantener la piel hidratada. Para esto, es necesario tomar mucha agua durante el día y consumir frutas y verduras como la uva, melón, naranja, tomate, pepino, cebolla, pimentón verde y apio.

Alimentos ricos en vitaminas A, B y C

Los alimentos que poseen estas vitaminas tienen antioxidantes que ayudan a la reparación y regeneración de las zonas dañadas de la piel. Los alimentos que tienen estas propiedades son los vegetales de color verde oscuro como la espinaca, las frutas de color amarillo y naranja, como el pimentón rojo, la zanahoria y la calabaza.

Sobre esa misma línea los alimentos que tienen un contenido alto de vitamina B2 también ayudan a reparar las áreas afectadas. Puede encontrarse en el queso, la carne y los huevos.

Respecto a la vitamina A, ayuda al crecimiento de piel nueva. Se encuentra en la leche y en los huevos.

Alimentos ricos en zinc

Este componente también ayuda a la reparación cutánea y brinda suavidad. De acuerdo con una publicación de Dermatology Research and Practice el zinc tiene muchos beneficios para la salud de la piel, incluyendo efectos fotoprotectores, calmantes y antiinflamatorios. Se puede encontrar en alimentos como las sardinas, el germen de trigo y las semillas de calabaza.

Alimentos ricos en azufre

Los alimentos que tienen azufre tienen efectos positivos para el rejuvenecimiento de la piel. Además de brindar suavidad, mantiene la piel hidratada y flexible. Estas propiedades se pueden obtener a través de los huevos, la cebolla, el ajo, la leche y cereales integrales.

Ácidos grasos omega-3

De acuerdo con el portal " los ácidos grasos omega-3 que se encuentran en el pescado de aguas frías pueden ayudar a que la piel sea menos sensible a los rayos ultravioleta”. Se recomienda el consumo de salmón para mantener una piel saludable.

Recomendaciones

El portal Salud 180 menciona algunas recomendaciones para lucir una piel joven y saludable:

Evitar exposiciones dañinas

Para estimular la producción de colágeno se deben contrarrestar los factores que dañan la piel. Se debe evitar exponerse a los rayos ultravioleta y a contaminantes como el humo de cigarrillo, ya sea de forma directa o indirecta.

Descansar

Dormir al menos ocho horas es lo que ayuda a que el cuerpo se recupere y se repare. Al dormir el cuerpo continúa trabajando y se concentra en la producción de colágeno.

Hacer ejercicio

El entrenamiento y la actividad física ayudan a que el cuerpo mejore su circulación sanguínea y que sintetice la producción de colágeno.

Realizar masajes

Las mascarillas de aloe vera son una gran ayuda para el cuidado de la piel. Aportan hidratación y reduce la aparición de arrugas faciales.